sábado, 5 de mayo de 2012

CARIBE DIA 2: Llegamos a la isla de Guadalupe

Dani salta desde la borda mientras estábamos fondeados en la bahía de Deshaies, Guadalupe

Caribe, día 2: Guadalupe: visita por la tarde al volcán de la Soufriére

Lunes 23 de Abril de 2012

La noche anterior, Dani y Sandra vinieron a buscarnos en coche al aeropuerto de Guadalupe, al que llegamos en un avión vespertino desde San Juan de Puerto Rico.
Llegamos al barco y, tras abrir los regalos que les habíamos traído, Sandra nos preparó una deliciosa cena, a la que siguió la tertulia. Una velada de las muchas que disfrutaríamos contándonos cosas, especialmente ellos, que tanto tenían que contarnos, tras haber cruzaro el Atlántico los dos solos unos meses antes.
Qué aventura están viviendo juntos... una aventura de varios años alrededor del mundo, navegando en un velero de poco más de 9 metros de eslora. Increíble cada vez que uno lo piensa detenidamente. Valentía e ilusión. Una vida distinta a la convencional, al menos, durante unos años. Pocos nos atreveríamos a tanto.

A la mañana siguiente, seguimos de tertulia tras el desayuno y luego nos damos un baño desde cubierta. No tenemos prisa. Se está de bien... Estamos fondeados en la bahía de Deshaies, al NW de la isla de Guadalupe.
Al mediodía, por fin cogemos el chinchorro (bote auxiliar) y vamos al muelle, para conducir al sur de la isla hasta el volcán de la Soufriére. Es un volcán activo que no deja de emitir gases sulfurosos apestosos, pero que impresiona, sobretodo por la vegetación que lo rodea. Casi siempre está cubierto de nubes, que mantienen sus laderas muy verdes. La subida lleva algo menos de dos horas y nos pareció preciosa.

Ya por la tarde, volviendo, paramos en una playa para ver la puesta de sol antes de volver a Deshaies a cenar al barco.
Gran primer día con Dani y Sandra. El lugar es paradisíaco. La vida en el barco, de cuento. Pero lo mejor, las conversaciones con ellos, cada mañana y cada noche, hasta que yo me caía dormido.


 Dani y Sandra abriendo los regalos la primera noche

Nuestra primera mañana en el Piropo

 Dani y Sandra en el auxiliar (o chinchorro)

 Dani, amarrando el auxiliar al muelle de la bahía de Deshaies

 Iniciamos el paseo hacia el volcán de la Soufriére

Paisaje tropical

 Los alrededores del crátel del volcán están llenos de verda y colores vivos

 Asomados al cráter, con un horrible olor a azufre que lo invadía todo

 Dani sonríe a pesar del apestoso olor sulfuroso

 Volviendo por la densa vegetación que puebla las laderas del volcán

 Volviendo a Deshaies, hacemos un alto en el camino para ver la puesta de sol

 Todos concentrados para ver el famoso "rayo verde".
Siempre lo veía Sandra (pero sólo ella)

Dani, en el chinchorro, nos invita a subir para volver a cenar al barco Piropo

 Volvemos al Piropo ya de noche.

Mañana tendríamos un día tranquilo, de playa, antes de la travesía del día siguiente hacia Antigua

Continuará

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada