sábado, 8 de julio de 2017

LA COMIDA MODERNA NOS TRAJO LAS ENFERMEDADES MODERNAS. PARTE 2: EL PAPEL DE LA INSULINA CRÓNICAMENTE ELEVADA

La comida moderna: procesada, refinada, que puebla las estanterías de los supermercados.
Su refinamiento y su ausencia de fibra provoca bruscas subidas de la glucosa en sangre y picos de insulina constantes. Con el paso del tiempo, el desarrollo de la resistencia a la insulina mantiene niveles crónicamente elevados de insulina, con toda su toxicidad y efectos perjudiciales para la salud.
El colesterol es un inocente ratoncito al lado del elefante que es la insulina, aunque los médicos no lo queramos ver.
Y por último (aunque no lo tocaremos en esta entrada), las grasas trans (logradas mediante la hidrogenación de los aceites vegetales), mantienen la vida útil de todos estos productos artificiales para que no se enrancien. Pero sus efectos a nivel de salud son horribles.

Ni el colesterol, ni la mantequilla, ni los huevos, ni la carne de buena calidad, ni el queso ni otras grasas saturadas son las responsables de las enfermedades cardiovasculares y del cáncer que nos azota.
De hecho, nos protegían antes de las enfermedades que ahora nos invaden. Entre otras razones, porque elevaban nuestro querido HDL...
Los culpables son otros muy distintos, entre ellos el azúcar, el refinamiento de la comida procesada  y el uso de  grasas trans




LA COMIDA MODERNA NOS TRAJO LAS ENFERMEDADES MODERNAS. PARTE 2: EL PAPEL DE LA INSULINA CRÓNICAMENTE ELEVADA


En la entrada anterior (Parte 1 de este tema), basada en la primera parte de esta magnífica charla del Dr. Jason Fung, estuvimos viendo cómo civilizaciones antiguas que tenían una alimentación natural, sin comida procesada y aisladas de la civilización moderna (sin azúcares ni harinas), no padecían muchas de las enfermedades que padecemos hoy en día y que son la principal causa de mortalidad: Infartos de miorcardio,  cáncer, diabetes, hipertensión, obesidad, etc.

Y veíamos que no importaba tanto la proporción de los macronutrientes de su dieta sino que era la ausencia de refinamiento, de ultra-procesamiento de la comida, lo que la hacía más saludable y, de alguna manera, evitaba todas las enfermedades que hoy nos invaden. Por un lado, tanto los esquimales inuitas del norte de Canadá como los masais en África tenían una dieta basada fundamentalmente en carne (grasa animal saturada) con muy escasa o nula ingesta de carbohidratos (verduras o frutas).


Y sin embarto, los kitavanos y los tukisentas en Papua Nueva Guinea, que tampoco tenían enfermedades cardiovasculares ni cáncer, se alimentaban con una dieta basada fundamentalmente en carbohidratos no refinados, con muchas verduras, hortalizas y frutas. No tomaban carbohidratos refinados como harinas o azúcares.

Es decir, importaba más el procesamiento o el refinamiento que realmente si tomaban mucha verdura o mucha carne. Tomando mucha carne no tenían cáncer y tampoco tenían infartos (aunque la creencia popular y los médicos así lo creamos) y con mucha verdura y hortaliza, sin apenas carne, también se libraban de estas enfermedades modernas.


Como no se podía saber si era algo genético o relacionado con el medio ambiente, vimos cómo se habían realizado estudios que mostraban cómo la incidencia de las enfermedades "occidentales" aumentaba en cuanto estas poblaciones eran colonizadas y adoptaban el estilo de vida y comida americana o comida occidental.
En cuanto los esquimales empezaban a vivir y comer como los americanos, su incidencia de infartos, cáncer, HTA y demás aumentaban como si fueran americanos.

Lo mismo con los africanos que iban a vivir a EEUU. Veíamos cómo en 2 generaciones su in incidencia de cáncer y enfermedades cardiovasculares aumentaban.

Y ocurría con los japoneses.
Los que seguían viviendo en Japón apenas tenían infartos y cáncer. Pero en cuanto los japoneses se iban a vivir a EEUU, la incidencia se equiparaba a la de los americanos.

La genética, poco importaba.
El estilo de vida y alimentación parece que jugaba un papel mucho mayor que la genética.






¿Qué es lo que hace que tengamos hoy en día tanta patología cardiovascular y cáncer?

El colesterol?
La grasa de la dieta?
Así nos lo han querido vender.

Sin embargo los inuitas y los masais no hacían más que comer carne y grasa animal y no tenían nada de patología cardiovascular ni de cancer...

El colesterol siempre ha existido (por suerte para nuestra supervivencia) y nunca ha causado ningún problema. Apenas se documentan infartos antes de los años 1.920. El propio Sir William Osler, padre de la medicina moderna, comenta en sus escrito que en el año 1.910, tras trabajar durante una década en el Montreal General Hospital no vio ni un solo caso de infarto.


Sin embargo, a partir de los años 50, con los infartos sucesivos que tuvo Sir  Eisenhower, el primero en 1.955, la epidemia de infartos se ha ido extendiendo hasta nuestros días. Curiosamente, la última analítica del presidente Eisenhower antes de su primer infarto revelaba un colesterol total de sólo 165 mg/dl (la mitad de los infartos se dan con un colesterol bajo, como ya sabéis). El presidente empezó a cambiar la mantequilla por la margarina, dejó de tomar huevos, manteca de cerdo, nata y las sustituyó por aceite de soja y siguió una dieta baja en grasas saturadas, a pesar de la cual tuvo varios infartos posteriores, el último de los cuales, en 1969, acabó con su vida.

Desde los años 50, la incidencia de infartos, de cáncer, de hipertensión ha ido en aumento y en los últimos 30 años, también la obesidad.
Algo debemos estar haciendo mal (que no tiene nada que ver con el colesterol) que nos está matando.

El pueblo americano (y el resto del mundo), guiados por Ancel Keys y su hipótesis lipídica, decidió que la causa era la grasa y empezamos a comer comida "baja en grasa" y alta en carbohidratos, con pan, harinas, azúcar. Todo valía siempre que fuera "bajo en grasa", incluido el yogur azucarado "light-bajo en grasa".

Este es un poco el resumen de la primera parte (que recomiendo leer al que no la haya leído, pues es muy interesante y además mucho más corta que esta segunda parte).


Continuamos aquí la charla del Dr. Jason Fung en la que explica el nexo de unión de todas estas enfermedades cardiovasculares y patologías (cáncer) que nos invaden.


El Síndrome Metabólico...

En 1.980 el Dr. Gerald Reaven, de la Universidad de Standford, describió un conjunto de
enfermedades o patologías que se solían dar a la vez y que denominó Síndrome Metabólico.

Este síndrome engloba principalmente las siguientes situaciones:


1. Obesidad visceral abdominal (Aumento del Perímetro abdominal)

2. Aumento de los Triglicéridos

3. Descenso del Colesterol HDL

4. Hipertensión

5. Diabetes tipo 2

6. Hígado graso no alcohólico



Y suele llevar asociados la Resistencia a la Insulina, niveles elevados de Ácido Úrico (gota), cálculos biliares y mayor incidencia de enfermedad de Alzheimer y de cáncer.

Lo curioso es que estos factores tienden a presentarse juntos.

Como si hubiera una causa común que los agrupara o hiciera que aparecieran juntos.

Y estas enfermedades eran del espectro que estamos llamando "enfermedades de la civilización occidental" o las enfermedades modernas.





Imagen del Dr. Jason Fung explicando la génesis del Síndrome metabólico como generador de las enfermedades de las sociedades modernas


En el esquema de lo que origina el síndrome metabólico, vemos que el nexo de unión entre todas estas enfermedades en la insulina.

Particularmente los niveles crónicamente elevados de la insulina en sangre, favorecidos por la continua ingesta de carbohidratos refinados (harinas, cereales, pan) y de azúcar (azúcar añadido a la comida procesada, bebidas azucaradas, etc).

En la parte inferior de la gráfica se ve el papel de la fructosa (del azúcar añadido y azúcar bebido) favoreciendo la resistencia a la insulina en el hígado, al iniciar el hígado graso no alcohólico. En una posterior entrada explicaremos los peligros del exceso de azúcar en la dieta (hígado graso y resistencia a la insulina) y cómo su ausencia fue lo que permitía al asiático no engordar comiendo arroz.


Continuamos...

¿Cómo puede ser que la insulina elevada sea la causa de todas esta enfermedades como los infartos cerebrales, infartos de corazón, cáncer, etc?

Repasamos aquí algunos estudios que nos muestran una y otra vez la relación entre la insulina alta y dichas enfermedades.


La hiperinsulinemia como factor independiente de riesgo de Enfermedad Cardiovascular (Infarto de miocardio)

En su trabajo "Hyperinsulinemia as an Independent Risk Factor for Ischemic Heart Disease"  (1) el Dr. Jean-Pierre Després muestra cómo la Hiperinsulinemia (niveles elevados de insulina en la sangre) son un factor de riesgo de infarto de miocardio independiente de otros factores.

El autor comenta que los niveles altos de insulina en sangre (Hiperinsulinemia y Resistencia a la Insulina) son condiciones que van habitualmente asociadas a niveles altos de Triglicéridos (malo) y a niveles bajos del llamado colesterol bueno, HDL.
Pero estos investigadores decidieron comprobar si la mayor incidencia de infartos se podían deber directamente a la hiperinsulinemia, independientemente de los niveles de TG y de HDL.

Para ello iniciaron un estudio con 4.371 individuos de la ciudad de Quebec en Canadá, desde 1.973 a 1.985, mirando periódicamente sus niveles de insulina en ayunas, triglicéridos, HDL y apoliproteína B. De la muestra inicial restante de 2.103 hombres que no tenían Enfermedad Cardiovascular (ECV), 114 la desarrollaron (infarto, angina) en los 5 años de seguimiento posterior, hasta septiembre de 1.990. Los casos de ECV se compararon con las analíticas de los 1.989 hombres sanos, que no tuvieron ECV. Los sujetos se compararon según edad, hábito tabáquico, Índice de Masa Corporal e ingesta de alcohol


Vieron que las concentraciones altas de insulina se asociaban a un aumento significativo de cardiopatía isquémica (Infarto de Miocardio) y que esta asociación era independiente de la tensión arterial, la medicación y la historia familiar de ECV.

Ajustando para los potenciales factores de confusión como el nivel de Triglicéridos, Colesterol LDL, Colesterol HDL y la Apo-lipoproteína B, la asociación entre los niveles de insulina y la enfermedad coronaria (ECV) se mantuvieron.






Manejo actual de la diabetes tipo 2 con insulina: ¿Lo hacemos bien?

La diabetes tipo 2 es el ejemplo de una patología que causa múltiples co-morbilidades: En ella están aumentados el riesgo de infartos de miocardio (cardiopatía isquémica), los infartos cerebrales, la ceguera, las amputaciones, la insuficiencia renal, la incidencia de cáncer, de Alzheimer.

Los médicos manejamos la diabetes tipo 1 y la tipo 2 de formas similares, dando insulina a los pacientes. En la diabetes tipo 1 no hay insulina, con lo cual, tiene su lógica administrar insulina.
Pero en la tipo 2 hay toneladas de insulina ya circulando. Lo que hay es una resistencia a la insulina que hace que necesitemos mucha insulina para poder meter ese azúcar elevado (tóxico) en las células y que éste no siga en la sangre, inflamando, oxidando, glicando, dañando.

El razonamiento actual es que los niveles altos de azúcar en la sangre son los causantes de todas estas complicaciones de la diabetes, de manera que nuestro objetivo actual se basa en intentar bajar los niveles altos de azúcar, aunque el precio a pagar sea dar dosis altas de insulina (tóxica).

Pensamos que el azúcar es el único causante de las complicaciones de la diabetes.
De manera que hay que bajarlo sea como sea. Nos fijamos en el síntoma, no en la causa central, la Resistencia a la Insulina perpetuada por los continuos niveles elevados de insulina.

Hasta hace unos años todos los médicos pensábamos que bajando los niveles de azúcar en la sangre, las complicaciones derivadas de la diabetes, desaparecerían.
Todavía esto es lo que piensan muchos.

El problema es que esto no era cierto.


El estudio ACCORD: Action to Control Cardiovascular Risk in Diabetes

Hace 8 años, estudiaron si esta hipótesis era cierta.

Es decir, se preguntaron:

Si bajamos el azúcar en la sangre de los pacientes diabéticos ¿tendremos menos complicaciones en dichos pacientes?

Pare ello se llevó a cabo el estudio (2ACCORD: Action to Control Cardiovascular Risk in Diabetes. Para ello se cogieron a 10.251 pacientes diabéticos y los dividieron en 2 grupos.

Un grupo se trató de forma intensiva con altas dosis de insulina, para mantener los niveles de azúcar muy controlados (Hemoglobina Glicosilada HbA1c inferior al 6%).

Al grupo de control se le dio el tratamiento estándar, con glucemias en sangre no tan bien controladas, que daban una Hemoglobina Glicosilada (HbA1c) del 7 al 7.9 %.

De manera que al grupo en el que querían controlar mucho más su azúcar en la sangre tenían que darles más cantidad de insulina.

Resultados?

Lo que se comprobó fue que el riesgo de morir no disminuyó en el grupo que se controlaba mejor el azúcar.
El riesgo aumentó...

De hecho tuvieron que parar el estudio a los 3,5 años porque veían que, dando más insulina para controlar mejor el azúcar, esos paciente tenían un 22% más de probabilidades de morir que los que recibían el tratamiento estándar, con menos insulina, a pesar de tener estos otros niveles más altos de azúcar en la sangre.




En la gráfica de la izquierda, los niveles de Hemoglobina glicosilada (HbA1c) en pacientes con diabetes.
El grupo experimental, que recibía mucha más insulina, controlaba mucho mejor los niveles de glucosa en sangre, con una HbA1c algo superior al 6%.
El grupo control, con la terapia estándar de insulina, controlaba peor los niveles de azúcar, más altos, con una HbA1c superior a 7.5.
HbA1c (Hemoglobina Glicosilada): Nos dice los niveles medios de glucosa en sangre en los últimos 3 meses, que es aproximadamente la vida media de un glóbulo rojo. La glicosidación de la Hemoglobina no sólo nos da la glucemia media en esos 100-120 días sino que es una muestra de cómo la glucosa "se pega como la mermelada" a las distintas proteína de la sangre, glicándolas. Más adelante hablaremos de los AGEs: Advanced Glication End products y su acción dañina y envejecedora (AGEs..."ages you") sobre muchas estructuras.

En la gráfica de la derecha, el % de fallecimientos conforme avanzaban los años.

El grupo que recibía un tratamiento más intensivo con insulina, a pesar de tener más controlados los niveles de glucosa en sangre (inflamatoria y dañina), no sólo no se morían menos que el grupo control, sino que se morían más.
Se morían más a pesar de tener menos glucosa "inflamatoria" en los vasos sanguíneos. Es decir, había otro factor (la insulina) que empeoraba la supervivencia de forma más importante que el azúcar en la sangre.
Estos resultados fueron un shock para todos los médicos.
Porque esto cambiaba la forma de pensar que teníamos sobre las complicaciones de la diabetes. No era sólo un asunto de que el azúcar fuera malo para las arterias, que lo es. Pero pudieron controlar mejor los niveles de azúcar...  y los pacientes no mejoraron.

Los pacientes... empeoraron.
Y esto fue un estudio de enormes dimensiones, randomizado con un grupo experimental y otro control, de más de 10.000 pacientes, que costó millones de dólares pare realizarse. Un estudio de referencia que empezaría a cambiar la forma de ver la diabetes.
El objetivo del estudio ACCORD era demostrar que con mejor control de la glucosa, la esperanza de vida aumentaría, pero salió al revés.
Con lo que no contaron en ningún momento como factor causante de este aumento de la mortalidad fueron los niveles de insulina.


La toxicidad de los niveles altos de insulina

En el grupo experimental del estudio ACCORD necesitaron niveles muy altos de insulina para controlar los niveles de glucosa, sin darse cuenta de la toxicidad que conlleva la insulina.

La insulina es necesaria para vivir?
Sí.
Los corticoides (cortisol) son necesarios para vivir?
Sí.

Pero un exceso continuado de ambos es muy dañino para el cuerpo.
Con los corticoides ya lo sabíamos.
Pero con la insulina?


La diabetes tipo 2, al igual que la tipo 1, es una enfermedad donde se dan altos niveles de azúcar en la sangre.
Pero en la tipo 1 es por falta de insulina (tiene que pinchársela el paciente) mientras que en la tipo 2 hay un exceso de insulina pero las células musculares son resistentes a su acción y hacen falta niveles más altos de insulina para meter toda esa glucosa en las células.

Es decir, que en la diabetes tipo 2 tenemos tanto niveles altos de azúcar como niveles altos de insulina. Y esa Resistencia a la Insulina (las células son sordas a la acción de la insulina) aumenta conforme aumentamos los niveles de insulina en sangre, de manera que es un círculo vicioso.


La toxicidad de la insulina y la aterosclerosis

La insulina, aparte de sus funciones de meter la glucosa en las células, de almacenar energía en forma de grasa y de inhibir la lipolisis, se ha visto que tiene varios efectos, muchos de ellos perjudiciales cuando sus niveles están crónicamente elevados:

1. La insulina acumula la grasa en nuestro tejido adiposo. Las células grasas, expandiéndose, liberan moléculas inflamatorias (citokinas) que tienen efectos perjudiciales en el organismo.
La insulina convierte en el hígado los carbohidratos en forma de grasa y estos son enviados al torrente circulatorio en forma de VLDL, que terminan convirtiéndose en LDL e pequeño tamaño, las aterogénicas y peligrosas. También se reduce el HDL.

2. La insulina eleva la tensión arterial, al actuar sobre el riñón, reteniendo más sodio y agua. También reduce la excreción renal de Ácido úrico, que aumentan en la sangre (Gota).

3. La insulina también afecta a las paredes de las arterias, endureciéndolas y estrechándolas. Actúa como un factor de crecimiento, aumenta la síntesis de colágeno y estimula la proliferación de las células musculares de las arterias.

4. La insulina incrementa el transporte de triglicéridos y colesterol dentro de las células musculares arteriales, formando la placa de ateroma.

5. La insulina también, en sí misma, causa mayor resistencia a la insulina en las células, al seguir estimulándolas con niveles altos.


Es decir, todos estos problemas de las placas de ateroma, del endurecimiento de las arterias, empeoran cuando damos más insulina a los pacientes. Esto nos puede hacer pensar que la insulina, sus niveles altos, son algo realmente malo para nosotros. No el colesterol.


Estudios sobre la toxicidad de la insulina:

Estamos viendo cómo, los niveles altos de insulina, la misma insulina que damos en altas cantidades a los pacientes diabéticos, pueden ser causantes de muchas de las enfermedades, debido a su toxicidad.

Tras los resultados del estudio ACCORD se empezó a mirar cómo los niveles de insulina podían afectar a los pacientes.

En este estudio "Insulin use and increased risk of mortality in type 2 diabetes: a cohort study" (3) miraron los datos de 12.272 nuevos diabéticos identificados entre los años 1.991 y 1.996 y miraron el consumo de sulfonilureas (antidiabéticos orales que hacen subir la insulina). Mediante el registro de la dispensación de medicación pudieron saber la cantidad de insulina que estos pacientes habían recibido los años previos.



Según la dosis de insulina acumulada por año los dividieron en 4 grupos, de menor a mayor dosis de insulina recibida. Comprobaron que conforme más dosis habían recibido, mayor mortalidad cardiovascular se había observado. La correlación era perfecta. A mayor dosis de insulina, mayor riesgo cardiovascular.


Pero claro, esto puede interpretarse de dos formas.
Podría ser que las dosis altas de insulina fueran la causa de la toxicidad y la mortalidad.
Pero podría ser también que precisamente los pacientes que más insulina tomaban eran los que más insulina necesitaban porque tenían una diabetes mucho más severa y con mayores efectos secundarios per se.


Para despejar estas dudas podemos mirar los resultados de otros estudios según qué fármacos utilicemos para controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Tenemos principalmente 3 tipos de fármacos:

1. La Metformina es un fármaco que aumenta la sensibilidad de la insulina sin aumentar
sus niveles. Es decir, ataca el problema desde su raíz. Es el medicamento ejemplar, en mi opinión. También reduce la formación de glucosa por el hígado y disminuye su absorción intestinal.

2. Las Sulfonilureas son los antidiabéticos orales más utilizados. Aumentan la secreción de insulina por parte de las células Beta del páncreas (secretagogos), tanto su secreción en ayunas como la mediada por el aumento del azúcar en la sangre. Realmente no solucionan el problema pues añaden más insulina (más fuego a la hoguera) y favorecen el círculo vicioso de la Resistencia a la Insulina. Entre ellas están la Glibenclamida, la Glicazida, la Glimepirida, la Glipizida, la Glisentida, la Nateglinida y la Repaglinida.

3. Las insulinas inyectables, que se usan principalmente en la DM tipo 1 y, cuando no se controlan los niveles de azúcar con los antidiabéticos orales, también en la tipo 2.


Para comparar el diferente efecto de tratar a pacientes con Metformina o con Sulfoniluireas o con inyecciones de insulina exógena, recientemente, en el 2.013 se realizó este estudio: Mortality and Other Important Diabetes-Related Outcomes With Insulin vs Other Antihyperglycemic Therapies in Type 2 Diabetes  (4) en el que se estudiaron a 84.622 pacientes con DM tipo 2, mirando sus eventos cardiovasculares según el régimen de tratamiento que hubieran llevado.
Se les distribuyó en 3 grupos de un fármaco más 2 grupos de terapia combinada.

1. Sólo metformina
2. Sólo Sulfonilureas
3. Sólo insulina
4. Metformina y Sulfonilureas
5. Insulina y Metformina

Pues bien, al terminar el estudio vieron que los que tomaban Metformina eran los que menor riesgo cardiovascular habían mostrado.
Este riesgo, con mayor número de muertes y eventos cardiovasculares, aumentaba en el grupo de las Sulfonilureas (que aumentan la producción de insulina del páncreas) pero el peor de todos, en el que más aumentaban las complicaciones de la diabetes, la incidencia de cáncer y las muertes por cualquier causa fue el que recibía más insulina exógena.

Es decir, si damos un riesgo = 1 para la Metformina (riesgo estándar) y lo comparamos con los otros dos tratamientos, el Riesgo de complicaciones cardiovasculares aumentaba en un 43 % para los que tomaban las Sulfonilureas y en un 80% en los que se pinchaban insulina exógena.

De modo que, aunque siempre hemos pensado que se trataba de controlar el azúcar en la sangre de los diabéticos, hay mucha diferencia en cómo los controlamos y qué medicación utilizamos en función del riesgo de mortalidad.


Demasiada insulina es "mala" para ti:

Recientemente, en el año 2.010 la revista Lancet publicó este estudio: "Survival as a function of HbA1c in people with type 2 diabetes: a retrospective cohort study" (5) en el que se miraban de forma retrospectiva dos cohortes de 27.965 pacientes con diabetes tipo 2 cuyo tratamiento se había intensificado, de tomar sólo un fármaco vía oral (metformina p ej) a tomar 2 fármacos vía oral (metformina + Sulfonilurea) y un grupo de 20.005 pacientes que cambiaron a un régimen en el que se incluía insulina inyectada (gráfica de la derecha).



Pero en lugar de ver una curva ascendente continua, es decir, a mayor nivel de Hemoglobina Glicosilada (HbA1c) mayor mortalidad, pues reflejaría un peor control de la glucosa, vieron una curva en forma de "U".

Es decir, por un lado, (Gráfica de la derecha, insulina inyectada) a la derecha de la imagen, cuanta más alta es la HbA1c (peor control del azúcar en la sangre, con niveles muy altos), mayor mortalidad. Exactamente desde un valor de 7.5% hasta el peor valor, de 10.5%. Hasta ahí todo normal. Más azúcar en la sangre, más toxicidad, mayores complicaciones cardiovasculares y mayor mortalidad. Lógico y natural.

Pero...

cuando los valores bajaban de 7.0 % de HbA1c, es decir, aún mejor control del azúcar, la mortalidad... lejos de seguir bajando, volvía a aumentar!!😯

Es decir, que los que mejor tenían controlado su azúcar con la insulina (HbA1c de 6.2 %) se morían igual de pronto que los que peor la tenían controlada (HbA1c de 10.5 %).

Dicho de otro modo, conforme mejor controlaban el azúcar en la sangre (un objetivo lógico en diabéticos)... el riesgo de morir no bajaba... sino que subía!!

En la parte de la derecha, la mortalidad era por la toxicidad en la sangre de los niveles demasiado altos de azúcar. Esto todo el mundo lo entiende.
Pero en la parte de la curva de la izquierda, con azúcares más controlados, la toxicidad ocurría por los altos niveles de insulina inyectada.

En la gráfica de la izquierda la relación con Curva en forma de "U" también se ve, aunque de forma más suave, en pacientes que tomaban metformina y añadieron Sulfonilureas (medicamentos que aumentan la secreción de insulina por el páncreas).


¿Cómo interpretaron estos resultados los autores?

Fijaros en la interpretación del estudio por los autores. Sólo se fijaron en el azúcar (niveles de HbA1c)... La insulina pasó por delante de sus narices y ni la vieron (era el elefante en la habitación).


















Interpretation

Low and high mean HbA1c values were associated with increased all-cause mortality and cardiac events. If confirmed, diabetes guidelines might need revision to include a minimum HbA1c value.

Interpretación: Tanto niveles altos como bajos de Hemoglobina Glicosilada (HbA1c) se relacionan con mortalidad y eventos cardiovasculares. De confirmarse estos resultados, las guías para la diabetes deberán revisarse para incluir un valor mínimo de HbA1c al que querer llegar.

Es decir, que sin saber por qué, piensan que no se debe bajar de una HbA1c de 7 (lo que implica una glucemia media de 130 mg/dl, demasiado alta) porque de otro modo el riesgo de morir es mayor.
Pero no ven en ningún momento que ese riesgo no es porque el azúcar baje demasiado. Realmente sigue estando demasiado alto. Sino porque para conseguir ese nivel de azúcar, el precio que pagan son niveles de insulina demasiado altos, tóxicos para el organismo. El elefante de la habitación era la insulina... pero no lo veían, como en esta foto.

Seguimos pensando en la diabetes tipo 2 como un problema únicamente de demasiada azúcar, cuando realmente es un problema mixto, de demasiada azúcar pero especialmente de demasiada insulina (que no puede hacer su acción por la Resistencia a la Insulina).

Y, sin darnos cuenta del elefante en la habitación, damos más y más insulina y los pacientes se mueren más y más y no nos damos cuenta de que no es que haya un límite de bajar demasiado bien el azúcar sino un límite de subir tanto la insulina.

Si en lugar de dar tanta insulina simplemente bajáramos la ingesta de los alimentos que
suben la insulina: azúcar, carbohidratos refinados, pan, pasta, patata, dulces, comida procesada, ahí atacaríamos el problema desde su raíz y necesitaríamos mucha menos medicación. Menos insulina, más longevidad. De nuevo, una alimentación baja en carbohidratos y alta en grasas mejoraría enormemente este círculo vicioso, con menos medicación, con menos insulina, con menores complicaciones derivadas de ésta.

Pero los médicos seguimos pensando que los infartos en los diabéticos se atajan bajando las grasas de la dieta y dándoles estatinas, cuando el elefante en la habitación (que no vemos) son los niveles demasiado elevados de insulina.

Baja la insulina y mejorarás la supervivencia.
Baja los carbohidratos. Que estos sólo vengan de verduras y hortalizas. Suprime harinas, azúcares y comida refinada y, en su lugar, añade grasas saludables. La grasa no es lo que mata a los diabéticos, dice el Dr. Bernstein (con 83 años y diabetes tipo 1 desde los 12 años), "nos han enseñado a temerla". Pero temiéndola, los diabéticos, con las recomendaciones actuales del 55% de las calorías en forma de carbohidratos, siguen muriéndose mucho antes, a pesar de tanta medicación o... quizás debería uno decir, debido a tanta medicación (insulina = asesina?).


Insulinas de larga duración incrementaban el riesgo cardiovascular

A partir del año 2.008 la FDA (Food and Drug Administration) sacó unas guías en las que se requería demostrar la seguridad cardiovascular de cualquier fármaco nuevo que bajara la glucosa en el tratamiento de la diabetes tipo 2. Esto ocurrió por la negativa experiencia encontrada con la Rosiglitazona, de la familia de las Tiazolidindionas. Su utilización se asoció a un aumento del riesgo de infarto de miocardio.

Desde entonces se exigió hacer estudios randomizados, con participantes que serían seguidos durante el tiempo suficiente para ver efectos secundarios, antes de sacar definitivamente a la vente dichos fármacos nuevos.

En este caso (6, 7) se evaluaron los estudios con una nueva insulina de larga duración llamada Tresiba (nombre comercial Insulin Degludec). Bastaba con una inyección diaria y su duración de acción alcanzaba las 42 horas.
Esta fue la primera nueva insulina que tuvo que sufrir estos estudios de evaluación del riesgo antes de ser comercializada. Y esto es lo que encontraron cuando hicieron un seguimiento de los pacientes que tomaron esta nueva insulina de larga duración.



Los resultados fueron alarmantes.

Con la nueva insulina, comparándola con el tratamiento estándar, había un aumento del riesgo de Infarto de Miocardio (MI) del 350 % y había un aumento del 160 % del riesgo de eventos adversos cardiovasculares mayores (MACE: Major Adverse Cardiovascular events) en el que entraban la muerte de origen cardiovascular, el infarto de miocardio no fatal y el ictus no fatal.

Es decir, que la insulina no era buena para los pacientes.
Era mala para los pacientes.
No solamente un poquito mala.
Era muyyyyy mala para los pacientes...

Y esta es la base de nuestro tratamiento actual de los pacientes con diabetes tipo 2. Las altas dosis de insulina para controlar muy requetebien las glucemias (glucosa en sangre) de los pacientes.

Esto no se había evaluado en anteriores insulinas sacadas al mercado. Era la primera vez que se hacía un seguimiento detallado y se encontraban estos resultados... que resultaron ser poco agradables.



Metformina versus Sulfonilureas:
Resultados controlando la glucosa subiendo o no la insulina

La cosa se pone muy interesantes cuando uno empieza a comparar diferentes fármacos que actúan de manera diferente para lograr un mismo resultado, mantener estables las glucemias de los pacientes con diabetes tipo 2.

La metformina no eleva los niveles de insulina. Aumenta la sensibilidad de las células a la acción de la insulina (bueno).
Las Sulfonilureas aumentan la producción de insulina del páncreas y elevan los niveles.

Con ambas drogas, los niveles de "azúcar en la sangre" (glucemia) se controlan igual de bien. De manera que los niveles altos de azúcar se eliminan de la ecuación como factor de riesgo cardiovascular. Eh ambos grupos, los niveles de azúcar se controlan igual de bien.

De manera que en este estudio realizado en el año 2.012: "Comparative Effectiveness of Sulfonylurea and Metformin Monotherapy on Cardiovascular Events in Type 2 Diabetes Mellitus: A Cohort Study "  (8), se cogieron 253.690 pacientes con diabetes tipo 2 y se inició el tratamiento a un grupo de pacientes con Metformina y al otro con Sulfonilureas, siguiéndoles durante 5 años.




Cuando  miraron restrospectivamente lo que pasó al cabo de 5 años de iniciar los dos tratamientos con los dos grupos de pacientes, observaron una importante diferencia en la incidencia de eventos cardiovasculares y muertes, un 21% superior en el grupo que tomó las sulfonilureas (que suben la insulina) respecto del grupo que tomó la Metformina (que no eleva la insulina).
De nuevo, a mayores niveles de insulina, mayor mortalidad cardiovascular (infartos, etc).








En este otro estudio randomizado (9), a doble ciego, publicado en mayo de 2013: "Effects of Metformin Versus Glipizide on Cardiovascular Outcomes in Patients With Type 2 Diabetes and Coronary Artery Disease", se cogieron a 304 pacientes con DM 2 con una media de edad de 63 años y se les siguió durante 3 años, dando a un grupo metformina como tratamiento de su diabetes y al otro dándoles Glipizida, una sulfonilurea. En ambos grupos se consiguió controlar de forma similar el azúcar en la sangre, con una Hemoglobina Glicada de 7% para la Metformina y 7.01% para la Sulfonilurea.

Pero en el seguimiento a 5 años, vieron grandes diferencias en cuanto a los eventos cardiovasculares en ambos grupos.



Comparando los resultados vieron que el grupo que tomaba la Glipizida (Sulfonilurea, que eleva los niveles de insulina) tuvieron:

- Un mayor riesgo de muerte
- Un mayor riesgo de infartos de miocardio (MI)
- Un mayor riesgo de ictus
- Una mayor incidencia de intervenciones para revascularización (angioplastia en infarto agudo)

Es decir, los pacientes que necesitaron niveles de insulina más altos para controlar el azúcar (al utilizar Sulfonilureas) tuvieron muchas más complicaciones cardiovasculares que el grupo que utilizó metformina, controlando el azúcar en la sangre sin elevar los niveles de insulina.
Y en ambos grupos, el azúcar estaba controlado al mismo nivel, sacando esa variable de la ecuación.
Es decir, que no sólo es inflamatorio el azúcar elevado en sangre. La insulina juega un papel inflamatorio y tóxico muy importante cuando está elevada continuamente.


Bajando los niveles de glucosa (bueno) a base de subir los niveles de insulina (malo): Resultados? Se compensan, no beneficio. Estudio ORIGIN

En el ensayo ORIGIN (11), un enorme estudio multicéntrico con 12.537 pacientes diabéticos de 40 países, se comparó a dos grupos viendo si el mejor control de los niveles de azúcar con la Insulina de larga duración (Glargine) se traducía en una menor mortalidad cardiovascular, versus el tratamiento estándar, que controlaba menos los niveles óptimos de azúcar, pero también recibiendo menores cantidades de insulina pinchada.

En el grupo intervención se controlaron muy bien los niveles de azúcar en la sangre (tóxica), aunque a base de incrementar la medicación con insulina de larga duración (glargina) mientras que al grupo control se le dejó el tratamiento habitual, con menos insulina y con peor control de la glucosa.

Diferencias? Ninguna

Al cabo de 5-7 años no pudieron encontrar ninguna diferencia en supervivencia entre los
dos grupos. Es decir, el súper control del azúcar en la sangre parece que no ofreció las ventajas esperadas.

El problema es que, para controlar así de bien el azúcar, tenían que dar mucha insulina.
De manera que estaban intercambiando la toxicidad de los niveles elevados de azúcar por la toxicidad de los niveles elevados de insulina. Ambos son malos.
Bajando uno y subiendo el otro, las toxicidades se compensaron, sin beneficios finales tras 5 años de este enorme estudio multicéntrico.












Bajando los niveles de glucosa SIN subir los niveles de insulina... sí que se mejoraba la supervivencia

En el año 2.003 se publicó en JAMA este estudio: "Acarbose Treatment and the Risk of Cardiovascular Disease and Hypertension in Patients With Impaired Glucose Tolerance. The STOP-NIDDM Trial" (10) en el que se intentaba controlar los niveles de azúcar en la sangre SIN subir la insulina.

Cogieron 1.429 pacientes con Intolerancia a la glucosa (estado pre-diabético) y los siguieron durante 3.3 años.

A un grupo les dieron un placebo y al otro un fármaco (que ahora apenas se usa) llamado Acarbosa. Su modo de acción funcinona mediante el bloqueo de la absorción de los carbohidratos de la dieta.

Reflexión personal:
Es curioso que, en lugar de usar una alimentación baja en carbohidratos refinados (evitando harinas, cereales, pasta, patata, zumos, etc) como se haría en una alimentación LCHF, prefieren que los pacientes tomen carbohidratos refinados y harinas y además darles un fármaco que impida que parte de esos carbohidratos se absorban en el intestino y de esa forma suba menos el azúcar.
¿No sería más lógico reducir los carbohidratos a estas personas "carbo intolerantes" en lugar de sobre-cargarles con lo que toleran mal y tener que añadir un fármaco para que no se absorban esos carbohidratos?
Es ilógico. Pero así nos han enseñado a funcionar a los médicos, tirando de fármacos.

Inflate a comer pan, luego toma acarbosa. Si con eso no puedes, además pínchate insulina, engorda , sube tu tensión y tu inflamación y en un par de años te hago una angioplastia coronaria cuando te dé el primer infarto.
Ah, pero no dejes el pan ni otros "carbohidratos complejos" tan saludables para ti. Y por supuesto, toma alimentos light, bajos en grasa, no se te vaya a acumular en las arterias.




¿Qué resultados encontraron en ambos grupos?

Al cabo de 3.3 años de seguimiento vieron que había una enorme diferencia.

Es decir, los pacientes que consiguieron controlar sus niveles de azúcar en la sangre con la acarbosa, sin subir los niveles de insulina, tuvieron una reducción de casi el 50% en efectos adversos cardiovasculares (infartos, ictus, etc.) con respecto al grupo que no tomó nada.
Es decir, controlar los niveles de azúcar en la sangre sin la necesidad de elevar los niveles de insulina ofrecía una protección del 50% sobre el grupo control.







Y además mejoró la hipertensión en estos pacientes, lo cual fue un dato muy interesante.

Esto se explica entendiendo el síndrome metabólico, lo cual es un espectro en el que se englobaría a estos pacientes con intolerancia a la glucosa (su glucosa sube mucho al ingerir azúcares, pero sin llegar a rango diabético).

La Hipertensión Arterial es una de las características que definen al síndrome metabólico, en el que los niveles altos de glucosa hacen subir los niveles de insulina y, como hemos explicado antes, el papel de la insulina de retención hidro-salina a nivel renal, eleva la tensión arterial. No es la sal la culpable de la hipertensión. La sal es necesaria para la vida. Es la insulina la que nos eleva la tensión. Son los azúcares de la dieta. No es la sal, una vez más.







Insulina, la generadora de los problemas

Volviendo a mirar esta imagen de los factores generadores de las enfermedades de las civilizaciones modernas, vemos que en el centro del proceso se encuentran los niveles crónicamente elevados de insulina.

Cuando ignoramos que la insulina elevada está en el origen de toda la patología y damos toneladas de insulina a los diabéticos tipo 2, no les estamos ayudando, pues estamos perpetuando el ciclo pasando por el eje. El eje de la insulina crónicamente elevada.
Creo que es un gran error, comenta del Dr. Jason Fung.

"Estábamos intentando apagar el fuego... con gasolina"












Manejo actual de la diabetes tipo 2
¿Estamos haciendo las cosas mal?




La American Diabetes Association, en sus recomendaciones nutricionales del 2008 para los pacientes con diabetes (12), dice la siguiente frase en la página S65:


"La ingesta de azúcar y de alimentos que contienen azúcar en personas con diabetes no necesita ser restringida por el peligro de que suban la glucosa en la sangre" (???)

Continúa diciendo que el azúcar puede ser sustituido por otras fuentes de carbohidratos en el plan de comidas o, si se añade al plan de comidas, será adecuadamente cubierta con insulina o con otra medicación que baje los niveles de azúcar.


Es decir, para la ADA, el azúcar que tomen los pacientes con diabetes no tiene ninguna importancia. Y estamos hablando del año 2.008!! No de hace 70 años.
Tan de locos como pueda parecer, así lo expresan sus recomendaciones.

Jason Fung piensa que es una locura ("insane") pensar de esa manera.

Curiosamente, el párrafo continúa, diciendo lo siguiente:
"La ingesta de otros nutrientes ingeridos además del azúcar, como la grasa, deberán tenerse en cuenta y deberá cuidarse esto para no pasarse de exceso de ingesta energética".

Es decir, que según la American Diabetes Association, la ingesta de azúcar no es ningún problema. Lo que hay que hacer es reducir las calorías y reducir la grasa (!!!).

Porque piensan que eso es lo importante. No pasarse de calorías y no pasarse de grasas.
Los pacientes con diabetes tienen una mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares (infartos, ictus, etc) y, por eso de la "hipótesis lipídica" y del exceso del colesterol, muchos médicos seguimos pensando que, en esta población "tan susceptible" hay que limitar la ingesta de grasas (las malas de la película) cuando, en realidad, esa mayor incidencia de infartos nada tiene que ver con su ingesta de grasas (ni las prueban, les han enseñado a temerlas) sino con los niveles inflamatorios y tóxicos de azúcar en la sangre y de insulina en la sangre.



Reducir las calorías y reducir la grasa... no aportan ningún beneficio

Pero bajar las calorías y bajar la grasa de la dieta en pacientes con diabetes no ha funcionado. Y se han dedicado millones de dólares en experimentos para ver que no funciona.

Por ejemplo, Jason muestra este estudio: "A Clinical Trial to Maintain Glycemic Control in Youth with Type 2 Diabetes" (13) publicado en el New England Journal of Medicine en el año 2.012, en el que cogieron a 699 pacientes y los distribuyeron de forma aleatoria, randominzada.



1. A un grupo le daban Metformina (fármaco que aumenta la sensibilidad a la insulina, sin elevar sus niveles).

2. A otro grupo le daban el mismo fármaco, la Metformina junto con una modificación del estilo de vida. Esa modificación consistía en una dieta baja en grasas y en hacer más ejercicio. Comer menos y ejercitarse más (dieta y ejercicio, les suena?).

3. En un 3º grupo se utilizaba la Metformina + otro antidiabético, la rosiglitazona.

El problema fue que no pudieron encontrar ningún beneficio a la opción de comer menos grasas y hacer más ejercicio en el grupo 2 respecto al grupo 1. El valor de la P es de 0.17. Es decir, no había realmente ningún beneficio al reducir las calorías y la grasa de la dieta.


La "Intensive lifestyle intervention" (la intervención intensiva en el estilo de vida, reduciendo calorías y reduciendo grasas) no ofrecía resultados.

Los representantes de la American Diabetes Association intentaban comprender por qué no habían funcionado sus consejos de dieta y ejercicio, de reducir calorías, de reducir grasas. No podían creer que sus recomendaciones de siempre, de bajar las grasas de la dieta, estuvieran equivocadas.





El mantra de "dieta y ejercicio": Menos calorías, menos grasas y más actividad, para poder adelgazar

De manera que uno de sus autores, el Dr. David Allen, escribió un editorial (14) en el New England Journal of Medicine comentando que el problema principal de la diabetes tipo 2 era el comer demasiadas calorías.
Lo cual, el Dr. Jason Fung piensa que es un error. Comer más o menos calorías no es lo relevante.
Lo relevante es la insulina. La insulina es lo que causa la obesidad, no las calorías. Depende de qué tipo de alimentos comamos hará falta dar más insulina (carbohidratos) o menos insulina (grasas y proteínas).









En el mismo editorial escriben:

Como los cambios en la dieta y en los niveles de actividad se calcularon para una pérdida de peso del 7 al 10 % (lo cual no se consiguió), la mayoría de los participantes "claramente" no adoptaron estos hábitos.


De manera que, en lugar de intentar ser humildes y ver por qué su teoría de las calorías no funciona para perder peso, de nuevo echan la culpa al paciente.

Los pacientes son los culpables de no perder peso con nuestra teoría de la dieta y el ejercicio. Nosotros tenemos la razón y todos, todos, todos esos pacientes "no tienen fuerza de voluntad" en nuestro mantra de "dieta y ejercicio".

La culpa es de los pacientes.
Tenemos la verdad absoluta pero todos ellos no tienen fuerza de voluntad y por eso no pierden peso.
Ellos son los culpables. Son vagos y glotones. Nosotros tenemos la verdad absoluta, pero los pacientes no siguen nuestras recomendaciones. No tienen fuerza de voluntad. Ellos son los culpables.

Los "expertos" siguen culpando a las víctimas del fracaso de su tratamiento.
No consiguen ver que sus recomendaciones nutricionales de "dieta y ejercicio" nunca han funcionado.
Nunca ha funcionado en la historia de las dietas y regímenes para adelgazar, dice Fung.
La alimentación baja en calorías y baja en grasas simplemente no funciona.
No ha funcionado en 50 años de dar estas recomendaciones...
El rebote, tras adaptarse el metabolismo a modo ahorro, siempre ocurre.



Añadir leyenda

El Editorial del Dr. David Allen continúa diciendo:

...los cambios en el estilo de vida (dieta y ejercicio), por definición, funcionan y por ello esta falta de resultados se debe a una mala adherencia al tratamiento...

De nuevo, culpan a los pacientes del fracaso de sus recomendaciones.

Y esto no lo dice un bloggero de a pie que se le ocurre decir estas cosas una mañana que se levanta ocurrente. Es todo un doctor de renombre que escribe en el New England Journal of Medicine, una de las revistas médicas de mayor prestigio a nivel mundial.

Y el resumen de su mensaje es: Creemos que la culpa es de los pacientes.
Nuestros consejos son correctos. La culpa de que no haya resultados (no pierden peso) es de ellos. No tienen fuerza de voluntad. Es simplemente dieta y ejercicio. Pero no lo hacen. Son todos unos miserables vagos y glotones y nosotros somos los que tenemos razón. Los que siempre la hemos tenido. Aunque este consejo nunca haya funcionado.

Esta teoría (dieta y ejercicio) tiene un récord perfecto de fracaso en la historia del manejo de la obesidad.





Dieta y ejercicio? Nunca ha funcionado (más ejemplos)
El LOOK - AHEAD Trial, suspendido por su inutilidad

En el ensayo clínico LOOK - AHEAD: Cardiovascular Effects of Intensive Lifestyle Intervention in Type 2 Diabetes (15), tuvieron que parar el estudio por "futilidad" (ineficacia) de los resultados... tras 11 años de experimento con paciente con diabetes tipo 2.

Cogieron a 5.145 pacientes diabéticos tipo 2 con obesidad y les dividieron en dos grupos.

A un grupo de 2.575 pacientes les pusieron una dieta  baja en grasas y muy baja en calorías, con sólo 1.200 versus 1.800 calorías por día del grupo control, de 2.570 pacientes.

Y además, incrementaron sus niveles de ejercicio.

De nuevo... "Dieta y Ejercicio" (les suena?)
De nuevo el mismo consejo que nunca ha funcionado: Comer menos y movernos más.

En el grupo con la dieta, las calorías a partir de las grasas debían de ser inferiores al 30%.
Y así fue que siguieron a estos pacientes durante 10 años con una dieta baja en calorías, baja en grasas y con un aumento del ejercicio físico.





Pero, como se ha visto durante años y años, este es el tipo de consejo que resulta ser completamente ineficaz.
Los pacientes del grupo intervención, comparados con el grupo control, sí que pudieron perder un poquito más de peso y sí que aumentaron un poquito su nivel de forma física.

Pero comparando ambos grupos para ver la eficacia de la intervención según supervivencia y efecto sobre eventos cardiovasculares (infartos de miocardio), no vieron ningún beneficio.
Mirando la mortalidad por causas cardiovasculares, mirando los infartos de miocardio no fatales, mirando los ictus o infartos cerebrales no fatales y mirando las hospitalizaciones por angina, hubo 403 eventos en un grupo y 418 en el otro, sin diferencias significativas según los autores.

Tras casi 10 años de sacrificio, comiendo esas miserables 1.200 calorías, restringiendo las grasas de la dieta y ejercitándose más, no hubo ningún beneficio en estos pacientes.

Pero los médicos no entendieron por qué, esta sacrificada intervención con esa tremenda reducción calórica, no producía ningún efecto sobre la supervivencia .

Tenemos que darnos cuenta de que este tipo de recomendación (dieta y ejercicio) nunca ha funcionado para los pacientes con diabetes tipo 2.

Y, como dice Jason Fung, es una locura continuar dando todavía el mismo consejo de siempre, un año tras otro, un año tras otro, sin que funcione... y sin embargo... no cambiar el consejo!

Dedicamos cientos de miles de dólares en estudios que intentan demostrar lo que año tras año se ha demostrado que no funciona.
Y tras ver que esa teoría de "dieta y ejercicio" no funciona, en lugar de recapacitar y ver qué ocurre... no cambiamos de opinión y seguimos dando el mismo consejo por los siglos de los siglos.






El problema es que estamos mirando el objetivo equivocado.
No son las calorías. No es el gasto calórico. No es la ingesta de grasa.

Es, como hemos visto en el diagrama de antes, los niveles altos de insulina.

Esa es la parte que nunca ven: La insulina.










Relación entre los Carbohidratos y la Diabetes

En un estudio prospectivo: "Prospective Study of Dietary Carbohydrates, Glycemic Index, Glycemic Load, and Incidence of Type 2 Diabetes Mellitus in Middle-aged Chinese Women"  (16) realizado en el 2.007, cogieron a 64.227 mujeres chinas sin diabetes y las siguieron durante 4,7 años dividiéndolas en 5 quintiles o grupos según la ingesta de carbohidratos, según el índice glucémico de sus comidas y según su carga glucémica.

Al final del estudio vieron que las mujeres que habían tomado mayores cantidades de carbohidratos, especialmente arroz; así como las que tomaban carbohidratos con alto índice glucémico y alta carga glucémica (pan, noodels, patata) desarrollaron diabetes tipo 2 con mayor incidencia que las que tomaron menor cantidad de carbohidratos (menor cantidad de arroz) o que habían tomado carbohidratos con menor índice glucémico, como verduras y frutas.




Si miramos estudios como éste otro: "Effects of a low-carbohydrate diet on glycemic control in outpatients with severe type 2 diabetes" (17) en los que se cogen a pacientes con diabetes tipo 2 mal controlados y se les pone una dieta baja en carbohidratos, vemos como su control de glucemia mejora en la mayoría de ellos.
En este caso, a los pacientes se les dijo de eliminar de su dieta principalmente alimentos como el arroz, el pan, el maíz, los noodles, patatas y boniatos, así como bebidas azucaradas.

Su hemoglobina glicosilada (HbA1c: que nos da la media de azúcar en la sangre en los últimos 3 meses) bajó de un valor medio de 10.9% (muy mal control) a 7.4% (bastante buen control) a los 6 meses de la intervención.
Además subieron sus niveles de HDL (colesterol bueno) y bajaron sus niveles de triglicéridos. Esto sí que es muy beneficioso, independientemente del LDL.
Es decir, sus principales bio-marcadores de salud cardiovascular mejoraron en 6 meses de reducción de carbohidratos refinados y de alto índice glucémico. Atacaban el problema desde su raíz, bajando los alimentos que estimulaban la insulina (carbohidratos refinados) y, en consecuencia, disminuyendo sus niveles en sangre y aumentando la sensibilidad a la insulina. Bravo Hajime Haimoto!



Alimentos de Bajo Índice Glucémico para mejor control de la diabetes

En este estudio: "Effect of a Low–Glycemic Index or a High–Cereal Fiber Diet on Type 2 DiabetesA Randomized Trial" (17), llevado a cabo por el Dr. David Jenkins y colaboradores, cogieron a 210 pacientes con diabetes tipo 2 y los distribuyeron de forma aleatoria en 2 grupos. A un de ellos, durante 6 meses, le dieron una dieta de alimentos con bajo índice glucémico (verduras, legumbres) y al otro una dieta rica en cereales integrales, con mayor índice glucémico (Pan integral, cereales integrales de desayuno, etc.)



El grupo con dieta de bajo índice glucémico (verdura, legumbre) dio mejores resultados en el control del azúcar en la sangre (menores niveles de Hemoglobina Glicada, HbA1c) que el grupo con dieta rica en cereales integrales con su fibra.

Los resultados también fueron mejores en la pérdida de peso (Body Weight) en el grupo con alimentación de bajo índice glucémico, como puede verse en la gráfica. Cereal bueno? Mejor verdura y legumbre.




Tratamiento dietético de la diabetes con dieta mediterránea (alta en grasas) versus dieta convencional "baja en grasas"

En este estudio: Effects of a Mediterranean-Style Diet on the Need for Antihyperglycemic Drug Therapy in Patients With Newly Diagnosed Type 2 Diabetes: A Randomized Trial" (18) cogieron a 215 pacientes con reciente diagnóstico de diabetes tipo 2, los distribuyeron de forma aleatoria en 2 grupos y los siguieron durante 4 años para ver el efecto de seguir una dieta mediterránea, alta en grasas (como los frutos secos y el aceite de oliva), comparándola con una dieta convencional recomendada por la American Heart Association (AHA), que fuera baja en grasas.

Los autores vieron que el grupo de los diabéticos con una alimentación alta en grasas (en lugar de la «dieta prudente baja en grasas») necesitaba menos medicación. La posibilidad de liberarse de recibir medicación para su diabetes era mayor con la dieta mediterránea, con mayor porcentaje de grasa.

Todos los parámetros mejoraban en el grupo con la dieta mediterránea respecto al grupo control de dieta baja en grasas:
- Perdían más peso
- Mejoraban sus glucemias (mejores niveles de HbA1c)
- Mejoraba su sensibilidad a la insulina (Cociente HOMA)
- Mejoraba su colesterol HDL
- Disminuían sus triglicéridos

Y lo más importante, sólo un 44% de los pacientes con dieta mediterránea, alta en grasas, necesitaban medicación para controlar su diabetes, frente al 70% de los pacientes siguiendo la dieta «baja en grasas» recomendada por la American Heart Association (AHA).

En otras palabras, tras 4 años de seguir una dieta mediterránea, los pacientes tenían una reducción del riesgo de necesitar medicación de casi un 60%.




Pan integral (Trigo) versus legumbres (de nuevo el índice glucémico)

El efecto del índice glucémico de los alimentos sobre el control de la diabetes se ha comprobado en diversos estudios. En este estudio: "Effect of Legumes as Part of a Low Glycemic Index Diet on Glycemic Control and Cardiovascular Risk Factors in Type 2 Diabetes MellitusA Randomized Controlled Trial" (19) llevado a cabo también por el Dr. David Jenkins se cogieron a 121 pacientes con diabetes y se distribuyeron aleatoriamente en dos grupos. Uno de ellos tomaba más productos con cereales integrales mientras que el otro tomaba legumbres.

La amilopectina A del trigo hace que su digestión sea muy rápida y que el índice glucémico del pan, incluido el pan integral, sea muy alto. El trigo es un almidón, una cadena de múltiples glucosas y la amilopectina A que forma parte de él permite una muy rápida digestión.

Las legumbres, sin embargo, tienen la Amilopectina C, de muy lenta y más complicada digestión. Este factor hace que la elevación de la glucosa en la sangre tras la ingesta de legumbres (judías, lentejas, garbanzos) sea muy suave.

Tras un seguimiento de 3 meses, los investigadores pudieron observar la mejoría de muchos marcadores de salud en los pacientes que tomaron más legumbres frente a los que tomaban trigo (wheat).



Las mejoras fueron en:

- Mayor pérdida de peso en el grupo de legumbres que en el grupo de cereales integrales
- Mayor disminución del perímetro abdominal
- Disminución de la tensión, tanto diastólica como la sistólica (frente a la no disminución en el grupo que comió trigo) y disminución de su riesgo cardiovascular.

Seguimos pensando que el problema de la hipertensión es un problema debido a la sal de la dieta cuando esto es un error. Es un problema ligado a los carbohidratos refinados de la dieta (harinas y comida procesada) que elevan la insulina, la cual, entres sus múltiples funciones (muchas de ellas malas) está la retención de agua y sal a nivel de los riñones.

Una vez más, la legumbre, con su bajo índice glucémico, gana en mejora de salud frente a los “cereales integrales”. En caso de comer cereales, los integrales tendrán más fibra protectora que disminuirá los picos de glucosa, por supuesto. Pero las legumbres les ganarán la partida.



Alimentación Paleo versus la tradicional rica en cereales y lácteos “bajos en grasa”

En este estudio: "A Palaeolithic diet improves glucose tolerance more than a Mediterranean-like diet in individuals with ischaemic heart disease" (20), llevado a cabo en una muestra pequeñita, de sólo 29 pacientes con diabetes mellitus tipo 2, también los distribuyeron en dos grupos de 15 y 14 pacientes:

Grupo Dieta Paleo:
La alimentación consistiría en comer el tipo de alimentos que el hombre encontraría hace 1-2 millones de años, cuando no había ningún tipo de agricultura ni procesamiento ni refinamiento (sin cereales, sin azúcar, sin margarinas, etc.) tomando alimentos que pudieran cazar o recolectar, como carne, pescado, frutas, verduras, verduras de raíces , huevos y semillas.

Grupo Dieta Convencional:
El otro grupo comería la dieta recomendada por las autoridades, con cereales integrales, lácteos bajos en grasa, frutas, verduras, pescado, aceites y margarinas.


Mirando los resultados, el grupo con dieta paleolítica tuvo mejores niveles de glucosa en la sangre (niveles HbA1c en la izquierda de la gráfica) y también mejoraban respecto al peso, siendo las diferencias estadísticamente significativas.


La mayoría de estas dietas que resultan más beneficiosas enfocan su objetivo en reducir los niveles de insulina (menos carga de carbohidratos) y en aumentar su sensibilidad (más fibra, menor índice glucémico) lo que redunda en menores niveles de insulina para conseguir la misma acción. No se centran en las calorías sino en los niveles de insulina. Mejor cuanto menos altos. Las grasas? Nada tienen que ver en estos estudios que sí encuentran buenos resultados.



Las grasas de la dieta... el cáncer, la obesidad, alguna relación?

Estudios epidemiológicos y estudios experimentales randomizados


Hasta el año 2.000, la débil evidencia científica de que la grasa de la dieta podía suponer una mayor incidencia de enfermedad cardiovascular se basaba en estudios experimentales con conejos dándoles colesterol (ejem, los conejos son vegetarianos estrictos).
En el ser humano, sólo en estudios epidemiológicos observacionales, iniciados por Ancel Keys. No se basaban en estudios experimentales comparando un grupo de intervención con un grupo control.

Los estudios observacionales, epidemiológicos, pueden mostrar una "asociación" o una "correlación" entre dos variables, pero no implican causalidad. Hay que demostrarla luego con un estudio experimental randomizado.

No implican causalidad porque el grupo de personas que adoptan un hábito, por ejemplo "tomar hormonas tras la menopausia" puede ser también un tipo de personas que se preocupen más por su salud y que adopten otras medidas saludables, de manera que la mayor longevidad pueda deberse a esas otras medidas y no a la terapia hormonal sustitutiva.
Luego, cuando se estudió en une enorme estudio (Risks and Benefits of Estrogen Plus Progestin in Healthy Postmenopausal Women) ver si la terapia hormonal sustitutiva en mujeres post-menopáusicas y se comparó con un grupo similar de mujeres que tomaron un placebo (pastilla sin nada), evitando el sesgo subjetivo del resultado con el doble ciego. Y al terminar el estudio vieron que las que habían recibido el tratamiento hormonal "protector" tuvieron más enfermedades cardiovasculares (infartos, ictus) con lo que debieron parar el estudio.

Este enorme estudio, el Womens Health Initiative, se utilizó no sólo para comprobar el efecto del tratamiento hormonal sustitutivo en mujeres post-menopáusicas, sino para una gran variedad de hipótesis, de las cuales ahora comentaremos algunas y que, contrariamente a lo esperado, dio unos resultados completamente inesperados...

Así que se decidió llevar a cabo un enorme estudio, el mayor realizado en la historia de la medicina, para "demostrar" que una dieta baja en grasas reducía la incidencia de cáncer, de infartos, de obesidad, de todo.

Los estudios observacionales, epidemiológicos, nunca pueden probar causalidad. Sólo asociación o correlación.
Sin embargo, dichos estudios epidemiológicos sí que pueden servir para descartar algo como agente causal de una patología.
Es decir, sabemos, sólo por estudios observacionales, que los fumadores tienen una mayor incidencia de cáncer de pulmón que los no fumadores. Pero lo sabemos principalmente por estudios observacionales. Por razones éticas, no puedes coger a 50.000 personas y poner a 25.000 a fumar y al resto no, para comprobar 10 años después, la incidencia de cáncer de pulmón (y de otras muchas patologías asociadas al tabaquismo). La ética impide hacer este tipo de estudios. Sólo puedes coger poblaciones fumadoras y no fumadoras, ajustar el resto de factores por edad u otras condiciones asociadas, y seguir esas cohortes prospectivas durante los siguientes años, sin poder intervenir en sus hábitos.

Sin embargo, si se demostrara una nula o menor incidencia de cáncer de pulmón en personas muy fumadoras, este dato podría eliminar el tabaco como causa importante de génesis de cáncer de pulmón. Pueden servir, pues, en casos de relación inversa.
Es decir, si por ejemplo vemos que en agricultores que pasan 8 horas al día al sol la incidencia de melanoma es inferior al de un grupo similar que trabaje en oficina, bajo cristales, podríamos cuestionar la exposición solar crónica como cause del melanoma, que, precisamente, se da en personas que trabaje en oficinas y no en agricultores, que sólo sufren de los carcinomas basocelulares o espinocelulares. Esto daría para otra entrada sobre sol, vitamina D, cáncer y salud.

Seguimos...


Estudios experimentales para "confirmar" la creencia de que las grasas provocaban todas las enfermedades (infartos, cáncer, obesidad, hipertensión, etc.)




¿Relación entre las grasas y la enfermedad cardiovascular?  Ninguna...

El Womens Health Initiative Randomized Controlled Dietary Modification Trial
8 largos años de dieta baja en grasa para prevenir la enfermedad cardiovascular = Fracaso épico…

Si miramos bien las consecuencias de las recomendaciones convencionales de llevar una dieta baja en grasas para prevenir las enfermedades cardiovasculares, vemos que se ha demostrado que dichas recomendaciones fueron, como dice Jason Fung, un “Fracaso de proporciones épicas”.


Este estudio de proporciones gigantescas, con 48.835 pacientes, con un coste millonario y de una duración de 8.1 años fue el comentado Womens Health Initiative Randomized Controlled Dietary Modification Trial (21).


Este enorme estudio, ha sido el más extenso y costoso (se destinaron 725 millones de dólares para su realización) llevado a cabo hasta la fecha. En él se distribuyeron a 48.835 mujeres en dos grupos aleatorios para hacer un cambio en el estilo de vida y de alimentación durante 8 años...

Para elegir estas mujeres post-menopáusicas, en su dieta habitual previa deberían estar consumiendo al menos un 32% de su energía a partir de grasas.

En el grupo de intervención (19.541 mujeres) se redujo la grasa de la dieta a menos del 20%. Se les dijo de reducir su ingesta de carne, huevos, mantequilla, nata, de reducir el aliño de sus ensaladas y de reducir ingesta de otros alimentos ricos en grasas. Una de las participantes dijo orgullosa al final del experimento "no he probado la mantequilla en 10 años".
Por otro lado se les dijo de comer más cereales integrales, verduras y frutas. Básicamente era la "dieta prudente" recomendada por la USDA y la AHA, baja en grasas y rica en frutas y verduras... que se sigue recomendando hoy, en el año 2.017.

El grupo que sirvió de control (29.294 mujeres) siguió comiendo su alimentación habitual, sin cambios en su estilo de vida, con una ingesta media de grasas del 32% de las calorías.

Es decir, el grupo de intervención estuvo durante 8 años comiendo una dieta más baja en grasas y aumentando las raciones de frutas, verduras y cereales.

Cuando se puso en marcha el Womens Health Initiative (WHI), en 1.993, la dieta baja en grasas había sido la dieta oficialmente recomendada por AHA (American Heart Assocition) durante los 30 años anteriores y por la USDA (United States Department of Agriculture) de los últimos 15 años. Sin embargo, el WHI era el primer ensayo a gran escala para comprobar si realmente esta dieta funcionaba.

Como la reducción de la grasa de la dieta había sido considerada como una postura saludable durante tantos años, los resultados esperados no harían más que confirmar definitivamente la teoría de las grasas saturadas como la causa de todos los males. Los participantes "sabían" que sólo tenían que adherirse bien a la dieta para celebrar las "buenas noticias" que ya "sabían que eran una verdad".

Los investigadores hablaban del Womens Health Initiative como el Rolls-Royce de todos los estudios experimentales. El que definitivamente culparía a las grasas de todos los males.

Resultados del Womens Health Initiative?

Después de estos 8 años de reducir la grasa de la dieta y especialmente la grasa saturada, no encontraron ninguna diferencia respecto al grupo control en cuanto a incidencia de enfermedades cardiovasculares (infartos, mortalidad por enfermedad cardiovascular, angioplastias, ictus cerebrales, etc).


Traduciendo sus conclusiones:

COMMENT: (traducción del texto)

El WHI (Wommens Health Initiative) es el estudio randomizado experimental con intervención dietética de mayores dimensiones realizado en la historia, según nuestro conocimiento. Y consiguió al 6º año una reducción del 8.2% de la ingesta de grasa y un incremento del 1.1 en la ingesta de frutas y verduras y un incremento de 0.5 en la ingesta de cereales.

No se observó ningún efecto significativo en la incidencia de Enfermedad Cardiovascular o de Ictus durante los 8.1 años de seguimiento


Si vamos dentro del artículo y leemos la letra pequeña, veremos también que los niveles de lípidos fueron similares en ambos grupos, salvo en el HDL, que empeoró una media de 1.7 mg/dl en el grupo de intervención (bajo en grasas) respecto al grupo de comparación. Un mal resultado... No creen ustedes?

Estas mujeres estuvieron comiendo de una forma dirigida, durante 8 años, restringiendo las grasas, tomando más cereales integrales, frutas y verduras. Quitándose la yema de los huevos, la mantequilla, tomando leche desnatada, reduciendo la carne...
Y todo para, después de 8 años, no encontrarse ninguna diferencia en mortalidad cardiovascular, infartos, ictus cerebrales, etc.

Este gigantesco estudio de 8 años de seguimiento se publicó en el año 2.006…

... y han pasado más de 10 años y a pesar de este “Épico Fracaso”, las autoridades sanitarias siguen recomendando una dieta baja en grasas como forma de mejorar la mortalidad de origen cardiovascular. Se sigue demonizando la grasa y las calorías, cuando el enemigo es la insulina (pero estamos demasiado ciegos para verlo).



Hacemos estudios de enormes proporciones como éste. Involucramos a decenas de miles de personas que tienen que cambiar sus hábitos de vida y sacrificarse. Invertimos millones de dólares en su elaboración y dedicamos más de 8 años a seguimientos tan complejos y costosos…

…Y después,
cuando los resultados nos dicen que nuestra hipótesis de la dieta “baja en grasa” no da los resultados esperados… en lugar de reflexionar y preguntarnos por qué no hemos obtenido los resultados esperados...

...entonces hacemos oídos sordos a dichos resultados, los metemos en un cajón para que no se vean mucho y… seguimos recomendando lo mismo que ha tenido este fracaso épico.

Parece una falta de respecto a esas 19.541 mujeres que tuvieron que esforzarse durante 8 años para comprobar que ese método (el de la dieta baja en grasas) no funcionaría. No ha funcionado nunca.

Pero los médicos no cambiamos nuestra forma de pensar sobre las grasas tras comprobar su ineficacia en estudios experimentales randomizados y seguimos dando credibilidad a estudios epidemiológicos antiguos (la sombra de A. Keys...) en los que veían una asociación entre grasas (aunque no distinguían las grasas naturales saturadas de las grasas trans, un gran error) y la mortalidad de origen cardiovascular.

Los estudios observacionales de asociación-correlación pueden sentar la base para realizar luego un estudio experimental que pueda demostrar que dicha asociación lleva unida una "relación causal" real.
Pero cuando los estudios experimentales no confirman la teoría del estudio observacional, no hacemos caso de los resultados.

Ocho años de sus vidas, 2.920 días comiendo de una forma determinada, 19.541 mujeres midiendo y pesando las comidas, de forma controlada. Millones de dólares invertidos...

... y luego los médicos no aceptamos los resultados.




Relación entre la mayor ingesta de carbohidratos y la enfermedad cardiovascular?
Sí...


Así pues, no vemos que haya relación alguna entre la mayor o menor ingesta de grasas y la incidencia de enfermedad cardiovascular.

Pero si miramos la relación entre la ingesta de carbohidratos refinados y la mortalidad de origen cardiovascular, las cosas sí que empiezan a ponerse interesantes.

El Nurses Health Study (1984-1994)

Este estudio del Nurses Health Study: "A prospective study of dietary glycemic load, carbohydrate intake, and risk of coronary heart disease in US women" (22) también fue de grandes dimensiones y de larga duración, aunque no tenía la potencia del anterior pues no era experimental sino observacional.

Cogieron una cohorte de 75.521 mujeres de entre 38 y 63 años sin historia previa de diabetes o de enfermedades cardiovasculares y las siguieron durante 10 años.
Recogiendo mediante encuestas dietéticas el tipo de comida que comían, las dividieron en 5 grupos o quintiles, ordenándolos de menos a más según la Carga Glucémica de los alimentos que tomaban. Así, el grupo 1 tenía la menor carga glucémica y el grupo 5 tenía la mayor carga glucémica por su alta ingesta de carbohidratos más refinados (harinas, pan, azúcares, zumos).

Durante esos 10 años de seguimiento ocurrieron 761 casos de enfermedad cardiovascular (infartos, anginas, ictus, etc.) de los cuales 208 fueron mortales y 553 no lo fueron. En sus resultados vieron que la carga glucémica estaba directamente asociada al riesgo de padecer enfermedad cardiovascular, tras ajustar por edad, hábito tabáquico, calorías totales al día y otros factores de riesgo coronario.

La relación era directamente proporcional en los grupos:
A mayor ingesta de carbohidratos de alta carga glucémica, mayor incidencia de eventos cardiovasculares. Se descubrió que el mayor culpable de dichas altas cargas glucémicas y de la relación con la enfermedad coronaria era el azúcar (sucrose) encontrado en el azúcar de mesa, las bebidas azucaradas y los azúcares añadidos (High Fructose Corn Syrup) de la comida industrializada, altamente procesada.
Parecían concluir que el azúcar no era sólo malo, era súper malo. Porque, entre otras cosas, inicia la Resistencia a la Insulina en el hígado (mecanismo pendiente de explicar en una futura entrada) y que favorece los niveles elevados de insulina en la sangre.



En esta gráfica comparan los Riesgos Relativos para la enfermedad cardíaca según el Índice de Masa Corporal (BMI) y según el grupo de mayor o menor carga glucémica (Glycemic Load: GL) en su alimentación dividiendo la muestra en 3 grupos´.

Por un lado se ve que a mayor Índice de Masa Corporal (BMI), aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular, de izquierda a derecha en la gráfica.

Pero lo mismo o más ocurre en cuanto vamos hacia el fondo de la gráfica, en los grupos en los que la carga glucémica de sus comidas era más alta (GL).
Se comprobó una relación notable entre las altas cargas glucémicas (que mantienen alta la insulina continuamente) y la incidencia de enfermedad cardiovascular.

Las conclusiones que sacaron de este estudio las he querido poner con la foto del texto tal cual:

"En resumen, nuestros hallazgos sugieren que una alta ingesta de carbohidratos de rápida digestión y absorción (azúcares y harinas) incrementan el riego de Enfermedad coronaria del corazón (CHD: Coronary Heart Disease) independientemente de los factores de riesgo convencionales para enfermedad cardiaca.

Estos datos añaden una preocupación sobre las recomendaciones actuales de una dieta baja en grasas y alta en carbohidratos (recomendaciones dietéticas de los EEUU) al no ser probablemente las óptimas para la prevención de la enfermedad cardiovascular y que, podrían incrementar el riesgo en las personas con altos niveles de resistencia a la insulina e intolerancia a la glucosa."


Hemos cambiado las recomendaciones tras el Womens Health Initiative o el Nurses Health Study?

Pues no parece... La pirámide actual recomendaba no varía mucho de la emitida por la USDA en el año 1.977. Con los carbohidratos refinados en la base de la pirámide y las grasas bien arriba, no se vaya a pegar la grasa a la pared de las arterias. No más de un par de huevos a la semana, por si acaso y leche desnatada



Progresión de la placa de ateroma en las coronarias...

¿La disminución del diámetro de las arterias coronarias se relaciona con la ingesta de grasas o con las de carbohidratos?


La influencia de la alimentación y la progresión de la placa aterosclerótica de las arterias coronarias se había estudiado poco en mujeres post-menopáusicas en los años 90, en las que los factores de riesgo podían diferir de los de los hombres. La mayoría de los estudios se habían realizado con varones.

De modo que en este estudio: "Dietary fats, carbohydrate, and progression of coronary atherosclerosis in postmenopausal women" (23) publicado en el 2.004 en el American Journal of Clinical Nutrition decidieron investigar la asociación entre los distintos macronutrientes de la dieta (carbohidratos, proteínas y grasa) y la progresión de la placa de ateroma en mujeres post-menopaúsicas.

Para ello cogieron 235 mujeres con enfermedad coronaria pre-establecida y fueron realizando angiografías en los siguientes 3 años mirando hasta 2.243 segmentos de arterias coronarias. Se les recogió una encuesta dietética al principio del estudio.


Los resultados fueron sorprendentes:

1. Una mayor ingesta de grasa saturada se asoció a un menor estrechamiento del diámetro coronario y una menor progresión de la estenosis coronaria. Lo contrario de lo que todos los médicos hemos creído siempre. Es decir, la relación era inversa. A mayor ingesta de grasa, menor estrechamiento de la arteria coronaria. ¿Qué diría Ancel Keys?

2. La ingesta de carbohidratos estaba asociada positivamente a la progresión de la placa aterosclerótica, particularmente si el índice glucémico era alto.
La insulina, que se eleva con comidas de alto índice glucémico (azúcares, harinas), favorece la proliferación del endotelio vascular y la progresión de la placa. No es sólo el efecto tóxico del azúcar per sé, sino, especialmente el efecto generador de placa o de proliferación celular que promueven los niveles elevados de insulina en sangre.



En esta gráfica de la derecha se ve que, conforme la ingesta de carbohidratos es mayor (columnas negras) mayor es el estrechamiento de la arteria coronaria.





Las conclusiones del abstract:
En mujeres post-menopáusicas con una relativamente baja ingesta de grasa total, una mayor ingesta de grasa saturada se asocia a una menor progresión de la aterosclerosis coronaria, mientras que la ingesta de carbohidratos se asocia a una mayor progresión.



Estas son las líneas del último párrafo del artículo completo:

"Estos hallazgos también sugieren que la ingesta de carbohidratos puede aumentar la progresión aterosclerótica, especialmente cuando los carbohidratos refinados de la dieta reemplazan a las grasas saturadas o mono-insaturadas de la dieta".

Esto ha sido publicado en el American Journal of Clinical Nutrition. Deberíamos hacerle un poco más de caso, no creen ustedes?







Cáncer y su relación con la diabetes. Es el azúcar el causante? O es la insulina?



Se ha evidenciado que las personas con diabetes tipo 2 tienen un mayor riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer. Entre estos tipos de cáncer están el cáncer de mama, de colon, de endometrio, renal, cáncer de páncreas, de hígado y linfoma.

Pero la mayor incidencia no nos dice la causa de esa mayor incidencia.
La clave es encontrar el nexo de unión entre estos cánceres y la diabetes.
¿Son los niveles altos de azúcar en la sangre?
¿Son los niveles altos de insulina, algo constante en los diabéticos tipo 2?
El factor de proliferación celular y la relación directa entre insulina, IGF-1 e incidencia de cáncer parecen ser la causa.



La ingesta de grasa está asociada a cáncer? No...

Las dietas bajas en grasas no reducen el riesgo de cáncer. De nuevo el Womens Health Initiative (WHI)

Volvemos al gigantesco, costoso y largo estudio de las Womens Health Initiative, con una duración de 8 años. El mismo estudio experimental que hemos comentado antes miró muchos otros factores, pensando que una alimentación baja en grasas y rica en verduras y frutas iba a curar todos los males, cardiacos y de cáncer, pero no fue exactamente eso lo que ocurrió.

Este Women’s Health Initiative Dietary Modification Trial, era el comentado estudio randomizado con 48.835 mujeres post-menopáusicas entre 50 y 79 años que se reclutaron entre 1.993 y 1.998  para este seguimiento durante 8 años, eligiendo a un grupo de intervención de 19.541 mujeres (40%) y otro grupo de comparación, de 29 294 (60%).



En este caso en el: "Low-Fat Dietary Pattern and Risk of Invasive Breast Cancer.The Women's Health Initiative Randomized Controlled Dietary Modification Trial", se estudió (24) si tras 8 años de intervención dietética, la dieta baja en grasas y alta en verduras y frutas podría bajar la incidencia del cáncer de mama frente al grupo control de mujeres que no cambió su dieta.

De nuevo, no hubo diferencias significativas tras estos 8 años de cambio de estilo de vida.




Círculo rojo del texto:

En conclusión, en las mujeres post-menopáusicas, una dieta baja en grasas no resultó en una reducción estadísticamente significativa en el riesgo de desarrollar cáncer de mama invasivo, durante un periodo de seguimiento de 8.1 años."








Lo mismo ocurrió en este mismo estudio mirando la incidencia de cáncer de cólon (25). Tras 8 años de dieta baja en grasas y más cantidad de frutas y verduras, la incidencia de cáncer de colon fue la misma en los dos grupos.
En el Womens Health Initiative ocurrió lo mismo, ninguna diferencia, con la incidencia de los distintos cánceres estudiados: cáncer de mama, cáncer de ovario, cáncer de endometrio y cáncer colo-rectal.


En ninguno de los dos estudios se atacaba a la generadora de proliferación celular y cáncer: La insulina. Se ceñían a pensar que la grasa era la culpable de la incidencia de cáncer. Partían de esa premisa y en ella enfocaban el estudio: Las grasas saturadas eran las causantes del cáncer, entre otras enfermedades.

Es curioso pensar que a pesar de que sabemos que los diabéticos tipo 2 tienes más incidencia de cáncer y justo es una población con una reducida ingesta de grasas (los cardiólogos y endocrinos "les han enseñado a temerlas" no les vaya a a dar un infarto), sigamos mirando y buscando una culpabilidad a la grasa de su dieta, pobrecita de ella.

Y sin embargo, no nos damos cuenta de que todos los diabéticos tipo 2 tienen una hormona continuamente elevada en la sangre, la insulina. Y que la literatura médica de hace decenas de años relaciona insulina con Insuline Growth Factor-1 (IGF-1) y que éste está directamente implicado en la replicación y crecimiento celular y directamente asociado a la generación de tumores...



Y si reducimos la insulina?
Vamos de nuevo con la Metformina

Hemos visto que la reducción de la grasa en la dieta no afecta para nada a la probabilidad de desarrollar cáncer.
Sin embargo, vemos en estudios realizados con diabéticos, cómo, el tratamiento con Metformina, un fármaco que aumenta la sensibilidad a la insulina y, por ende, baja sus niveles, sí que reduce la incidencia de cáncer en estos pacientes.

Este estudio: "Metformin and reduced risk of cancer in diabetic patients" (26) cogieron una amplia base de datos de pacientes con diabetes y observaron la incidencia de cáncer según la medicación que llevaban y vieron que la incidencia de cáncer era menor en los que recibieron metformina.

Jason Fung cree que no es la metformina en sí lo que redujo su incidencia de cáncer, sino el no recibir los otros tratamientos para la diabetes, que sí elevan la insulina.





Más estudios con Metformina frente a otros tratamientos antidiabéticos


Esta menor incidencia de cáncer en diabéticos tratados con Metformina en lugar de recibir otros tratamientos que suben la insulina se ha visto también en similares estudios observacionales como éste: "New Users of Metformin Are at Low Risk of Incident Cancer. A cohort study among people with type 2 diabetes"  (27) en los que se
recogieron bases de datos de 12. 255 pacientes recientemente diagnosticados de diabetes tipo 2 y se distinguieron los que tomaron Metformina de los que tomaron otras medicaciones para controlar su diabetes. Los siguieron entre 1.993 y  2.004 y vieron la incidencia de cánceres desarrollados. Se produjeron 297 casos de cáncer (7.3%) en los utilizadores de metformina, versus 474 casos en los grupos con otros fármacos (11.6%). El tiempo medio para la aparición de cáncer fue de 3.5 años para los utilizadores de metformina, versus 2.6 años para el resto.

Los utilizadores de metformina tenían un 35% menor riesgo de desarrollar cáncer, comparándolos con los diabéticos que utilizaron otras medicaciones para el control de su diabetes. Medicaciones que todas elevaban la insulina (Sulfonilureas o bien insulina inyectada). Es un estudio observacional, con todas las limitaciones que este conlleva.



La insulina incrementa el riesgo de cáncer en pacientes con diabetes

Hallazgos similares se repiten en este estudio: "Increased Cancer-Related Mortality for Patients With Type 2 Diabetes Who Use Sulfonylureas or Insulin"  (28). Un estudio de cohortes prospectivo, observacional, utilizando bases de datos de dispensación farmacológica para diferenciar pacientes que recibían Metformina o bien Sulfonilureas o bien insulina. En él siguieron a 10.309 pacientes. De nuevo, el uso de sulfonilureas o de insulina llevó asociada una mayor incidencia de cáncer en el seguimiento de 6 años posteriores.

En la gráfica de la derecha puede verse el cociente de riesgo (de 1 a 1.9) lo que implica que los pacientes que se pincharon insulina tenían un 90% más riesgo de desarrollar cáncer que los que no se pinchaban insulina.

En la gráfica de la izquierda, el aumento del riesgo era del 30% para los pacientes que utilizaban Sulfonilureas (fármacos que elevan la producción de insulina) frente a los que tomaban Metformina, fármaco que no eleva la insulina.

En las conclusiones del artículo completo, los autores comentan las propiedades mitogénicas y de proliferación celular inherentes a la insulina y que se han contemplado en experimentos previos, de los cuales dejo aquí un par de ellos (29, 30).
Por otro lado, comentan que la Metformina tiene varias propiedades beneficiosas, como la reducción de la producción de glucosa por el hígado y el incremento en la sensibilidad a la insulina (31) lo cual hace necesarios niveles más bajos de insulina para mantener los niveles correctos de azúcar en la sangre.


Más insulina = más incidencia de cáncer


Y resultados similares en este otro estudio realizado en 2.009: "The influence of glucose-lowering therapies on cancer risk in type 2 diabetes" (32) que se trataba de cohortes retrospectivas de diabéticos tratados en el Reino Unido. Se cogieron 62.809 pacientes y se dividieron en 4 grupos según la medicación que habían llevado:

1. Metformina en monoterapia
2. Metformina + Sulfonilureas
3. Sulfonilureas
4. Insulina inyectada

Resultados:

El grupo de Metformina en monoterapia tuvo la menor incidencia de cáncer, al que dieron un Riesgo basal de 1. Sobre dicho riesgo, los pacientes con terapia combinada de Metformina + Sulfonilureas tuvieron un riesgo 8% superior (HR= 1.08). Los que recibieron sólo Sulfonilureas aumentaron su riesgo un 36% (HR= 1.36) y, finalmente, los que se inyectaban insulina, tuvieron un aumento del riesgo de cáncer del 42 % respecto al grupo de la Metformina (HR=1.42).

Así las cosas, comparando el grupo de referencia de la metformina, el tratamiento con insulina aumentó especialmente el riesgo del cáncer colo-rectal y de páncreas. Ese patrón fue similar en los que recibieron sulfonilureas.

Concluyeron que la utilización de insulina o de secretagogos de insulina (Sulfonilureas) tenían mayor probabilidad de desarrollar cánceres sólidos en relación a los que se medicaban con metformina, sin elevar los niveles de insulina.

En la discusión, comentan que el crecimiento de muchos de estos cánceres está influenciado por el eje del factor de crecimiento derivado de la insulina (IGF-1: Insulin Growth Factor), tal y como lo sugieren estudios observacionales donde se muestra una asociación entre el riesgo de cáncer y los niveles de insulina circulantes en la sangre (33).

Algunos estudios en laboratorios han demostrado que los niveles de insulina pueden tener efectos directos  in vitro sobre el crecimiento, proliferación celular y resistencia a la apoptosis (muerte celular programada) de las células cancerígenas (34, 35).





Quizás era la insulina crónicamente elevada la causa de tantos males, cardiovasculares y cáncer...

...No el colesterol, que tenía más bien un papel de mero espectador.



Resumen final






Jason Fung termina exponiendo de nuevo este diagrama:

Y en la parte inferior a la derecha añade diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer.
Y explica cómo todo este proceso generador del Síndrome Metabólico (Obesidad, HDL bajo, Triglicéridos altos, Hipertensión, Diabetes e Hígado graso no alcohólico) y de las "enfermedades modernas" pasa por un eje presidido por los niveles altos de insulina de forma crónica.

Qué nos eleva la insulina?
Especialmente las comidas con algo índice glucémico, ricas en carbohidratos refinados, azúcares, harinas, comida procesada, bebidas azucaradas, etc.

Qué alimentos apenas elevan la insulina?
Las grasas saludables. Tanto las mono-insaturadas (aceite de oliva, aguacates, frutos secos, olivas, pescados, etc) como las saturadas (carnes, huevos, lácteos enteros, aceite de coco, mantequilla, nata, etc).
Así como los carbohidratos derivados de verduras, hortalizas y legumbre, con bajo índice glucémico.


Los médicos estamos continuamente insistiendo en medidas para evitar la obesidad,
porque ésta es la causante de muchas de las enfermedades modernas. Y pensamos que la excesiva ingesta de calorías y el sedentarismo son la causa de la obesidad, cuando en realidad son la consecuencia.

La consecuencia de un metabolismo "carbo-dependiente" en el que la insulina está continuamente estimulada, ejerciendo orgullosa su función de almacenamiento de grasas, su función de "candado" para evitar la utilización de la grasa corporal como fuente de energía mientras sólo nos deja utilizar los azúcares como fuente de energía.
Una energía mermada (pues gran parte de la energía que transportamos sobre nosotros no tenemos acceso a ella) que, en consecuencia, reduce el metabolismo y, en consecuencia, nos vuelve sedentarios y glotones.

El sedentarismo es la consecuencia de un metabolismo de ahorro que el cuerpo adopta al no tener disponible la energía (guardada en el abdomen bajo el candado de la insulina, que inhibe la lipolisis). No es la causa.

La causa es una ingesta inadecuada de comida basura y de carbohidratos refinados y una pobre ingesta de fuentes ricas de energía como las grasas saludables, sólo porque estudios epidemiológicos de los años 60 nos dijeron que la grasa obstruía las arterias y causaba cáncer.


Cuando con estudios experimentales randomizados de millones de dólares, de largos años, de miles de personas sujetas a una alimentación baja en grasas, nos confirman la NO RELACIÓN entre la grasa y las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la diabetes, la hipertensión y el resto de la enfermedades modernas, en lugar de aceptar que hemos estado equivocados, escondemos los resultados y miramos para otro lado. La industria alimentaria, la farmaceutica y la soberbia del ser humano mantiene un dogma igual que erróneo como si siguiéramos diciendo que la tierra es plana y que es el sol el que gira alrededor de la tierra.

En esta foto, sabiendo que lo que nos engorda es la insulina y no las calorías, fijaros qué
fácil es ver la causa de muchos de nuestros males.
Y si la obesidad es la causa de tantos males y la insulina es la hormona almacenadora de grasa (y de otras muchas funciones perjudiciales), la forma de atacar la raíz de dichos males sería adoptar medidas dietéticas que apuntaran a reducir los niveles de insulina, en lugar de seguir con la teoría antigua de "dieta y ejercicio", reducir grasas, comer menos, movernos más. La teoría que tiene un récord épico de fracaso.


¿La razón de la ausencia de enfermedades modernas en las poblaciones vírgenes?:
La ausencia de insulina elevada

Todas estas civilizaciones no colonizadas, como los inuitas y los masais, que sólo comían carne y
grasa...

... o los kitavanos y los tukisentas, que comían fundamentalmente verduras y hortalizas...

...tenían algo en común: Niveles muy bajos de insulina y una alta sensibilidad a la insulina.
Y tenían en común la ausencia de enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer.

Los niveles bajos de insulina eran común a dichas tribus, que vivían en zonas tan distantes como África y el norte de Canadá o la Polinesia.


Qué tenían en común sus dietas?

Precisamente no era lo que comían lo que tenían en común (grasas unos o verduras otros, ambas buenas), sino lo que no comían: comida moderna, procesada.
Y la ausencia de azúcares y de harinas.




Un saludo a todos los lectores entusiasmados en alimentación y salud

Y enhorabuena a los que, con paciencia, hayan podido leer hasta aquí.

Jorge García-Dihinx Villanova
Pediatra Hospital San Jorge de Huesca
Consulta de Digestivo y Nutrición



Come comida real, sin procesar


P.D: En una futura entrada podríamos hablar de otro de los generadores de las enfermedades modernas, las grasas trans (aceites vegetales hidrogenados) de la mayoría de la comida procesada.




113 comentarios:

  1. Qué pasada! Este estudio requiere mucho tiempo y documentación
    Gracias
    Isabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, soy Theresa Williams Después de estar en relación con Anderson durante años, él rompió conmigo, hice todo lo posible para traerlo de vuelta, pero todo fue en vano, lo quería de vuelta tanto por el amor que tengo por él, Lo supliqué con todo, hice promesas pero él se negó. Le expliqué mi problema a mi amiga y me sugirió que preferiría contactar a un conjurador de hechizos que me pudiera ayudar a lanzar un hechizo para traerlo de vuelta, pero soy el tipo que nunca creyó en el hechizo, no tuve más remedio que intentarlo, Envió por correo al conjurador de hechizos y me dijo que no había ningún problema de que todo saldría bien antes de tres días, que mi ex volvería a mí antes de tres días, lanzó el hechizo y sorprendentemente en el segundo día, fue alrededor de las 4 pm. Mi ex me llamó, me sorprendió tanto, respondí la llamada y todo lo que él dijo fue que él estaba tan arrepentido por todo lo que pasó que él quería que yo regresara a él, que él me ama tanto. Estaba tan feliz y fui a él que fue así como empezamos a vivir juntos, felices otra vez. Desde entonces, he hecho la promesa que cualquier persona que conozco que tenga un problema de la relación, yo sería de ayuda a tal persona refiriendo él o ella al único lanzador mágico verdadero y de gran alcance que me ayudó con mi propio problema. Correo electrónico: drogunduspellcaster@gmail.com puede enviarle un correo electrónico si necesita su ayuda en su relación o cualquier otro caso.

      1) Hechizos de Amor
      2) Hechizos de Amor Perdido
      3) Hechizos de divorcio
      4) Conjuros de Matrimonio
      5) hechizo de enlace.
      6) Conjuros de desintegración
      7) Desterrar a un amante pasado
      8.) Quieres ser promovido en tu oficina / Lotería
      9) quiere satisfacer a su amante
      Póngase en contacto con este gran hombre si tiene algún problema para una solución duradera
      A través de drogunduspellcaster@gmail.com

      Eliminar
  2. Lo he leído del tirón y se me han disparado los niveles DE TODO. La buena noticia es que con lo que ha sobrado me he construido una mansión de ladrillo la mar de elegante. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja,

      muchas gracias por vuestros comentarios de agradecimiento

      Un saludo,

      Jorge

      Eliminar
  3. Gracias por compartir tus conocimientos Jorge, se percibe mucho trabajo y entusiasmo detrás de tus entradas. A ver si encuentras tiempo y algún día nos explicas que comer para favorecer el aumento de masa muscular en ectomorfos que practicamos Hiits y pesas y cardio ligero.Me alimento como tú desde hace tiempo, y tengo un cuerpo parecido al tuyo, pero quizás 3 o 4 kg más de musculo me conferirían una apariencia más saludable,con rasgos menos pronunciados.Nuevamente gracias Jorge, tu labor es encomiable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Robert,

      en su libro Body by Science, el Dr. Doug McGuff explica que con un mismo tipo de entrenamiento de musculación, unas personas desarrollan más masa muscular y otras menos. Y no precisamente eso tiene proporción directa con la fuerza muscular de uno o del otro.

      El entrenamiento de pesas de resistencia (High Intensity Strength Training) es para mí el más saludable, con sólo una serie, muy lenta, hasta el fracaso muscular, de 5 o 7 ejercicios, realizado una vez cada 4-9 días, según personas.

      La mayor ingesta de proteínas no confiere mayor masa muscular.
      La masa muscular se genera como respuesta a un estímulo de ejercicio de la suficiente intensidad.
      Ahora bien, si haces mucho ejercicio, tu ingesta de proteínas quizás en lugar de ser el 15-20 % de tus calorías podría llegar a ser el 30%, pues vas a necesitar más proteína para ese músculo que entrenas.

      Pero como te digo, es estético. Personas con menos masa muscular puede desarrollar más fuerza que otros con mayor masa como respuesta al entrenamiento.

      Un saludo!

      Jorge

      Eliminar
  4. Una pasada, me ha gustado y he aprendido mucho, gracias por tomarte el tiempo de escribir este excelente artículo!

    ResponderEliminar
  5. Gran artículo. Muy elaborado y esclarecedor. Gracias. Respecto a zumos naturales y fruta, Convendría moderar la ingesta cuando son de frutas ricas en fructosa?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      la fructosa es el carbohidrato natural de la fruta, en general de todas las frutas.

      Otra cosa es la carga glucémica o la densidad de fructosa respecto de la fibra de la fruta o de su cantidad de agua.

      Los frutos rojos (fresas, frambuesas, moras) tienen una menor densidad de fructosa (unos 5-6 g) por cada 100g de fruta, mientras que el plátano tiene hasta 20 g de CH por cada 100g.

      Los zumos tienen el "veneno" (la fructosa) sin el antídoto (la fibra) por lo que no los recomiendo para nada. Ni los naturales exprimidos.

      La fruta se mastica, no se bebe.
      Ahora bien, según la carbo tolerancia de cada uno, deberá tomar fruta sin problemas o deberá reducirla o moderarla.

      Todos los nutrientes de las frutas los tienes en las verduras, con una carga glucémica muy inferior y con muchos otros nutrientes añadidos.

      Un saludo,

      Jorge

      Eliminar
  6. Básicamente,cabe concluir,que digan lo que digan los resultados de estos estudios,lo que mandan es lo que diga la industria farmaceutica.
    Es ésta la que dice a los médicos,qué es verdad y qué no,en función de los beneficios que ella pueda conseguir.
    Esto no ocurriria,si los medicos fuesen honestos,pero lo cierto es que no lo son.Los visitadores médicos,de toda la vida,un trabajo muy lucrativo,saben mucho de esto.Los regalitos de todo tipo,que los laboratorios hacen,para torcer la voluntad del médico,es conocida por cualquiera que haya profundizado un poco en el tema.Basta con estar esperando en la consulta de tu médico,y ver como generalmente un joven o una joven,se cuela entre pacientes y está unos minutos con el médico.Esto se prohibio hace tiempo,pero se sigue viendo.
    En estos momentos,la Generalitat de Cataluña,está intentando que los laboratorios aporten listados de estos regalitos.Con la resistencia de unos y de otros.
    Más claro,el agua.
    Por otra parte,hace ya mucho,un Nobel de farmacia,publicaba en el periodico EL PAIS,que ningun laboratorio,iva a crear un farmaco que curase realmente una enfermedad.Eso no es negocio.El negocio,es un consumidor de por vida.Y si se muere,hay más.
    Si realmente tienes el problema de la diabetes 2,como yo,más vale que estudies por tu cuenta,o acudas a cualquier cosa que no sea la medicina oficial y su mafia farmaceutica.
    Quien realmente esté interesado en esto,no tiene más que poner en Google:industria farmaceutica y corrupción del sistema de salud,en España.
    No dejes tu salud,en manos de ésta mafia,o lo pagaras caro.

    ResponderEliminar
  7. Genial como siempre, con una cantidad de información que da gusto. Una duda, vengo leyendo en diferentes sitios que los lácteos si que tienen una respuesta insulunica muy alta, de hecho Jason Fung ( en su libro sobre el ayuno) comenta que la proteína animal tiene una respuesta insulunica igual o mayor que los CH. En este otro artículo se enlazan estudios donde corroboran está relación: http://www.fitnessreal.es/hormonas-volumen-4-insulina-2/
    Gracias de antemano por tu trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Correcto,

      las proteínas del suero de la leche (whey en inglés) tienen una alta respuesta insulínica y pueden engordar a personas con insulino resistencia.

      Las grasas son el macro nutriente que menos eleva la insulina, prácticamente nada.
      Por eso la LCHF es una alimentación baja en carbohidratos, alta en grasas saludables y moderada en proteínas, no alta en proteínas

      Un saludo!

      JOrge

      Eliminar
  8. Un artículo genial, sólo hay una cosa que no me convence y es la exclusión de la sal en los problemas de hipertensión. Está demostrado que la gente con hipertensión si toma sal se dispara la tensión arterial, no quita que los carbohidratos ayuden también al problema pero da la sensación de que sólo los productos con altos niveles de carbohidratos son el problema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho no está demostrado, la sal no empeora la hipertensión en todos los casos. Y jamás la provoca en primer lugar de todos modos. Salt Fix es un gran libro al respecto. Pero las personas hipertensas tienen que tomar cantidades moderadas de sal, ya que los niveles bajos de sal son mucho más peligrosos que los elevados, incluso para las personas hipertensas. Bueno, realmente lo que tienen que hacer es quitarse la hipertensión atacando la causa principal, pero esa es otra historia.

      Eliminar
    2. El mito de la dieta baja en sal para tratar la hipertensión es otra de las entradas que tengo pendientes de escribir, también basado en una charla de media hora del Dr. Jason Fung.

      Pero voy a esperar a leer Salt Fix (ya lo he pedido por Amazon, donde pido todo) para tener más información al respecto.
      Reducir la ingesta de sal puede hacer que bajes un par de puntos tu tensión, pero pagando el precio de subir los niveles de Renina, de aldosterona y de angiotensina. Justo las hormonas que intentamos bajar con los medicamentos para la hipertensión (inhibidores de la enzima conversora de la angiotensina).

      De manera que se ha visto en estudios que, en personas con dieta pobre en sal, la mortalidad cardiovascular, en lugar de disminuir... aumentaba!

      Más en una futura entrada,

      Un saludo,

      Jorge

      Eliminar
  9. Me a parecido interesantísimo este estudio y la inmensa recopilación de datos y documentación que has aportado. Me lo he leído entero y a pesar de su extensión nono me he aburrido, más bien todo lo contrario. Muchas gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tener la paciencia de leerlo Juande.

      Cada artículo de estas dimensiones me lleva un mes...

      A ver si el siguiente es un poco más escueto.

      Un saludo y gracias,

      Jorge

      Eliminar
  10. Interesantísimo artículo con un punto de vista no muy común, pero el que se agradece. Hay veces que los que pensamos así parecemos locos...
    Magnífico. No puedo decir nada más sobre él. Mi enhorabuena por saber expresar y mostrar una idea tan difícil de creer en esta sociedad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tus líneas de agradecimiento, especialmente después de leerte este tocho de artículo!

      Eliminar
  11. Hola, Jorge!

    Gracias infinitas por tu magnifico trabajo y por compartirlo tan generosamente.
    Quisiera hacerte una consulta. Espero me respondas, por favor, ya que estoy algo preocupada.

    Desde hace casi 3 meses, intento seguir tus consejos en cuanto a nutrición. He renunciado al azúcar, pan, harinas, alimentos procesados, etc. y he seguido una dieta baja en carbohidratos refinados y alta en grasas saludables, consumiendo comida “de verdad”.

    Al principio, lejos de sentirme bien, empecé a padecer todo tipo de problemas digestivos: distensión abdominal, muchos gases, estreñimiento... Eso sí, perdí unos 10 kg. (tenia sobrepeso de 20 kg)

    El médico de cabecera me hace analítica y como resultado me encuentro con lo siguiente:

    En una analítica del mes de abril, antes de cambio hábitos alimentarios, el colesterol total era de 302 ahora ha bajado a 276
    HDL 69.7 / analítica mes de abril: 80 (también ha bajado)?
    LDL 183.1 / “ “ “ : 197.6
    Y lo que realmente me asombra, tras tres meses sin consumir azúcar:
    Glucosa: 117!! antes 87
    Aparte de estos cambios, me encuentro con muchos asteriscos:
    Hematies: 6. 07
    VCM: 75.3
    VPM: 14.3

    y unos cuantos asteriscos más decoran mi analitica....

    Lo curioso es que el médico no hace comentario alguno al respecto, ni siquiera sobre la glucosa tan alta en ayunas, eso sí, me señala y subraya con su bolígrafo el colesterol... Mandando estatinas (que mi cuerpo no tolera) o, en última instancia, me receta armolipid plus, dieta y ejercicio.
    Considero que la alimentación que estoy siguiendo, libre de azúcares, productos procesados, pan, harinas, etc. y alta en grasas buenas: huevos, aguacates, aceite de oliva, frutos secos, etc. es lo adecuado, junto con largas caminatas ya que debido a una lesión en la columna no puedo permitirme hacer ejercicios muy “contundentes”. ¿Qué opinas al respecto? ¿A qué se puede deber este desbarajuste si ahora llevo una vida más sana que hace unos meses? ¿Esa glucosa tan alta?
    Ah, un detalle más: No consumo leche de origen animal, pero si de origen vegetal, de
    avena- amendras ¿puede esto dar niveles de glucosa tan altos ?
    En fin, estoy hecha un lio.
    Espero puedas ayudarme a aclarar las dudas.

    Disculpas por el “rollazo” y muchas, muchísimas gracias de antemano.









    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La leche de almendras es 1% de almendras y resto azúcares. Seguramente es una de las causas de tu problema.

      Eliminar
    2. Algo sospechaba, sromero... Aunque la que consumo deja claro que no contiene azúcar añadido: agua,avena:14%,almendras:3,5%, emulgente: lecitina de soja, sal marina. Es evidente que son carbohidrato puro y duro, un chute de glucosa, vamos. Muchas gracias por responder. Un saludo:)

      Eliminar
  12. Gracias, Jorge, por tanto trabajo y tan bien hecho. Estoy segura de que estos artículos que publicas y que tantas personas leemos, junto con el "boca a oreja" que hacemos, terminarán por calar en la clase médica más clásica, más reacia o más apática (por no decir vaga, en el sentido de dejarse dirijir por las farmacéuticas que son las que les pagan los congresos a cuerpo de reyezuelos, etc). De lo contrario, sencillamente no les haremos caso.
    Lo dicho, muchas gracias, y ¡sigue, sigue, no pares!
    Ángeles

    ResponderEliminar
  13. Hola, Jorge!

    Gracias infinitas por tu magnifico trabajo y por compartirlo tan generosamente.
    Quisiera hacerte una consulta. Espero me respondas, por favor, ya que estoy algo preocupada.

    Desde hace casi 3 meses, intento seguir tus consejos en cuanto a nutrición. He renunciado al azúcar, pan, harinas, alimentos procesados, etc. y he seguido una dieta baja en carbohidratos refinados y alta en grasas saludables, consumiendo comida “de verdad”.

    Al principio, lejos de sentirme bien, empecé a padecer todo tipo de problemas digestivos: distensión abdominal, muchos gases, estreñimiento... Eso sí, perdí unos 10 kg. (tenia sobrepeso de 20 kg)

    El médico de cabecera me hace analítica y como resultado me encuentro con lo siguiente:

    En una analítica del mes de abril, antes de cambio hábitos alimentarios, el colesterol total era de 302 ahora ha bajado a 276
    HDL 69.7 / analítica mes de abril: 80 (también ha bajado)?
    LDL 183.1 / “ “ “ : 197.6
    Y lo que realmente me asombra, tras tres meses sin consumir azúcar:
    Glucosa: 117!! antes 87
    Aparte de estos cambios, me encuentro con muchos asteriscos:
    Hematies: 6. 07
    VCM: 75.3
    VPM: 14.3

    y unos cuantos asteriscos más decoran mi analitica....

    Lo curioso es que el médico no hace comentario alguno al respecto, ni siquiera sobre la glucosa tan alta en ayunas, eso sí, me señala y subraya con su bolígrafo el colesterol... Mandando estatinas (que mi cuerpo no tolera) o, en última instancia, me receta armolipid plus, dieta y ejercicio.
    Considero que la alimentación que estoy siguiendo, libre de azúcares, productos procesados, pan, harinas, etc. y alta en grasas buenas: huevos, aguacates, aceite de oliva, frutos secos, etc. es lo adecuado, junto con largas caminatas ya que debido a una lesión en la columna no puedo permitirme hacer ejercicios muy “contundentes”. ¿Qué opinas al respecto? ¿A qué se puede deber este desbarajuste si ahora llevo una vida más sana que hace unos meses? ¿Esa glucosa tan alta?
    Ah, un detalle más: No consumo leche de origen animal, pero si de origen vegetal, de
    avena- amendras ¿puede esto dar niveles de glucosa tan altos ?
    En fin, estoy hecha un lio.
    Espero puedas ayudarme a aclarar las dudas.

    Disculpas por el “rollazo” y muchas, muchísimas gracias de antemano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mariló,

      la leche de almendras no es leche, aunque tenga color blanco.
      En general la leche de almendras, de avena o de arroz tienen una alta carga glucémica.
      Mejor tomar leche entera, fresca (de la que dura sólo 3 días en la nevera) o bien conseguir leche de vaca de verdad (de algún ganadero amigo) y hervirla tú misma. Esa leche sí que es nutritiva.
      Si no puedes tolerar la lactosa, puedes tomar fermentados, como yogures, kéfir, etc. Siempre enteros, claro.

      Tu glucosa de 117 no me cuadra nada.
      Quizás si habías tenido una mañana estresada? El cortisol es hiperglucemiante...

      Yo repetiría la analítica y pediría glucosa e insulina en ayunas, así como una HbA1c (hemoglobina glicada).
      Lo del descenso de tu HDL tampoco es muy explicable, pues lo elevan las grasas saturadas.
      Tus hematíes están altos pero no lo veo un problema.

      Lo dicho, si puedes repite analítca añadiendo dichos valores y, si puedes, evita esas leches que no son leches.

      Un saludo!
      Jorge

      Eliminar
    2. Hola de nuevo, Jorge!

      Tenes razón, una cosa no tiene que ver con la otra, aunque coincidan en el color ;) ¿Ves? A algunas aún nos queda mucho por aprender para no seguir cayendo en las garras de la industria alimentaria y sus triquiñuelas... “ Baja en grasas” reza la etiqueta de dicha “leche”, por cierto.

      Así que seguiré tu consejo; consumir leche de toda la vida, entera y verdadera y sus derivados.
      La subida de glucosa a 117 tampoco me cuadra. Me están haciendo pruebas a ver si padezco de colon irritable, por aquello de los problemas digestivos, supongo que de ser así, también influirá en el cortisol (eso, o los tropecientos pinchazos en busca de la vena perdida, por parte de la extractora de sangren novata... La perdono ;) )
      Repetiremos analitica, pues. También ahorraré un pastizal en bebidas vegetales, llámese “leche” de arroz, de avena, nuez, almendra...

      Muchísimas gracias por todo, Jorge. No sabes cuánto valoro/valoramos (me atrevo a decir) tus conocimientos, tu esfuerzo, tu generosidad y sobre todo, tu capacidad para compartir desde la sencillez y esa enorme humildad.

      Un abrazo

      Eliminar
    3. Respecto a las estatinas, ya sabes que en mujeres en prevención primaria no se han hallado beneficios.

      Las indicaciones actuales para la utilización de estatinas ya no se basan en un número absoluto de colesterol total o de LDL sino en una suma de factores de riesgo: HTA, hábito tabáquico, diabetes, varón, etc.

      Y aún en esos casos, considero más útil una comida libre de carbohidratos refinados y con grasas saludables como la mejor opción.

      Me faltan tus triglicéridos para completar el cuadro.

      Un saludo!

      Jorge

      Eliminar
    4. Hola, Jorge!

      De cualquier forma, estatinas ya me recetaron una vez y acabé en urgencias... Allí me dijeron que no las toleraba. Ahora el médico de cabecera insiste en recetarlas de nuevo, cambiando de marca (?) como me da miedo tomarlas, me dice que de momento pruebe con Armolipid plus, un producto "natural", según él, aunque no tan eficaz... Los factores de riesgo que considera son mis antecedentes familiares de diabetes e infartos...
      los triglicéridos: 116.0
      De acuerdo contigo, preferible dieta libre de carbohidratos refinados y con grasas saludables. En ello estoy. Y esperando hacer nuevas analíticas a ver qué pasa :)

      Mil gracias!

      Saludos


      los triglicéridos: 116.0
      Confío

      Eliminar
    5. Hola, las horchatas vegetales las puedes hacer tú misma. Primero se hace una pasta de frutos secos (avellanas, almendras, nueces, sésamo...): hay que picar los frutos secos en casa porque los del supermercado han perdido sus grasas y omega-3 por el camino, se añade aceite de coco o un aceite de frutos secos pero nada de azúcar ni harinas. Esa pasta se puede mezclar con los yogures o diluirla en un vaso de agua. Lo que venden como bebidas vegetales en las tiendas es pura agua con azúcar pero estas pastas de frutos secos son un chute de energía saludable.

      Eliminar
  14. Hola Jorge,

    ¡¡Que duros son los San Fermines en mi tierra sin comer apenas hidratos y cerveza ¡¡¡ ja ja ja

    Muchas gracias de nuevo por estos estudios tan documentados. Verdaderamente tienen mucho trabajo y todos te lo agradecemos. Llevo ya 8 meses comiendo "BIEN" ( y eso que antes tambien comía "bien" y me siento genial (toda mi familia y yo).

    Aunque últimamente ya no hablo con la gente de mi alrededor del tema, me doy por vencido (me toman por loco). Las recomendaciones internacionales están muy instauradas y arraigadas en la sociedad y a simple vista se ven los resultados, pero todos (sanitarios y no sanitarios) continúan ciegos ante la evidencia.

    Me ha gustado una frase en la que dices que se prefieren tomar una pastilla que evite que absorbas tanta grasa e hidratos antes que comer bien...eso lo resume todo...tenemos un problema bestial de educación alimentaria y personal..

    Por otro lado te hice una pregunta en una de tus entradas, pero supongo que con tantas entradas y con el trabajo documental de la ultima, ni la has visto..

    Te la pego aquí, a ver si puedes contestarla:

    "Yo tengo una duda que me deja perplejo,
    Como es posible que gente de veinte años esten tan marcados y definidos en la sala de musculacion, si se ponen hasta arriba de hidratos, pasta, arroz, maltodextrina y proteínas. ..y apenas comen grasa !!! Donde esta la triponcia por comer hidratos !!!!

    Gracias

    Mil gracias de nuevo por tu trabajo Jorge

    Josema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin ser experto en la materia pero tras haber pasado por gimnasio con dietas hiperproteicas, ricas en hidratos y luego probar paleo, diría que una alimentación rica en hidratos sumada a una demanda energética muy alta por los ejercicios de musculación hace que esos hidratos no acaben como grasa acumulada, sino que se utilice prácticamente todo para generar adenosina trifosfato, la molécula que se acumula en los músculos para darles energía inmediata. Por eso no ves gente obesa a pesar de ponerse hasta arriba de hidratos.

      Esto también puede hacerse a través de las grasas, de hecho las grasas dan más energía que los hidratos, pero la eficiencia energética del proceso es menor, tarda más. De ahí que haya atletas de paleo recurran a hidratos en los momentos de alrededor del entrenamiento y competición para poder tener esa energía disponible casi inmediatamente.

      La parte negativa de tomar tantos alimentos es que el metabolismo sufre más, ya que está teniendo que procesar mucha más cantidad de materia.

      En resumen, este artículo habla de gente con unas necesidades energéticas normales, para darle al cuerpo lo necesario energéticamente hablando para funcionar y quizá algo de deporte. No para alguien con unas necesidades energéticas más específicas que pueden comportarse de otra forma.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Tenía tu comentario para contestar Josema,

      pero tengo muchos comentarios y correos atrasados y no encuentro tiempo para responderlos.

      La sensibilidad a la insulina que tienen mucha gente que hace musculación le permiten no acumular grasa a pesar de comer muchos carbohidratos. Lo mismo me pasaba a mí y le pasa al asiático comiendo arroz.

      Pero la sensibilidad a la insulina se va perdiendo con la edad y esa misma gente, en unos años, empezará a echar barriga si no cambia la alimentación alta en CH.

      Las pesas son un entrenamiento de alta intensidad que vacían de forma brusca el glucógeno de los músculos, haciendo que sus células musculares, ávidas de nuevo glucógeno, sean muy, muy sensibles a la insulina. De manera que con una gota de insulina, el plato de pasta va al músculo y luego, una vez se retira su insulina, vuelven a seguir quemando grasas.

      Es clásico ver en los gimnasios a la gente que hace pesas, muy definida, por dicho motivo.
      Mientras que mucha gente con sobre peso se pega horas en la cinta rodante, andando o corriendo suave y sigue con sobre peso. No hacen un ejercicio de intensidad suficiente como para poner en marcha la "cascada amplificadora" que vaciaría de forma brusca el glucógeno muscular, haciéndoles más insulin sensibles.

      Las pesas o cualquier ejercicio intentso (HIIT o HIST) es una de las mejores maneras de aumentar la sensibilidad a la insulina.

      Las bebidas azucaradas, por contra, tomadas durante mucho tiempo, crean un hígado graso no alcohólico, donde empieza la resistencia a la insulina que, con el tiempo se generaliza al resto del organismo.
      Por eso ahora en Asia engordan tanto con el arroz, porque llegaron las bebidas azucaradas.

      Un saludo y gracias por vuestras aportaciones!

      Jorge

      Eliminar
    3. Hola, Josema.

      Completo lo que dice anónimo sobre el tema. Llevo yendo al gimnasio unos 25 años, empecé muy joven, practicando culturismo parte de esos años. Nunca he tomado anabolizantes pero sí he hecho lo que hacen la mayoría de personas que practican ese deporte, que son los ciclos de volumen y definición. En volumen te inflas de carbohidratos (mucha patata, arroz y pasta), tomas mucha proteína además y muy poca grasa y te puedo decir que te pones de gordo como una vaca de esas que ve tan a menudo Jorge en su querido Pirineo. Ahora bien, estás fuerte, muy fuerte, con mucha masa muscular y haces unos entrenamientos brutales con mucho desgaste muscular. Los culturistas fuera del periodo de competición lucen barrigas cerveceras.

      Luego viene el periodo de definición y la base para eso es una bajada en la ingesta calórica y una disminución tremenda en la ingesta de hidratos de carbono. Sigues tomando bastante proteína y disminuyes hasta la mínima expresión la ingesta de grasa. Ahí pierdes muchísima grasa y como ves, para perder esa grasa la base es disminuir muchísimo la toma de hidratos de carbono.

      En los gimnasios no abundan las personas que están muy marcadas y muy musculadas, pero te puedo decir que un gran porcentaje de esas personas (más de lo que te puedes imaginar) no están jugando limpio, es decir, están haciendo ciclos de anabolizantes esteroides y eso lo cambia todo. En ese juego ya no sirve lo que va promulgando Jorge, es otra historia totalmente diferente.

      También existen genéticas privilegiadas que se inflan de hidratos y están marcados y musculados. Personas muy sensibles a la insulina y que les aprovecha muy bien todo lo que comen, pero también te digo que esos metabolismos se van degradando con el abuso de tanto carbohidrato y al final, conforme pasen los años, te es más difícil mantener ese estado de definición y musculación. Hay muchos casos de culturistas y atletas en otras disciplinas deportivas que son diabéticos tipo 2 por tantos años haciendo dietas con esas cantidades ingentes de carbohidratos. Hay que tener en cuenta que nuestras células pancreáticas tienen una vida útil limitada de producción de insulina (unos más que otros). Con esas formas de comer tan altas en CH lo que hacemos es acelerar la degradación de esas células. Si pudiéramos vivir hasta los 150 años, por ejemplo, con una alimentación normal (no la LCHF), todos seríamos, al final, diabéticos.

      Saludos.

      Eliminar
    4. Jolín, mientras contestaba veo que Jorge también lo ha hecho y se ha adelantado.
      Jorge, descansa hombre, jajajajajajaja.
      Saludos.

      Eliminar
  15. Jorge, no sé qué decir ante tal currada descomunal y la cantidad de información que nos pones delante. Solo GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja...

      gracias a ti. La verdad es que esta entrada me ha costado un mes entero escribirla, pues tuve que buscar cada uno de los artículos científicos y leérmelos bien.

      Una paliza, pero ha merecido la pena para los entusiastas que os la habéis leído.

      Gracias a vosotros!

      Jorge

      Eliminar
  16. Hola Jorge,

    Magnifico post aunque creo que te falta añadir una variable que cada día que pasa se está viendo tiene un impacto muy alto en nuestra salud general. Esta variable es la cantidad de fibra que consumimos.

    Si algo tienen en común todas las sociedades que has puesto, es su alto consumo de fibra. Estas sociedades consumian entre 100 - 150g diarios de fibra (proveniente de raices, semillas, vegetales, frutas etc..). Una persona a día de hoy ingiere de 5 a 15g.

    ¿Porque la fibra? Porque hay una parte muy importante de la fibra (fibra prebiotica) que llega al intestino grueso intacta y que es fermentada por nuestra flora intestinal (microbiota). Las bacterias en nuestro intestino (que son 100 billones) se alimentan de esta fibra y liberan acidos grasos de cadena corta (butirato, acetato...), vitaminas del tipo B, vitamina K etc... que son esenciales para nuestra salud además de que la flora es responsable del 80-90% de nuestro sistema inmunitario y mantiene una conexión bidireccional con nuestro cerebro ( a través del nervio vago).

    A día de hoy, hay un montón de investigaciones que tratan de mostrar evidencia de que un consumo bajo en fibra añadido a el estilo de vida moderna (poco contacto con naturaleza, abuso de antibióticos, estres, comida basura etc..) provocan disbiosis (poca diversidad de bacterias, aumento de patógenos) en nuestra flora intestinal.

    La disbosis parece ser la causa de muchos problemas modernos tales como obesidad, diabetes, intolerancias, alergias, problemas mentales, problemas digestivos etc...

    Ojo con las dietas bajas en carbohidratos. Baja en carbohidratos y alta en grasas si pero incluyendo mucha fibra.

    //Fran

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fran,

      gracias por tu comentario.

      Una alimentación LCHF equilibrada siempre lleva consigo un amplio consumo de verduras, hortalizas y legumbres.

      La fruta depende de lo carbo tolerante que sea uno. Todos los beneficios de la fruta los tienes en las verduras.

      Son la fuente como la naturaleza nos ofrece los carbohidratos y son la base de los carbohidratos de la dieta.
      La fibra es como un anti-nutriente, que enlentece la digestión de los alimentos.
      Digamos que la naturaleza nos ofreció el veneno (fructosa) envuelto en el antídoto, la fibra, la celulosa de las verduras.
      Por eso hay "antídoto" en las verduras, frutas y hortalizas.
      No hay fibra en la carne y en la grasa porque no es necesario. No hay veneno.

      Los inuitas y los masais sólo tomaban carne básicamente y no padecieron enfermedades modernas ni cáncer de colon.

      La fibra, per sé, añadida a una dieta particular, no se ha visto en estudios randomizados que disminuya la incidencia de cáncer de colon, como siempre hemos pensado.

      Buscaré la bibliografía y la aprotaré.

      Un saludo y gracias de nuevo,

      Jorge

      Eliminar
  17. el planteamiento del artículo es el correcto, y además es el único verdadero que existe. Existen poblaciones localizadas en el mundo que son extremadamente longevas, especialmente en ambientes rurales y con dietas muy diversas: en Suiza con lacteos y carnes, en Japón con pescado y verduras y etcetera.

    El único denominador común que les une a todos es la ausencia del consumo de procesados industriales.

    Las dietas que intentan evitar determinado ingrediente de la dieta no hacen más que de tapaderas para una realidad incómoda: el siglo XX supuso un gran avance en la salubridad alimentaria gracias a los procesos industriales, pero el coste a pagar ha sido muy alto. Hoy se puede producir y dar de comer a todo el planeta de otra manera, pero toda esa formidable maquinaria industrial heredera del siglo pasado se resiste a su transformación.

    Esas resistencias llegan a nosotros también en formas de dietas milagrosas, que culpabilizan a algún elemento concreto de la dieta y que propagadas por los medios. Los dietistas mediaticos se esfuerzan en señalar a algun culpable: ayer el colesterol, hoy los carbohidratos y suma y sigue.

    Pero la única realidad es que sólo hay un dieta milagrosa: la de la comida lo mas fresca y natural posible.










    ResponderEliminar
  18. Soy diabético tipo 1, y al leer el documento y pensar que lo que me inyecto todos días, desde hace 25 años, puede ser la causa de mis futuros problemas, me ha dejado patidifuso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. koli, tal como yo lo entiendo, no es que la insulina sea mala, lo que es malo es los niveles elevados crónicamente de insulina. En tu caso (diabetes tipo 1) imagino que es muy difícil que eso te suceda.

      Eliminar
    2. Si sabes inglés yo echaría un vistazo al libro Dr. Bernstein's Diabetes Solution, te será de ayuda seguro.

      Eliminar
    3. Hola,

      los diabéticos tipo 1 deben pincharse insulina pues su páncreas no la fabrica.

      Pero las unidades de insulina dependen, entre otras cosas, de las raciones de carbohidratos.

      De manera que, si reduces tus carbohidratos refinados (azúcar, pan, pasta, patata, arroz, fruta) y haces que la fuente de tus CH sean las verduras, hortalizas y alguna legumbre y, por otro lado, aumentas tu ingesta de grasas saludables (huevos, aguacates, aceite de oliva, frutos secos, pescados, carne, mantequilla, olivas, nata, etc) podrás pincharte menos unidades y también tendrás menor posibilidad de error.

      Es la ley de los pequeños números.
      Con dosis pequeñas, errores pequeños.

      Te aconsejo leer el libro Dr. Bernstein's Diabetes Solution.

      Y escuchar alguno de los vídeos del Dr. Troy Stapleton en youtube sobre el manejo de la diabetes con low carb.

      Un saludo!

      Jorge

      Eliminar
    4. el manejo actual de la DM tipo 1 con tanta carga de carbohidratos (55-60 % de las calorías) hace que los DM tipo 1 tengan que pincharse tanta insulina que incluso se convierten en un mix entre tipo 1 y tipo 2, pues tanta insulina empieza a causar también insulino rsistencia.

      Menor carga de CH y menor dosis de insulina es lo más saludable

      Un saludo

      Eliminar
  19. Jorge, muchas gracias por tu esfuerzo. Con tus análisis de los estudios existentes, nos aclaras conceptos e ideas que son muy necesarios para intentar llevar una vida más sana.

    Por mi parte tengo 55 años, soy prediabético y delgado y llevo unos meses intentando comer LOW CARB HEALTHY FAT. Aunque me cuesta bajar la cantidad de frutas y a veces incluyo raciones de quinoa, arroz ó patatas.

    En mi caso, hasta hace poco tiempo, después de entrenar por la tarde, en la cena el cuerpo me pedía, o eso me parecía a mi, meter arroz ó quinoa con el pescado y una buena ensalada con grasas y semillas, de esta forma terminaba más satisfecho.

    Pero estas sensaciones han cambiado (el cuerpo ya no me pide arroz o quinoa) al incrementar los ayunos, que desde hace unas semanas hago cuatro días a la semana (16h/8h). Es decir desde la cena no tomo nada hasta las 14 h del dia siguiente.

    Por tanto actualmente dudo si incluir arroz o quinoa, en las cenas después de entrenar para cargar los depósitos de glucógeno muscular, después de un entrenamiento de alta intensidad de pesas. A tí que te parece?

    Y otra duda que me surge es que he oido que los HC son necesarios para que el cuerpo a partir de ellos produzca varias hormonas necesarias. Solo con verduras, hortalizas, legumbres y frutas se activarán esas hormonas???

    Muchas gracias por tu esfuerzo en beneficio de todos tus seguidores.
    Desde Zaragoza saludos de Ciriaco.

    Por cierto las fotos muy buenas, y las previsiones meteo tb.!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ciriaco,

      puedes usar el arroz o, mejor, la quinoa, para cargar tus depósitos de glucógeno antes de un nuevo entreno. No hace falta que lo hagas tras terminar tu entreno.
      Puedes esperar al desayuno del día siguiente, pero no es necesario justo tras el entreno.
      El no recargarlos nada más entrenar permite mejorar el metabolismo "fat-burning".

      Los HC no son necesarios para crear ninguna hormona. La mayoría vienen del colesterol o de proteínas o grasas, pero no es necesario tomar glucosa para generar hormonas.

      Tu hígado puede producir glucosa desde la porción glicerol de los triglicéridos de tu grasa y desde las proteínas de tu dieta.

      Los mejores carbohidratos, como bien dices, son las verduras, las hortalizas y las legumbres. Las frutas, según lo carbo tolerante que sea cada uno, con moderación.

      Un saludo y gracias por tus líneas,

      Jorge

      Eliminar
  20. Para que Juanjo no me acuse de plagio pondré menos:

    GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS

    ja ja ja ja

    Que manera de currar Jorge ¡¡

    Si algún día ves un tío calvo y con perilla aplaudiendo a rabiar en una de tus charlas no llames a la poli ¡¡ que soy yo ¡¡

    Gracias a los dos por contestarme a la pregunta.

    Juanjo no se que edad tienes, pero puede que andemos igual. Como tu llevo mas de 25 años haciendo musculacion, correr, etc...y en efecto tienes razón, nunca entendí eso de la etapa de volumen para después definir..es decir engordaban en invierno acumulando grasa y adelgazaban en verano definiendo..es decir tiraban maltodextrina y proteínas por el retrete

    Pero ahora yo estoy viendo chavales de 22 años secos secos, definidos, currados..como Jorge ¡¡, pero poniendose hasta arriba de cargas de hidratos y sin comer grasa (eso no se veia en mis tiempos)

    Con tu respuesta Jorge me ha quedado claro.

    Por cierto pasé parte de los veranos de mi niñez en Belagua,Belabarce e Isaba y cuando vi el track del Ezcaurre me diste una envidia ¡¡¡
    Oye que hay que hacer para conseguir una ruta contigo?? va por sorteo ??? je je je

    Muchas gracias de nuevo a los dos ¡¡

    Josema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Josema.
      Pues tengo 47, y desde los 20 haciendo pesas. Lo de los volúmenes y definiciones viene de la idea de que no puedes conseguir ganancia muscular sin acompañarlo a su vez de ganancia en acumulación de grasa. Y al revés, no puedes perder grasa sin acompañarlo de algo de pérdida en masa muscular. Con esta antigua premisa lo que hacen es ciclo de volumen, en donde se gana masa muscular y algo (o bastante, según la dieta y los entrenos) de grasa, y luego definición para quitar la grasa que has ganado y algo de músculo y conseguir entre los dos ciclos una ganancia neta de masa muscular magra.
      También se ven en mi gimnasio chavales como tú dices, pero desgraciadamente en mi gimnasio, que no es de los cutres y es un gimnasio bastante normalito, hay mucho chaval que se está metiendo ciclos de anabolizantes y diuréticos. La mayoría de ellos están en esto no por salud o por estar fuertes sino para ligar en la playa y tienen prisa por conseguir la tableta. Por eso te digo que habría que saber la situación particular de cada uno para saber hasta qué punto esa definición está conseguida a base de grandes ingestas de carbohidratos.

      También hay que decir una cosa sobre esta alimentación LCHF y la práctica de las pesas para ganancia muscular. La insulina, como dice Jorge, elevada durante todo el día es muy perjudicial, pero no hay que olvidar que la insulina es una hormona anabólica y a los que hacemos este tipo de alimentación nos va a costar ganar músculo si hacemos una LCHF estricta. Podremos estar muy definidos y musculados pero no con demasiada masa muscular. Yo hace un año que empecé con esto y estaba sobre los 90-93 kilos. Esta mañana me he pesado y estoy en los 78,7kg. Me he desgrasado de forma bestial, al quedarme con una minicintura, etc, aparento más fuerte que antes pero impepinablemente he perdido masa muscular. Aunque para el crecimiento muscular hay otras muchas hormonas y factores en juego, como la hormona del crecimiento que se ve incrementada por ayunos intermitentes, etc, la importancia de la insulina para el anabolismo muscular es incuestionable. Y ojo, no estoy criticando esto, al revés, digamos que "me gusto" más así que como estaba antes y entiendo que ir tirando de mucha masa muscular tampoco es lo natural y lo evolutivamente mejor. Esto lo comento por si hay alguien cuya prioridad es la ganancia muscular, decirle que este tipo de alimentación ( si vas por la vía natural, sin suplementación hormonal) no es la mejor. Si las prioridades son otras, como la salud y el sentirse bien (lo cual para mí, en este periodo de mi vida, es lo más importante) a la mayoría de las personas le irá bien esta forma de comer LCHF.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Se me olvidaba el dato de la altura cuando he dado mis pesos. Mido 1.94

      Eliminar
    3. Menudo armario ¡¡

      Yo antes de esto estaba en 170 cm y 68.5 kg, ahora estoy en 65.5 kg, y no he perdido masa muscular ni mucho menos fuerza (levanto casi mas que antes en todo), y tengo 44 años. Masa grasa aprox alrededor de 9.5%

      Pero para mi es mucho mas cómodo y sano tirar de grasa, que de hidratos, ya no soy un esclavo del comer 5 veces al día.

      Después de entrenar a temporadas, meto un batido de proteína al 85% con un plátano (casi prohibido en esta dieta, pero por 3 plátanos a la semana..), y lo hago a propósito para estimular un poquito la insulina y después a cenar tan ricamente.

      Ni gano, ni pierdo peso (no quiero perder mas, que estoy en el pellejo...aunque no tanto como Jorge ¡¡), legumbres 1 o 2 por semana (ya que no quiero perder mas), el resto verduras, hortalizas, 1 pieza de fruta diaria, carnes, pescados, huevos (unos 10-12 por semana),1 yogurt griego diario (de yogurtera), mantequilla, nueces, almendras, aceite coco, aceite oliva, todo sin procesar apenas.

      Lo que mas me ha costado ha sido mi pinta de trigo de fin de semana y la media barra de pan que almorzaba .
      Con mi estatura ahora parezco menos, lleno menos la ropa, pero me siento tan bien, me siento tan sano que no lo cambio.

      Creo que debemos acostumbrarnos al sabor de las cosas...Por ejemplo a la gente no le gusta el café, le gusta el café con azúcar...al final hemos alterado el sabor natural, y todo es muy artificial.

      Cuando paso por pastelerías me atrae el aroma, pero no lo cambio por como me siento.
      Eso sí en alguna ocasión como por educación algo que me ofrecen y todo me sabe muy muy dulce.

      Un saludo Juanjo, y nos seguimos leyendo por aquí

      Eliminar
    4. Josema, por lo que te estoy leyendo veo que lo estamos haciendo prácticamente igual y las sensaciones son igual de buenas. Comemos muy parecido (yogur griego, frutos secos,etc). Me has dado una idea con lo del batido de protes con plátano. Creo que te lo voy a copiar porque mi insulina lleva un año muy muy parada, estoy haciendo esto de forma muy estricta y creo que hay que darle vidilla a la insulina de vez en cuando. Yo sí he perdido fuerza, no mucha pero he perdido, aunque como tú he ganado en muchas otras cosas y hace que esto me merezca mucho la pena.

      Saludos.

      Eliminar
    5. Josema, tienes toda la razón: las cosas son cada vez más dulces. Yo nunca le he echado azúcar al café ni a los yogures ni a la nata montada, el único chocolate que considero como tal es el negro y una galleta María me parece dulce, cuando la mayor parte de la gente que conozco la considera neutra. Nunca he sido muy frutera pero cada vez menos porque las frutas son cada vez más dulces, que algunas parecen gominolas. Y no sólo por las cantidades industriales de azúcar que lleva la comida industrial sino por los edulcorantes artificiales que, encima, saben mal. Alguna vez he probado productos que sobrepasan el dulce y tienen un gusto metálico, arenoso, polvoriento... no sé cómo describirlo. Aparte de la textura, !esas cremas hechas con margarina que te alquitranan el paladar! Con tantos sabores artificiales la gente ya no distengue el sabor de las cosas, se les ha atrofiado el gusto.

      Eliminar
  21. Bestial Jorge, bestial!

    Todas tus entradas son magnificas pero estas dos últimas son TOP. Y después de haber hecho un laborioso trabajo, ahora toca por nuestra parte ( los lectores ) compartirlo, y a ser posible que llegue al mayor número de médicos, sanitarios y profesionales del sector.

    Sé que hay muchas familias que dependen de los trabajos en el sector alimentario perjudicial, pero hay que erradicarlo o minimizarlo y la única herramienta es el conocimiento, la cual nos hace ser libres.

    Gracias por tu esfuerzo, Jorge

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Chema,

      cada día hay más gente convencida de que el problema de la mayoría de las enfermedades viene de la comida basura y procesada que inunda hoy en día los supermercados y más gente empieza a comprar comida ecológica o comida sin procesar e incluso gente que tiene su propio huerto!

      Nosotros acabamos de empezar un huerto (bueno, Blanca) y la lechuga de la comida de hoy tenía tanto sabor que no nos lo podíamos creer...

      Sin pesticidas, sin nada de modificación. El sabor de los minerales de la tierra y de los fitonutrientes era brutal...

      Un saludo y gracias,

      Jorge

      Eliminar
  22. Doctor a mi parecer la biblografia de la relacion de estados de hiperinsulinemia enfermedad basatante buena,sinembargo creo que muy atrevido afirmar nula relacion estadisticamente significativa entre grasas saturadas y sedentarismo y cancer con ECV, solo mencionando un estudio con seguimiento de 8 años,ademas que avala lo que menciona pero no pone ninguna que contradice sus conclusiones
    En la carrera se nos comenta en epidiomiologia algo fundamental yo no puedo usar un estudio para probar una relación causal con periodo de seguimiento menor al de la induccion de la enfermedad los estudios de seguimientos largos en este tema lo contradicen tomemos como ejemplo al framingham https://en.wikipedia.org/wiki/Framingham_Heart_Study

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      pues precisamente, los resultados del estudio de Framingham, cuando se vieron pasados muchos más años, dieron conclusiones contradictorias:

      En el artículo: Cholesterol and Mortality
      30 Years of Follow-up From the Framingham Study
      http://jamanetwork.com/journals/jama/article-abstract/365739

      En las personas de más de 50 años, el nivel de colesterol no tenía ninguna relación con la mortalidad cardiovascular y en los que les bajaba el colesterol conforme envejecían, tenían una mayor incidencia de ECV. Algo opuesto a lo que siempre habíamos pensado...

      "After age 50 years there is no increased overall mortality with either high or low serum cholesterol levels. There is a direct association between falling cholesterol levels over the first 14 years and mortality over the following 18 years (11% overall and 14% CVD death rate increase per 1 mg/dL per year drop in cholesterol levels)."

      las conclusiones del largo y enorme estudio de Framingham que se hallaron en los últimos años... se escondieron al no concordar con la célebre hipótesis lipídica.

      Un saludo,

      Jorge

      Eliminar
  23. Con un artículo tuyo me animé a cambiar mi forma de comer. Reducción drástica de carbohidratos, aumento de verduras y hortalizas, es decir, de fibra y también conocí el trabajo del Dr. Jason Fung. Así que además me animé con el ayuno intermitente. En estos últimos 4 meses he perdido 24 kilos. Así que muchas gracias por tus post. Ayudan a mejorar la vida de, por lo menos, algunas personas.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi caso es muy parecido al tuyo. Fué con el artículo del asiatico comiendo arroz, verdad? Fué revelador para mí. Fué el disparador inicial de un cambio a mejor en mi vida. Yo en estos cuatro meses también he leido mucho a Jason Fung y estoy con ayuno intermitente. He perdido 11kg, que no son 24 como en tu caso pero ya suponen un cambio importante en movilidad, salud, etc... y lo mejor de todo es que he bajado esos 11kg. casi sin esfuerzo. Hago ejercicio solo los domingos por la mañana y como siempre hasta saciarme. Ánimo y espero que consigas tu peso objetivo.

      Eliminar
    2. 11 kg y 24 kg de pérdida de peso!!

      Enhorabuena a los dos!!

      Jason Fung es un crack. Me gusta mucho.

      Y el canal de YouTube Low Carb Down Under tiene unas conferencias buenísimas sobre LCHF.
      Cuelgan una charla por semana y ninguna tiene desperdicio.

      Un saludo,

      Jorge

      Eliminar
  24. Jorge,
    excelente la exposición, una vez más. Sin embargo, hay una cosa que me ha roto los esquemas, y es la de que la proteína animal también eleva la insulina. Yo desayuno prácticamente a diario 3 huevos con queso, como bastante yogur natural ecológico y carne de pollo...
    Entonces, me surge la pregunta de qué cantidad de proteína animal debo tener como límite, y si debemos aumentar la proteína vegetal en detrimento de la animal..
    Un saludo y gracias una vez más,
    Anton

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 60% grasa, 20% hidrato y 20% proteína aprox. y siempre estamos hablando de porcentajes sobre las calorías totales.
      Saludos

      Eliminar
    2. Hola Antón,

      la proteína también eleva la insulina, pero menos que los carbohidratos y tiene un poder saciante infinitamente mayor. De manera que desayunar una tortilla de 3 huevos con queso te deja sin hambre durante 8 horas mientras que desayunar el clásico desayuno de cereales con leche desnatada, tostadas y zumo de naranja te da hambre sólo 3-4 horas después...

      El % de calorías desde las proteínas tiene un margen no muy ancho, entre el 15 y el 25% o como mucho el 30% de estas calorías.
      El resto (70-80%) se distribuye entre CH y grasas.

      La alimentación "convencional" da un 55% a los CH y un 25-30% a la grasas, cuando lo preferible es que sea al revés, un 50-60% de calorías desde las grasas y un 20-30% desde los carbohidratos, evitando los de alto índice glucémico (pan, cereal, harinas, arroz, azúcares añadidos y azúcar líquido en refrescos) proveniendo principalmente de verduras, hortalizas, legumbres y alguna fruta entera (nunca su zumo).

      Un saludo,

      Jorge

      Eliminar
  25. Joge, muchísimas gracias por compartir tu trabajo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Muchas gracias Jorge por tu post. Un gran trabajo!!! Espero leerte más.
    Un saludo!
    Juan

    ResponderEliminar
  27. Enhorabuena de nuevo, Jorge!

    Tras leer esta 2ª parte puedo decir que mi día libre está siendo mucho más productivo de lo que esperaba. Interesantes apuntes sobre el impacto de la vit D y la exposición solar que creo se puede relacionar muy estrechamente con una mejor salud general y que tiene mucho que ver en la causa de enf. autoinmunes. Te animo a escribir sobre ello y profundizar sobre las grasas trans próximamente.

    En mi caso, llevo un par de años siguiendo una dieta LCHF, hago ejercicio físico a diario y recientemente he añadido ayunos de 14-16h. una o dos veces por semana. Puedo decir que me encuentro genial y me despierto con una energía que me permite estar activo y muy concentrado durante todo el día.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien!

      Veo que aprovechas todos los beneficios de una buena alimentación LCHF!
      ´
      Enhorabuena y a seguir así!

      Jorge

      Eliminar
  28. Buenísimo artículo...pero una pregunta, leche se puede tomar¿ leche enero de vaca o fresca es la mejor opción? Y por último que pasa si me saltó el desayuno de manera continua? Yo me estoy alimentando de judias verdes, borraja,guisantes con jamón , lentejas y un día a la semana como pasta... como veis lo que hago? X cierto la patata no puedo eliminarla de todo.. yogur Gringo con stevia puedo comer o tampoco es recomendable? Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, creo q deberías desayunar según tu hambre no saltarte lo o tomarlo como norma. Y mejor eliminar la pasta por completo q la patata. Sobre la stevia no lo se ya q no utilizo

      Eliminar
    2. Correcto,

      lo de saltarse el desayuno (a lo Jason Fung) es muy saludable, siempre y cuando no tengas hambre por la mañana.
      Puedes romper tu ayuno ("Des Ayuno") luego, a mediodía o a las 14h, con una comida normal.
      Pero si tienes hambre, desayuna, claro.

      Yo hay días que me voy al hospital sin desayunar, sólo con agua y algo de sal.
      Otros días desayuno nata líquida con café y otros leche fresca entera, con café.

      la leche fresca (refrigerada) me parece una muy buena opción.
      Y si tienes un ganadero de confianza que te pueda proporcionar leche de vaca cruda, sin pasteurizar, ya sería la leche. Eso sí que es nutritivo.
      Luego sólo tienes que hervirla en casa. Pero la cantidad de nutrientes que tiene nada tienen que ver con las leches comerciales.

      El yogur Gringo (jaja!) está tan bueno, que no hace falta ponerle azúcar.
      En casa no tenemos azúcar desde hace un año. Sólo muy puntualmente para algún bizcocho para las visitas y con muy poca harina y nunca de trigo (la receta, Blanca la tiene).

      Lo de la pasta una vez a la semana no pasa nada, especialmente si quieres cargar de CH antes de una competición. Pero como CH preferiría la quinoa o el arroz integral, claro.

      Stevia, ok hasta que cambies tu paladar a gustos menos dulces.

      Judías verdes con algo de patata de vez en cuando no problem.
      Hasta yo lo tomo. No hay que ser estrictos.

      Yo sólo soy estricto con el pan (no compramos ni comemos) y el azúcar.
      Lo demás, un poco más relajado. Ahora estoy tomando más legumbre, muy rica.

      Un saludo!

      Jorge

      Eliminar
    3. Jorge, dile a Blanca que me dé la receta, por favor. Le guardo el secreto, si eso.

      Jon

      Eliminar
  29. Buenos días, una duda que tengo, para tomar la mantequilla la pongo sobre tostadas de pan de centeno 100% integral, hay algun problema con este tipo de pan?
    Una sugerencia que me permito aportar y que creo que va bien para este tipo de alimentación, tomar mantequilla Ghee creo que aporta mas beneficios que la normal. Aunque yo últimamente no tengo tiempo de hacerla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cierzo. Yo con el desayuno también tomo de vez en cuando una tostada de pan de centeno integral. Supongo que un purista de la dieta LCHF no debería tomarlas, pero... cada tostada de esas.. ¿que puede llegar a pesar? 6 o 7 gramos? tampoco creo que eso nos llegue a disparar la insulina demasiado, ya que creo que ese tipo de tostadas suelen tener un índice glucemico de 35 a 40 (bastante bajo), y te permite poder untar la mantequilla sobre algo.

      Eliminar
    2. Hola Cierzo,

      es una pregunta con una respuesta difícil.

      Una combinación que genera obesidad es la de azúcar + grasa.

      De manera que la mantequilla junto a las verduras o la carne o el pescado, perfecto.

      Pero mantequilla con pan (con su alto índice glucémico) es una combinación peor, pues el pan eleva la insulina y, en ese estado, gran parte de la grasa de la mantequilla, se almacena en forma de grasa de reserva en lugar de utilizarse como combustible. Salvo su parte de MCT, que se utiliza incluso con insulina alta (MCT: Medium Chain Tryglicerides, que constituyen parte de la mantequilla y de la nata y mucha gran parte del aceite de coco, maravilloso para todo).

      Blanca ahora se hace las tostadas de la mañana con mantequilla con un pan de semillas que ella se hace, sin harinas, a base de nueces, semillas, huevos, etc... Ahí sí.

      Un saludo,

      Jorge

      Eliminar
  30. Gracias dani, y la leche sueño me dices? Mejor entera o leche fresca?? Porque me la he quitado de golpe, y los yogures se pueden?? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dicho,

      leche entera y mejor fresca y mejor aún si es leche de un ganadero amigo, de confianza, sin pasteurizar. La hierves en casa y verás cuánta nata te sale...

      Eliminar
  31. Hola Jorge, muchas gracias por todo lo que nos enseñas. Tengo hipoglucemia reactiva diagnosticada hace dos años y he empezado a ver la luz hace unos meses. Después de visitar dos endocrinos y bastantes análisis, tac, etc, me recomendaron que el 30% de mi dieta fueran hidratos de carbono complejos, me encontraba mejor pero yo notaba que no estaba al 100% y lo notaba sobretodo en mis salidas a la montaña donde casi siempre a la hora de comenzar a andar comenzaban los síntomas de tener un bajón hipoglucémico, a veces a los 30 min, tenía que parar y comer y era desesperante... salgo todos los fines de semana al monte.

    Ahora estoy encantada, gracias a foros de personas con hipoglucemia reactiva, dieta paleo (aunque no la sigo aprendo mucho) y a blogs como el tuyo he he cambiado mi forma de comer, he reducido el consumo de hidratos a una tostada 2 o 3 días a la semana para desayunar (el pan lo hago yo con harinas integrales ecológicas), por supuesto nada de azúcar y el resultado es que me encuentro mejor que nunca y cuando voy al monte puedo subir 1.000 metros de desnivel o andar hasta 4 horas con una tortilla de 2 huevos y un puñado de almendras... Increíble! jeje

    Te escribo para ver si puedes ayudarme con algunas dudas que tengo sobre la hipoglucemia reactiva. Como evoluciona la enfermedad (si es una enfermedad, porque aún no lo tengo claro) con los años? Estoy a las puertas de la diabetes? Además de cuidar mucho mi alimentación hay algo más que pueda hacer? aunque me encuentre bien debo medir mis niveles de glucosa en sangre?

    Ya que eres pediatra te comentaré el caso de mi hija que ahora tiene 9 años. Está casi con el mismo peso que el año pasado por estas fechas (lo cierto es que tenía un poco de sobrepeso y además es grande como sus padres), al comer ahora como lo hago yo hemos reducido también su consumo diario de azúcar e hidratos de carbono, ha crecido mucho y no ha cogido apenas peso, pide menos comida y tiene más fuerza cuando hace deporte o salimos al monte. Así que en mi caso estoy contenta por partida doble!

    Muchas gracias, de nuevo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      en la hipoglucemia reactiva hay una hiper-respuesta de la insulina a los alimentos de alto índice glucémico (azúcares, harinas, zumos, dulces, etc) que continúa luego durante más tiempo de lo normal, sin que las hormonas contra-reguladoras (glucagón, adrenalina, GH, etc) consigan contra restarls. También se asocia al "Dumping Syndrome" o vaciamiento demasiado rápido del estómago (especialmente en gente operada de estómago).

      De manera que la mejor forma de manejar esta condición es precisamente una alimentación Low Carb, con alimentos de bajo índice glucémico como verduras, hortalizas, legumbres y frutas enteras (nunca sus zumos ) y alta en grasas con carne, pescado, aceite de oliva, frutos secos, olivas, aguacates, etc... Es decir LCHF!

      No tiene nada que ver con la diabetes. Es justo lo contrario. Tu insulina está demasiado alta y ejerce demasiada función. En la diabetes es al revés, así que tranquila.

      Tanto tú como tu hija lo hacéis bien: Reducir azúcares, harinas, cereal, pasta, arroz y aumentar verduras y legumbres así como grasas saludables, para no tener picos altos de glucemia, que desencadenarán picos altos de insulina e hipoglucemias reactivas.

      Me alegro que de esta alimentación, sana para todos, sea especialmente útil para ti!

      Un saludo y enhorabuena,

      Jorge

      Eliminar
  32. JOrge,

    excelente tu exposición acerca de la insulina. La duda que me surge es entorno a la leche, el yogur y el queso, ya que en algunas fuentes (Montignac por ejemplo) indica que, aunque su IG es bajo, 'se comportan' como si tuvieran un IG alto, provocando fuertes subidas de insulina.
    Quería saber si me podrías confirmar o matizar esto, ya que el queso y el yogur los como prácticamente a diario, y a veces más de una vez al día, queso en el desayuno, yogur a la noche, etc.
    Un saludo y gracias de antemano,
    Anton

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anton,

      es verdad que tanto el queso como el yogur tienen un bajo índice glucémico pero tienen un mayor índice insulínico.

      Yo tomo ambos a diario y los considero parte de una dieta rica en nutrientes.

      Ahora bien, en personas con sobre peso que no consigan bajar de peso con una dieta LCHF, estos alimentos podrían ser parte de la causa.

      En principio, tanto queso como yogur (especialmente yogur griego) los considero muy saludables y recomendados en una alimentación baja en carbohidratos.

      Un saludo,

      Jorge

      Eliminar
  33. Muchas gracias por tantísima generosidad. Te descubrí hace un par de semanas investigando sobre nutrición como consecuencia de un cambio en mi dieta. Se me ha abierto una puerta a otro mundo. Muchas gracias de verdad por compartir tus conocimientos. Gracias a tus explicaciones comienzo a entender por qué ahora me siento tan bien y todo esto me ayuda a reafirmarme en que este cambio de dieta ha de convertirse en un cambio de vida. De irme prácticamente arrastrando a estar a tope de energía después de un mes de cambio de dieta. Increíble. De nuevo, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por compartir tus resultados con todos nosotros!

      Un saludo,

      Jorge

      Eliminar
  34. Pues aquí se desmontan bastantes cosas de tu articulo:
    http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com/2017/03/carbohidratos-insulina-y-obesidad.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre... tanto como desmontar.... El propio autor dice varias veces que sí cree en la hipótesis insulina - obesidad. Lo único que dice en resumen es que como hay muchos estudios que presentan resultados contrapuestos, queda mucho trabajo de investigación por hacer. También hay que tener en cuenta que es un hilo de 2013.

      Eliminar
    2. Al escéptico del modelo insulina-obesidad, el Dr. Kevin Hall, le responde David Ludwig en este artículo, donde corrobora lo que estamos comentando sobre la insulina:
      https://medium.com/@davidludwigmd/defense-of-the-insulin-carbohydrate-model-redux-a-response-to-kevin-hall-37ea64907257

      La teoría de las calorías... no funciona. Nunca lo ha hecho

      Eliminar
  35. Esto debería convertirse en libro de texto para todos los ciclos de enseñanza y dejar de perder el tiempo con memeces como la religion.

    ResponderEliminar
  36. Hola Jorge. Muchas felicidades por tus entradas en el blog, son realmente interesantes y están llenas de coherencia y claridad. A mí me están aportando mucho y, por ello, te estoy agradecido. Leyendo otras entradas antiguas tuyas y me ha surgido una duda. En esta entrada dices "No es la sal la culpable de la hipertensión. La sal es necesaria para la vida. Es la insulina la que nos eleva la tensión. Son los azúcares de la dieta. No es la sal, una vez más". Pero leyendo la entrada sobre la alimentación infantil dices "La sal retiene agua y sube la tensión arterial y en la población general adulta esto causa enfermedades cardio-vasculares...". Me imagino que lo que quieres decir es que la sal no es tan culpable como se pensaba, pero bueno, sólo quería comentarte esta pequeña "cotradicción". Mucho ánimo con tu labor divulgativa, es fantástica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, y una cosita sobre lo que me gustaria que me dieras tu opinion, que opinas de los batidos proteicos de suero de leche? Elevarian la insulina si los tomas despues por ejemplo de un entrenamiento de fuerza? Tengo entendido que no tienen IG, pero no se como afectaria a nivel de los picos de insulina....gracias crack!

      Eliminar
  37. Jorge eres un crack y siguiendo tus pasos cada día me encuentro mejor aunque ahora he empezado a bajar peso más lentamente .... tengo una duda que no lo veo en ningún lado, y es saber el papel de los embutidos ( chorizo, salchichón, jamón serrano, York...) estos se pueden comer?? Y el ternasco la longaniza la morcilla y chorizo de las barbacoas??? Entiendo q las hamburguesas sin pan también están permitidas no?? Es q no leo nada de esto por ningún lado

    ResponderEliminar
  38. Pego aquí un comentario que puse en otra entrada para ver si me podéis dar vuestra opinión:

    Curiosamente mi mujer ha sido diagnosticada de diabetes gestacional (lleva dieta low carb hace muchos meses) y el tto es dieta con un 60% de hidratos (incluyendo galletas y pasta), baja en grasas y algo de proteína. Tiene que pincharse para comprobar la glucosa antes y 1 hora después de las comidas y cada 2 días comprobarse la feto Nuria con las tiras para la orina.
    Con la dieta LCHF controlamos bien la glucosa pero a veces la tira de orina le sale fuerte, la endocrino dice que tiene que tomar más hidratos porque sino su cuerpo obtiene la glucosa del hígado y es peligroso. Pero si toma más hidratos aunque sea de fuentes saludables como legumbres o fruta la glucosa a veces sube un poco.
    Mi sensación es que no tiene diabetes , pienso que en la curva larga le dio un falso positivo porque ella no toma nada de azúcar y si de golpe te dan glucosa pura....uppf estuvo fatal.

    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  39. Este opina justo lo contrario:

    https://m.hsnstore.com/blog/la-insulina-nos-hace-gordos-parte/amp/

    ResponderEliminar
  40. Bueno no, buenísimo! Me ha costado, pero me lo he leído entero. Mil gracias.
    Sólo te pido una cosa, déjale a Blanca una entradita y que nos muestre sus recetas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Buenas tardes:

    Nuestro meteorólogo de cabecera para el Pirineo es un fenómeno. Muchas gracias por el "curro" que estás realizando Jorge para elaborar estas entradas sobre alimentación. Ya sólo falta el recetario y el consultorio médico. Podríamos emprender en modo colaborativo y crear una grupo profesional para estos menesteres, pudiendo también extenderlos en modo consultoría al ámbito educativo y del catering.

    Por otro lado me sorprende aún no encontrar este debate entre la clase médica "oficial" que nos atiende. En mi caso, que alterno medicina pública y privada, no lo he detectado, estamos en la etapa del colesterol. Michel Montignac hace años que viene preconizando una dieta similar LCHF y ha sido sistemáticamente denostado por la medicina "oficial" por demasiado grasiento.

    Un cordial saludo,

    Roberto Ruiz Sarasqueta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El primero que habló de todo esto creo que fue el Dr. Atkins que por cierto era cardiólogo y trataba pacientes con el pack completo de sobrepeso, diabetes tipo 2, cardiopatías etc... La pregunta que se hacía era por qué los pacientes estaban cada vez más gordos y enfermos si no comían grasas. Hubo un reportaje en ocumentos TV hace bastantes años al respecto y tuvo tanto éxito que la gente pidió que lo volvieran a emitir.

      Eliminar
  42. A mi me encantaria, de hecho en Pamplona quiero empezar a divulgar todo esto por medio de charlas..
    De hecho dentro de mis formaciones voy metiendo pequeñas introducciones sobre el colesterol y la insulina. .
    Los ciudadanos estan perdidos y no saben ya a quien hacer caso..

    ResponderEliminar
  43. A mi me encantaria, de hecho en Pamplona quiero empezar a divulgar todo esto por medio de charlas..
    De hecho dentro de mis formaciones voy metiendo pequeñas introducciones sobre el colesterol y la insulina. .
    Los ciudadanos estan perdidos y no saben ya a quien hacer caso..

    ResponderEliminar
  44. y por ultimo que se me olvidaba, las latas de atún en aceite de oliva tipo mercadona,carrefour... o las latas de caballa en aceite están permitidas??o llevan alguna cosa que no las hace recomendables??gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo que hago es comprarlas al natural y el aceite se lo hecho yo, así de que es de calidad. Aunque hace no mucho leí que el aceite virgen extra y el virgen, difieren muy poco en calidad y nutrientes. Aún así yo prefiero el virgen extra.

      Eliminar
    2. Hola Javier,

      las latas de pescados (atún, sardinas, caballa, etc) en aceite de oliva son un alimento fantástico, buena fuente de omega 3, de vitamina E, de ácidos grasos mono-insaturados, etc.

      Los pescados azules, especialmente los de pequeño tamaño como las sardinas (que acumulan menos mercurio que los grandes) son uno de nuestros alimentos preferidos.

      Un saludo,

      Jorge

      Eliminar
  45. Respecto a las tostadas con mantequilla, pensaba que la grasa de la mantequilla anularía en parte el índice glucémico. Pero si dices que no, como un dogma de fe me lo tomo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dicho, la mantequilla en sí, ok,.

      Pero con azúcar o almidones de rápida absorción (Pan, tostadas) el pico de insulina asociado hará que parte de esa grasa se almacene en lugar de utilizarla como energía (al menos eso dicen los expertos).

      Un saludo,
      Jorge

      Eliminar
    2. Ok Jorge, pero...que pasa por ejemplo cuando despues de comer nos tomamos una pastilla de chocolate 80-85-90% ..tiene azucar..muy poco..quizas entre 0.7 y 1 gr de azucar. .estimulará la insulina igual que el pan con mantequilla? O solo depende de la cantidad de azúcar? Es decir si buscar el mejor pan integral del mundo hecho de masa madre y cortas una rebanada de 30 gr y le pones mantequilla realmente cuanto estamos estimulando la insulina?
      Son temas complicados pero corremos el riesgo de obsesionarnos y no disfrutar..que me dices?

      Eliminar
    3. Ok Jorge, pero...que pasa por ejemplo cuando despues de comer nos tomamos una pastilla de chocolate 80-85-90% ..tiene azucar..muy poco..quizas entre 0.7 y 1 gr de azucar. .estimulará la insulina igual que el pan con mantequilla? O solo depende de la cantidad de azúcar? Es decir si buscar el mejor pan integral del mundo hecho de masa madre y cortas una rebanada de 30 gr y le pones mantequilla realmente cuanto estamos estimulando la insulina?
      Son temas complicados pero corremos el riesgo de obsesionarnos y no disfrutar..que me dices?

      Eliminar
  46. Hola Jorge, Primero enhorabuena por tu blog y por lo que haces. Me encanta lo q dices y siempre hasta hoy me ha sonado convincente y lógico. No soy experto pero da la sensación de que tiene mucho sentido lo que dices. Hoy sin embargo he visto un documental llamado "What the Health" que me ha hecho dudar ya que en el se habla de los peligros de la carne y los lácteos (también de los huevos) para la salud, habla de cómo dichas industrias financian asociaciones (en EEUU) contra el cancer y la diabetes y por tanto dichas asociaciones no son libres para criticar dichos productos. A priori parecía que el documental iba en la misma línea que lo q tú dices, pero como te cuento sin embargo también critica la carne, los huevos, los lácteos (incluso si son orgánicos etc) y en el mismo dan muchos estudios, muchos datos hablan muchos médicos...En resumen te hacen dudar, por lo menos a mi, y al final ya no sabes que es y que no es sano. Me gustaría que vieras el documental y dieras tu opinión. Gracias por todo y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan.
      Te recomiendo que eches un vistazo a este vídeo https://www.youtube.com/watch?v=vYaKBSGlZgs
      Ese documental en mi opinión hace aguas por todos lados. Vuelven a engañar a la gente con mala información, mezclando riesgo relativo con riesgo absoluto.
      Lo que sí está claro es que hay que aumentar el consumo de frutas, verduras y hortalizas, en absoluto incompatible con una forma de comer LCHF, más bien al contrario.
      Saludos.

      Eliminar
    2. A parte de lo comentado por Juanjo, la patraña de documental tiene un alto sesgo ya que su protagonista y algún médico entrevistado son vegetarianos (nada en contra de vegetarianos y veganos), por este motivo demonizan con estudios que manipulan a su antojo carne, huevo, etc.
      Yo directamente ni me molestaría en ver este documental lleno de falacias.
      Para más información sobre el:
      https://www.fitnessrevolucionario.com/2017/07/10/what-the-health/

      Eliminar
  47. Buenas.
    Este artículo que he visto esta mañana seguro que os interesa, relacionado con todo esto.
    http://www.pharmaceutical-journal.com/20203046.article?clearcache=1
    He encontrado esta traducción, que siempre es menos trabajoso que leerlo en inglés http://megustaestarbien.com/2017/07/17/las-hipotesis-de-colesterol-y-calorias-estan-muertas-es-hora-de-centrarse-en-el-verdadero-culpable-la-resistencia-a-la-insulina/
    Y más artículos científicos y en prensa internacional que tratan sobre el tema
    http://www.express.co.uk/life-style/health/822385/diabetes-reverse-type-2-diet-remove-bread-pasta
    http://www.dailymail.co.uk/health/article-4695744/Do-statins-harm-good.html
    http://www.express.co.uk/life-style/health/828448/statins-warning-heart-medicine-fail-harms-health-study-reveals

    Está claro que a este paradigma le queda poco de vida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  48. Jorge,
    Montignac comenta en su web acerca del proceso de 'retrificación' por lo cual un alimento con ig alto lo disminuye al someterlo a ciertos cambios, y cita un ejemplo: el descenso de IG del pan si lo tostamos. También habla del fenómeno contrario 'gelificación', según el cual un alimento con IG bajo como la zanahoria cruda, al cocinarlo aumenta su IG y pasa a ser alto por la transformación de la glucosa.
    Es un tema que complica todavía más la cuestión. Qué opinas acerca de ésta cuestión??
    Un saludo y como siempre, gracias,
    Anton

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿esto? http://www.montignac.com/es/factores-que-modifican-el-ig/

      Eliminar
  49. Muchas gracias Jorge por tus entradas del blog. Muy interesante! Si tú tardaste un mes en escribirla, yo he tardado un mes en leerla... Montones de datos tremendos.

    Saludos desde Leeds.

    ResponderEliminar