jueves, 24 de marzo de 2011

De Astún a Collaradeta, 20 marzo

Francis, subiendo a Collaradeta. Detrás dejamos a Peña Nebera, con su vertical pared norte y su suave y esquiable cara sur


De Astún a Collaradeta

sábado 20 marzo 2011

Alex Sola, Javi Fuentes, Francis Cordée 64 y Jorge Gª-Dihinx (y 14 más...)


Este sábado queríamos realizar una bella circular, apodada "La Corona de Astún". Un gran recorrido por las alturas al que Julio Benedé me había llevado unos días antes. Llegaba el anticiclón por fin el día anterior y tras la purga avalachosa del viernes, el sábado queríamos disfrutar de esta gran ruta panorámica.
Pero pesar del anticiclón, el sábado sufríamos un sutil flujo de norte que metía desde Francia por el Somport todas las nubes que, en contra de lo previsto, saltaban por encima de la divisoria hasta llegar a Astún! Qué marrón!
A las 8 de la mañana empieza a aparecer gente en el parking de la salida. Van llegando coches y coches... Cuánta gente!! Pero si íbamos a ser 5 ó 6 a lo sumo, no? Total, que entre que invito a este amigo y éste a este otro y al de más allá, nos juntamos 18! Tenemos "Riesgo 18" para la excursión. No iremos muy lejos...
Salimos por la pista que sube hacia el paraludes entre los picos Aronuse y Benou, con esquís desde el mismo coche. Las nubes cruzan rápidas la divisoria y nos envuelven. Tenemos visibilidad reducida. Se irá abriendo, no?? Pensamos. Pero ahí siguen. De vez en cuando parece que se va abrir y se ve el sol llegar y arriba el cielo azul, pero pronto vuelve a cerrarse...
Llegamos al llano del paraludes a 1.850m y decidimos subir a la izda por la canal que nos llevará al primer pico del día, el Arnouse, pensando que el mar de nubes se nos quedará debajo. Gran error. Conforme subimos se va cerrando y apenas tenemos visibilidad. Nos movemos en un universo blanco, sin apenas referencias y con vientos del norte cada vez más molestos. El GPS marca que ya estamos cerca de la cima del Arnouse, pero la cosa no tiene pinta de cambiar. Hay que tomar una decisión y esa es bajar. Quitaremos pieles y volveremos al llano del paraludes. Si sigue sin abrir, habrá que bajar de nuevo al coche, pues toda esa ruta circular hasta el Malacara yendo por cordales es impensable sin visibilidad y con tanto viento. Mala suerte...
Total, que 18 tíos cambiando pieles en una media ladera inclinada hacen una buena estadística para que algo ocurra... y de repente sale disparado un esquí, deslizándose ladera abajo como un misil. Ostrasss!! Ayyysss!!
Pero no todo son malas noticias. Miguel Angel Campos ha visto de reojo la trayectoria del esquí antes de que desapareceriera en el universo blanco. Se baja esquiando y lo vemos desaparecer tras el mundo blanco y, unos minutos más tarde vuelve con el esquí en la mano!!! Qué tío!! Qué suerte!!! Casi hasta nos da igual el mal día que tenemos, tras haber recuperado un esquí que ya dábamos por perdido! Gracias Miqui!
Resuelto este pequeño incidente, iniciamos el descenso esquiando, contando a todos y comprobando visualmente siempre que nadie se quede rezagado en esa espesa niebla que nos rodea. La nieve está muy buena, entre dura y algo húmeda, ideal para esquiar. Antes de las 10 de la mañana ya estamos de vuelta en los coches.
¿Y ya se ha acabado el día?? ¿Algo habrá que hacer, no? Aunque por esta zona todo está cubierto por las nubes que saltan desde Francia. Umm...
A ver, salvo en las áreas abiertas al norte, hoy se espera un día soleado en todo el Pirineo, no?. Bastará con irnos algo al sur. Hay que trazar un plan B y rápido.
Ya está: Nos vamos a Villanúa, a la zona de Collarada. Hay que cambiar el chip y rehacerse de nuevo. El día empieza otra vez, aunque no para todos. Del grupo inicial, 4 ya se bajan a Zaragoza. Todos tienen obligaciones de distinta índole y toman la buena decisión. El resto cogemos los coches y, tras llegar a Villanúa, comprobamos el solazo que allí hay. Sin parar a tomar café ni na, subimos por la pista que va hacia la Fuente del Paco (que no precisa permiso como la pista de La Trapa). Son las 11:30 cuando volvemos a empezamos a andar, con toda la calor, por la senda del bosque que nos llevará a la pista y de allí a la Espata, al llano de los Güeys (Bueyes), donde llegaremos tras 1 hora de porteo. Ufff, qué calor... ¿Pero os acordáis del frío que teníamos hace unas horas en Astún??.
Paramos comer y a coger agua del abrevadero. Es ya casi la 1 de la tarde cuando por fin empezamos a subir con los esquís rumbo al Este por el vallecito que hay al norte de Punta Espata y que lleva hacia el collado del Marañán. El calor hace mella y siguen retirándose participantes. No les cuadra eso de empezar a foquear a la 1...
Pero... si hay luz hasta las 7, no?? Pues nada, intentamos convencer a unos y a otros de subir, por lo menos, al Somola, que pilla cerca.
Seguimos subiendo por esa amplia cuenca llamada Borreguil de Villanúa. Unos tiran a la dcha y subirán directamente al Somola, mientras que un grupo de 8 seguimos al norte, aún sin destino definitivo. Son las 3 de la tarde cuando llegamos a un altiplano situado a 2.360m. Nueva parada a comer y beber al solecito. Vista la hora que es, planteamos las opciones que quedan: Opción A (larga), seguir subiendo a la izda (NW) hacia las Peñas Nebera y Collaradeta, ambas de 2.720m. Opción B (corta): Girar a la dcha (E) y subir los últimos 200m que faltan hasta el Somola Sur para luego bajar ya al coche. Ambas opciones tendrán igual nº de adeptos y así el grupo se vuelve a dividir en 2 nuevas mitades. Un grupo de 4 irán directamente al Somola donde se encontrarán con otros 5 que ya tiraron para allí antes. El resto, Alex, Javi, Francis y yo, seguiremos hacia Nebera y Collaradeta.
Una hora más tarde, sobre las 4:10 PM, hacíamos cima en Peña Nebera (2.721m), Desde allí vemos abajo el altiplano del ibón de Bucuesa ya con las primeras sombras de la tarde. Esas sombras que empiezan a alargarse como si estuviéramos de nuevo en enero. Bajaremos al collado que la separa de Collaradeta (2.729m), para subirla después y llegar a su cima algo antes de las 5 de la tarde. Desde nuestra 2ª cima del día vemos cómo Collarada ya recibe el sol de refilón en su cara este. Las sombras y la nitidez de la atmósfera van ganando enteros a cada minuto. Volvemos a las luces de pleno invierno, a pesar de estar a las puertas de la primavera. Desestimamos subir a Collarada, que se ve que está dura como una piedra en su cúpula final, e iniciamos el descenso volviendo a buscar la canal sur que hay entre Nebera y Collaradeta. La nieve sigue húmeda tipo primavera en toda esa cuenca de laderas Sur y SW. Disfrutaremos de 45 minutos de esquí por estas suaves laderas hasta llegar de nuevo a la Espata poco después de las 6 de la tarde. En 40 min de paseo por pista y senda de bosque volvemos a los coches. Aún está el sol en el cielo. Cómo alarga el día...
Tras este día de tanto sol y calor recordamos que realmente esta jornada la empezamos esa mañana en Astún, con frío, viento y sin apenas visibilidad. En pocos km de distancia en el mismo día pudimos sentir primero el invierno crudo y luego la cálida primavera. Este día largo de final de marzo nos permitió aprovechar dos días en uno. Nos dio una segunda oportunidad, la opción de trazar un buen plan B. Luego fue la cabeza la que tuvo que adaptarse y ver que, aunque empezáramos a foquear a la 1, el día aún guardaba 5 o 6 horas de buena actividad por delante.
Gracias a todos por disculpar este despiste meteorológico con vuestras sonrisas en todo momento (incluso cuando no veíamos nada!!).
Gracias Alex, Javi y Francis por acompañarme hasta el final a buscar esos bellos rincones con las luces de tarde. Gracias Blanca por esperarme. Aprenderé de esta lección "meteo" para próximas ocasiones.
Jorge
Para ver el resto de las fotos, podéis pinchar aquí

Mapa Alpina 1:25.000 con el recorrido trazado (del plan "B"!)

Unas horas antes, en las inmediaciones de Astún, luchábamos con las nubes que se colaban desde Francia por el Somport. Finalmente ganarían ellas y nos retiraríamos al sur, hacia Villanúa


Unas horas más tarde, ahí estamos subiendo desde La Espata, con Collarada al fondo


Francis fotografía el Valle de Tena desde la divisoria de Somola y Bucuesa. Estábamos llegando a Peña Nebera


Vistas hacia el altiplano del ibón de Bucuesa desde Peña Nebera. La sombra dibuja perfectamente la brecha o paso que hay para bajar a Bucuesa desde Somola. Ummmm... (para la próxima vez)


Alex y Javi, subiendo hacia Peña Collaradeta, silueteados


En el lomo de Collaradeta


Javi, Alex y Francis subiendo a Collaradeta. Detrás la cara Este de Collarada


Nuestro recorrido, visto desde la cima de Collaradeta


Iniciamos el decenso desde Collaradeta


Alex y Javi, con las luces de la tarde


Listos para enfilar estas vaguadas y rampas de orientación sur, que a esa hora de la tarde aún guardaban nieve tipo primavera


Javi Fuentes, en el decenso entre sol y sombra


Las luces de la tarde adornan nuestra vuelta al coche


Alex, Javi y Francis. Detrás, Collarada


Javi en las últimas rampas bajando a la Espata


Javi, Francis, Alex y Jorge, de vuelta en la Espata



Volviendo por el bosque al coche en la Fuente del Paco

Y colorín colorado, este largo día se ha terminado!
Jorge

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada