miércoles, 28 de octubre de 2015

LOS REFRESCOS DE COLA (Y OTROS...) SON LOS PRINCIPALES RESPONSABLES DE LA OBESIDAD


Aquí os pongo uno de los vídeos a los que hago referencia.
Es sólo uno de decenas que he escuchado estos meses en mis viajes al trabajo (convertidos en mp3).
Siento que esté en inglés


LOS REFRESCOS DE COLA (Y OTROS...) SON LOS PRINCIPALES RESPONSABLES DE LA OBESIDAD


Cuando yo estudiaba la carrera de medicina, en los años 1988-1994, no existía la actual epidemia de obesidad infantil.

¿Han cambiado los niños?
No.
Ha cambiado la alimentación que nos vende la industria y que inunda los stands de los supermercados. Un veneno adictivo escondido con azúcares añadidos.
Un insulto a la salud y a la población.

La industria alimentaria, con ánimo de lucrarse más cada día e importándole un bledo la salud de las personas, inserta aditivos "adictivos" en la comida procesada y en los llamados "refrescos", de manera que cada vez existe más consumo de éstos sin que la población sepa lo dañino que su consumo es para la salud.

En un futuro no muy lejano Sistema Nacional de Salud no va a tener dinero para soportar las consecuencias médicas de la epidemia de obesidad que va a seguir aumentando en los próximos años y, por ende, de las enfermedades relacionadas con ella: Diabetes tipo 2, Hipertensión, Síndrome Metabólico, Cardiopatía Isquémica, cáncer, etc...




Un sencillo ejemplo:

En una sencilla botella de plástico de "Cola-Loca" de 50 cl tenemos nada más y nada menos que el equivalente a 14 terrones de azúcar de 3,5 gramos. ¿Alguna vez has intentado poner 14 terrones de azúcar en un vaso? ¿caben tantos?

El azúcar es adictivo (eso no nos lo dicen)
Si tomas, quieres más, compras más, bebes más.

Además, dichas bebidas de cola, llevan sal (cuyo sabor está camuflado por las ingentes cantidades de azúcar), lo que hace que queramos beber más (y comprar más). Otro veneno escondido también en las comidas procesadas.

Además lleva cafeína, que también es adictiva y nos hace "necesitar más". Como ese 2º o 3º café que mucha gente "parece necesitar" a media mañana.

Pero lo interesante es lo que ocurre con el azúcar.
Azúcar es sacarosa = Glucosa (que prácticamente no sabe a nada) + Frucosa (el más dulce de los azúcares)

Y lo más interesante es que la fructosa no pasa a glucosa para darnos energía inmediata como ocurre con la glucosa.

La frucosa se metaboliza en el hígado de manera que los primeros 60 g se convierten en glucógeno hepático, una buena fuente de energía rápida que se transformará en glucosa cuando la necesitemos con el ejercicio.

Pero por encima de los 60 g, la vía metabólica se satura y convierte la fructosa en Triglicéridos (grasa), siendo este mecanismo el principal causante de la obesidad en el mundo occidental a día de hoy.
Es más dañino para el corazón el cociente Triglicéridos/HDL que el famoso "colesterol malo", el famoso LDL.

No es la grasa de los alimentos los que nos engorda (los alimentos "light" son otro fraude) sino la fructosa del azúcar añadido (glucosa+fructosa).
Añadido no sólo en las bebidas "refrescantes" sino en toda la comida procesada que nos venden en el supermercado (repleta de sal y de azúcares añadidos), ese azúcar que actúa como adictivo y hace que consumamos más, comamos más, engordemos más y compremos más.

Es un atentado contra la salud.

Los adultos y los niños, deberían beber agua como principal fuente de líquidos. Y mejor si es del grifo (para evitar tanto acumulo de residuos de plásticos) y mejor si es de la montaña, sin estar clorada, para que sus bacterias nos proporcionen vitamina B12 (no sólo a los vegetarianos que no tomen suplementos, sino a toda la población, dados sus beneficios contra el Alzheimer y contra la formación de homocisteína en la cadena inflamatoria que lleva a la cardiopatía coronaria).

En los hospitales vemos máquinas de comida rápida y de "refrescos" en casi todas las plantas. Para mí es tan incongruente como si pusieran máquinas de tabaco en los hospitales. Casi igual de dañinas, pero en este caso, sin contarnos su potencial dañino, que es incluso peor, porque lo de que el tabaco es malo ya es algo conocido.

Me pregunto, ¿cómo puede esconder toda esta verdad la industria alimentaria sólo por lucrarse, cuando está "envenenando" a toda la población?

La OMS debería publicar algo al respecto, no sólo sobre la carne y su potencial cancerígeno si la consumimos a diario.

Qué poco sabemos de nutrición...

Desde hace unos meses, escuchando (en mis viajes en coche al hospital) grabaciones en mp3 de conferencias médicas sobre nutrición encontradas en Internet, he descubierto muchas cosas sobre la mala nutrición que llevamos en el mundo occidental.

Desde hace un tiempo, intento que mi alimentación se base en verduras, frutas, hortalizas y legumbres (como fuente principal de proteínas.
Y 1 ó 2 veces a la semana algo de pescado y sólo en ocasiones, un poquito de carne, como mucho una vez a la semana.
Aún me queda mucho por escuchar, por leer, por aprender y por conseguir llevar una dieta saludable, algo que cada vez nos pone más difícil conseguir la industria alimentaria.

Dentro de un tiempo sabré más cosas y quizás corrija algo de lo aquí escrito. Pero hoy, mientras corría con Tuca y Kilian por la Sarra, he pensado que tenía que escribir esto, porque lo niños obesos de hoy no son distintos a los de hace 40 años. No son ellos los culpables. La industria alimentaria es la culpable.
Los niños son inocentes, son víctimas. Tenemos que ayudarles a poder comer sano, algo cada día más complicado (salvo que tengas tu propio huerto!)

Espero que con el tiempo se publiquen todas estas cuestiones y se prohíba a la industria alimentaria engañarnos con los aditivos que esconden en sus productos.
Aditivos tan adictivos que mantienen a la población "drogada", enganchada, consumiendo sus productos...
...productos que consumen nuestras vidas.

Jorge García-Dihinx
Pediatra Hospital de Barbastro IHAN

P.D: La razón por la que los niños, tras tomar un refresco, comen luego con el mismo apetito como si se hubieran bebido un vaso de agua es porque la fructosa no estimula ni la leptina ni la grelina, ambas hormonas responsables de la saciedad a nivel del hipotálamo. ESta es una de las verdades ocultas de la fructosa. Por eso los niños no dejan de comer.

Por otro lado, la fructosa se metaboliza en el hígado en una vía idéntica a la del etanol (alcohol). De manera que su ingesta excesiva produce hígado graso (no alcohólico) con todas las consecuencias del síndrome metabólico: Resistencia a la insulina, obesidad, hipertensión, diabetes tipo 2 y enfermedad cardíaca.
Esta es otra de las verdades escondidas de la fructosa. Una verdad que a la industria alimentaria no le interesa sacar a la luz.
La diferencia con el alcohol es que la intoxicación aguda de fructosa no afecta al cerebro y no causa borrachera a los niños!
Pero su consumo crónico excesivo es tan tóxico para el hígado como si les diéramos alcohol. La barriga cervecera y la barriga infantil por refrescos son de un mismo origen metabólico. Increíble, verdad?

29 comentarios:

  1. Cuanta razón tienes... Hay muchas competiciones deportivas a nivel mundial que las patrocinan McDonals y CocaCola, pero cuando manda el dinero... A ver si poco a poco se va concienciando la gente. Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Magnífico artículo Jorge, toda la razón. La faena es que en la sociedad actual, estamos "perdiendo el norte". Todavía recuerdo cuando mi madre nos ponía para cenar las judías verdes que no nos comíamos a medio día. O eso, o a la cama sin cenar. No digo que mis padres fueran lo mejor en ese aspecto, pues a la hora de desayunar nos capuzaban la leche con el colacao y las galletas "procesadas" (una bomba de relojería también la industria lactea junto con la de los dulces), pero al menos los tres hermanos comemos verdura.

    Ahora, cuando los niños lloran porque no les gustan las lentejas con verdura, les dan salchichas y cocacola, con tal de que no lloren y la mamá se pueda ir tranquila de cafeteos y cigarradas a los bares (o el papá "cool" al pádel). Antes nos daban un guantazo en los morros y te comías las malditas lentejas. En fin, un tema que me caldea bastante, pues nunca les he tenido rencor a mis padres por tirarme la sopa encima de la cabeza o darme en los morros por no comer las acelgas (y marchar al colegio sin comer). Esos eran buenos tiempos. Ya lo creo que sí, y no me ocasionaron ningún "trauma infantil".

    Los caprichitos de los niños del iphone en mano y los padres "cool" que juegan al pádel mientras el niño va al colegio, lo pagaremos, y además con intereses.

    Saludos, y gracias por este magnífico artículo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como presidente de la Q.B.M.P.J.P. (Qué Bien Me lo Paso Jugando al Pádel) lamento mucho este tipo de declaraciones. Y espera que se lo diga a mi señora, sí, ésa que se va de bares y fuma con las amigas mientras nuestro hijo se infla a coca-colas... Te vas a enterar Jesús...

      Eliminar
    2. Pero el artículo de Jorge está muy bien. Lo de la OMS metiéndose con la carne y pasando del tema de los refrescos es de juzgado de guardia...

      Eliminar
    3. A ver, lo del pádel es un ejemplo. No he querido ofender a nadie. Podría haber puesto en vez de ir a jugar al pádel, ir a descapullar monos al Brasil, pero es lo primero que se me ha ocurrido. Dime que actividad hay en la tierra que nadie practique mientras los críos van al colegio y así lo pondré otra vez y nadie se sentirá ofendido. Y lo de las salchichitas crudas y la cocacola no es metafórico, pues yo lo he visto. El niño deja de llorar y la mamá de turno se toma el café en la terraza, con cigarro en mano. Además contenta de que su niño come y en casa ya se desentiende de sentarlo a la mesa.

      En cuanto a lo de la OMS, es tu opinión y la respeto, aunque deberías observar tus manos y tu dentadura. Están diseñadas para coger y comer frutas. No tienes dientes incisivos para desgarrar carne como un león o un perro ni unas manos con uñas cortantes para despellejar un conejo sin usar herramientas. Yo mismo como carne, pero gracias a que alguien la cría, otro la desplaza, otro mata y otra la despedaza. Por eso como carne, igual que llevo un jodido diesel que contamina del carajo y gasto agua para ducharme a diario y no oler a muerto en el curro después de ir a esquiar con un equipo que cuesta un carajo tanto a mi bolsillo como al medio ambiente fabricarlo (a veces niños explotados en china).

      En fin, solo es una reflexión. Disculpen las molestias los aficionados al pádel, en este aspecto me inclino ante ustedes y me quito hasta la gorra. En cuanto a lo demás me ratifico en lo dicho, cuestión de educación por parte de los padres el asesorarse, leer y saber un poco más que los mediocres en ese aspecto de saber como comer algo mejor, no es tan difícil. Si no sabemos comer, mal enseñaremos a los hijos.

      Eliminar
  3. Muy buenas tus reflexiones sobre la industria alimentaria, la publicidad y los gustos actuales. Yo, que soy vegano desde hace poco más de dos años, conozco y suscribo todo lo que comentas en tu artículo pero ni te imaginas la de cosas que tengo que ver y escuchar cuando los padres les dan cualquier cosa a sus hijos para, como dice Jesús M.R., poder estar tranquilos o dedicarse a otros menesteres.
    Lo del agua... desde que leí que para conseguir un litro de agua embotellada se necesitan 3 de agua del grifo me dije: nos estamos volviendo gilis a un ritmo vertiginoso.

    Lo de la OMS sobre la carne, nada nuevo bajo el sol. Las nitrosaminas están ahí desde que se procesa toda la carne (planchas, parrillas, etc.) y a todo el mundo parecen gustarle o lo que es peor, no importarles. Y mucho menos aún se pregunta la gente cómo ha llegado ese filete a mi plato.

    En fin, agradecerte la difusión de estos datos y espero que poco a poco la gente vaya abriendo los ojos. A mi no me vale esa expresión que oigo estos días "de algo hay que morir". ¿Alguien puede decirle eso a sus hijos mirándoles a los ojos?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo absolutamente en todo. Son cosas que algunos ya venimos preconizando desde hace décadas, y que investigaciones científicas independientes tienen que ir sacando a la luz poco a poco. Es como lo que está diciendo ahora la OMS sobre el consumo de carne, que desestabiliza a toda una industria, pero es lo que hay, también tienen toda la razón, a mi modo de ver. Hay que ser valiente para publicar cosas así, en un mundo controlado por las grandes corporaciones de alimentación, bebidas, fitosanitarios, farmacéuticas...

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante sí señor. Debería hacernos replantear el tipo de alimentación que se consume.

    Gracias por la publicación
    .Toni

    ResponderEliminar
  6. Según tengo oido lo de la OMS y la carne roja y procesados está basado en un estudio epidemiológico, no en un estudio donde se haya encontrado una sustancia cancerigena. Vendría a ser algo así como decir que las madres que no han dado el pecho a sus hijos tienen más riesgo de tener cancer de mama porque se ha visto que muchas madres que no han dado el pecho luego lo han desarrollado. Pero hay más factores que influyen e incluso una madre que no a dado el pecho puede que desarrolle un carcer de mama por esos otros factores y lo hubiese desarrollado aun habiendo dado el pecho.

    Por otra parte no hay alimentos que no tengan aditivos potencialmente dañinos. Verduras (incluso cultivo biológico), carne, lacteos, reposteria,... El control siempre va por detras del doping. Otra cosa es que algunas alimentos sean más nocivos que otros o que simplemente no tengamos ni idea a cerca de su procesado pero que alimentarnos en base a nuestras creencias no hagan sentirnos más seguros.

    Hablando de la OMS... hace año y medio el Evola fue declarada una epidemia y emergencia a nivel mundial. Este verano la ha dado por erradicada por no haber salido nuevos casos. Hay algo que no me cuadra...

    Xabi

    ResponderEliminar
  7. "que alimentarnos en base a nuestras creencias nos haga sentirnos más seguros".

    ResponderEliminar
  8. Por cierto, salvo enfermedad metabolica, lo engordad y adelgazar es cuestion de sumar y restar. Si quemas mas calorias de las que comes adelgazas, si quemas menos calorias de las comes engordas. No solo menos comida adulterada sino que mas actividad fisica.

    Xabi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xabi, a esto último me veo en la obligación de contestarte, pues trabajo con un experto en el sector: un 60-70% es genético, el resto hábitos. Para saber si un niño va a ser persona obesa en el futuro, nada más tienes que fijarte en sus tobillos. Si son marcados, huesudos y tienen una medida que es el 62% o inferior con respecto a la anchura de su pierna a la altura de las rodillas, será de constitución delgada. Aunque se coma un jabalí "de tapa" antes de comerse un buey con un saco de patatas de guarnición y un cubo americano de helado de postre.

      Eliminar
  9. Donde puse enfermedad metaboluca pon genetica. No creo que el aumento de la obesidad infantil sea meramente genetico. Digo yo que tambien estara relacionado con los habitos de vida.

    xabi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Correcto, es en parte genético y en parte hábitos. Yo sólo he querido matizar que es más genético que otra cosa. Pero cuando digo genético no me refiero por enfermedad genética. No considero a un niño obeso un enfermo, considero que ha salido a su padre, a su madre o a los dos.., pero no un enfermo. Hay obesos que viven muuuchos años, son así y ya está. Hay obesos con colesterol y obesos que sacan análisis que para mí los quisiera.También hay personas delgadas con problemas de espalda (como yo), pero es por hábitos, no por herencia. En fin un debate interminable.

      Saludos!

      Eliminar
    2. De acuerdo con todo lo que comentas.

      Xabi

      Eliminar
  10. José Ramón García López29 de octubre de 2015, 15:03

    Interesantísimo artículo, con el que estoy totalmente de acuerdo. Interesantes reflexiones también, las que ha suscitado. Ya es hora de que tomemos conciencia de lo que comemos, y de dónde ha salido el filete, como dice Mava

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Un niño obeso es un niño que sufre maltrato infantil por parte de sus padres o tutores. En los centros escolares y por parte de los pediatras se les da toda la información necesaria acerca de una nutrición correcta para sus hijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que está bastante claro lo que expongo. Proporcionar a un crío una alimentación yy promover en él unos hábitos de vida que le lleven a la obesidad es una forma de maltrato.

      Eliminar
    2. Efectivamente, estaba bastante claro. Otra cosa es que tengas razon o no.

      Eliminar
  12. Yo creo que lo de genetica tiene que ver muchisimo, eso esta clarisimo. Pero yo, poniendome como ejemplo, te puedo decir que con una alimentacion inadecuada he llegado a pesar 15 kilos mas de lo que que ahora peso, ya que me cuido bastante mas e intento evitar ciertos alimentos. Asi que si mi alimentacion fuese siempre excesiva o inadecuada por exceso de calorias, por mucho que me ayudase mi buena genetica metabolica, tendria problemas de colesterol, de sobrepeso, "sociales", etc.
    Respecto al articulo y a este tipo de bebidas, decir que me parece algo excesivo. Pero reconozco que esta bien saber que, aunque aparentemente sean productos con no muchas caloroas, realmente son mucho mas perjudiciales para nosotros que otros con calorias con muchisimas mas calorias. Pero claro a la gente solo le importa la "salud aparental" es decir verse guapitos y delgadotos.
    Un saludo Borja.

    ResponderEliminar
  13. Super ilustrativo Jorge, me encantaría poder darle más difusión a través de facebook, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  14. La razón por la que los niños, tras tomar un refresco, comen luego con el mismo apetito como si se hubieran bebido un vaso de agua es porque la fructosa no estimula ni la leptina ni la grelina, ambas hormonas responsables de la saciedad a nivel del hipotálamo. Esta es una de las verdades ocultas de la fructosa. Por eso los niños no dejan de comer.


    Por otro lado, la fructosa se metaboliza en el hígado en una vía idéntica a la del etanol (alcohol). De manera que su ingesta excesiva produce hígado graso (no alcohólico) con todas las consecuencias del síndrome metabólico: Resistencia a la insulina, obesidad, hipertensión, diabetes tipo 2 y enfermedad cardíaca.
    Esta es otra de las verdades escondidas de la fructosa. Una verdad que a la industria alimentaria no le interesa sacar a la luz.

    La diferencia con el alcohol es que la intoxicación aguda de fructosa no afecta al cerebro y no causa borrachera a los niños!
    Pero su consumo crónico excesivo es tan tóxico para el hígado como si les diéramos alcohol. La barriga cervecera y la barriga infantil por refrescos son de un mismo origen metabólico.
    Increíble, verdad?

    ResponderEliminar
  15. Muy interesante todo el artículo. Quería hacer un comentario como madre de dos criaturas de 2'5 y 5 años que han tenido lactancia materna hasta los dos años y a las que intento dar una dieta variada... Por cuestiones familiares van a comedor escolar, que afortunadamente gestiona el colegio y hay cocineras propias y hacen comida casera...pocos colegios pueden decirlo, la mayoría dan comida de catering. El curso pasado la dietista del cole nos dió unas pautas para una dieta equilibrada y que cada mes nos son recordadas al darnos el menú mensual y que me gustaria compartir, a ver cómo de equilibrado os parece:
    -Almuerzos y meriendas :
    - cereal+ derivado proteico+ fruta ( bocadillo de queso+zumo de frutas natural)
    - cereal+derivado proteico+lácteo (yogur o actimel)
    Cenas:
    1:verdura, puré o sopa
    2: proteico (carne, pescado o huevo, en función de la comida, no repetir)
    3: guarnición de verdura y/o ensalada, según el primer plato
    4: fruta o leche

    De los desayunos no pone nada
    Pero...me lo parece a mi o nos están enseñando mal??
    Proteínas para almorzar, para comer, para merendar y para cenar!!!??
    No es demasiada???
    Recomendar yogures/actimeles??están llenos de azúcar!! Yo les doy los que hago con la yogurtera pero la gran mayoría de padres no lo hacen asi
    Y que pasa con lo de cenar ligero??? Eso es cenar ligero??
    Si desde los coles nos dan estas indicaciones...

    Y tb quería preguntar a Jorge...solo por curiosidad...qué pasa con la fructosa de la fruta? Cuanta fruta sería lo máximo recomendable en una comida? Cómo sabes si superas los 60g? Y al día?
    Saludos a todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      pues sí, comemos demasiadas proteínas, cuando bastaría que fueran un 15% de las caloría de nuestra dieta. Y mejor la proteína de la legumbre y dar menos carne, pero eso es difícil en una sociedad omnívora y marcadamente carnívora como es la nuestra.
      Los yogures de sabores, como bien dices, tienen muchos azúcares añadidos, es lo que hay.
      La fructosa de la fruta no tiene las propiedades dañinas sobre el hígado y la obesidad que tiene la fructosa industrial, es decir, la del azúcar.
      La fibra de la fruta impide que se absorba con tanta rapidez en el intestino, entrando de forma mucho más lente en el torrente sanguíneo, nada que ver con la fructosa del azúcar.
      Es difícil alcanzar cantidades altas de fructosa a base de fruta entera, pues un niño se sacia antes.
      No ocurre lo mismo con los zumos. Deberían restringirse a ocasiones muy puntuales y dar casi siempre fruta y no el zumo de la fruta.
      Saludos!
      Jorge

      Eliminar
  16. La fructosa es muy abundante en los helados, y si son industriales las grasas animales, el aceite de palma, .....

    ResponderEliminar
  17. Azúcar invertido, la miel, es Fructosa con Glucosa, de mejor índice glicémico, picos de glucosa no tan altos en sangre y de mejor asimilación y más lenta, por ello mejor tolerado en deportistas, geles, etc. En repostería y helados es un componente principal con propiedades al retener líquido (no se seca) y anticongelante impidiendo que cristalicen los helados tal como haría con la sacarosa.

    Y como todo no en exceso ni sobrepasar los requerimientos. La justa medida, evitando el sedentarismo.

    ResponderEliminar
  18. Menor índice quería decir

    ResponderEliminar
  19. Hola Jorge, me ha encantado tu artículo. Lo lamentable no es que la industria alimentaria introduzca los aditivos que citas. El problema es que lo hagan legalmente, puesto que como en casi todo, hay una normativa, que regula tanto los aditivos como las cantidades de los mismos, y ahí radica el verdadero problema.
    Y luego están (o estamos), como siempre, padres que decimos que por uno de vez en cuando, no pasa nada.
    En fin, muchas gracias, y sigue así.
    José

    ResponderEliminar