sábado, 2 de enero de 2021

Año nuevo, visita con esquís al pueblo abandonado de Otal, Sobrepuerto, 1 ene 2021

 

Llegando al pueblo abandonado de Otal, un viaje al pasado


Año nuevo, visita con esquís al pueblo abandonado de Otal

Sobrepuerto, 1 enero 2021

Distancia: 15 km Desnivel 1.100 m  Horario: horas. El track, pinchando aquí

Que todos los comienzos de año sean tan bellos como éste. Fueron cinco horas sobre la nieve. Una nieve seca que no se iba, gracias al frío. Pero con la compañía del sol y sin viento. Un paisaje de los Alpes en plena Península Ibérica.

Toma el camino menos transitado... #taketheotherway


Hace unos meses decidí no publicar más entradas de montaña en el blog mientras siguieran las restricciones y los confinamientos, por respeto a las personas que no pueden salir de su provincia o de su comunidad para venir al Pirineo. Muchos me pedisteis que continuara haciéndolo, pero hasta el final del 2020 he preferido restringir la información del blog a los boletines meteo y alguna entrada más de tipo médico.

Sin embargo, creo que esta visita al pueblo abandonado de Otal puede despertar más interés que envidia. Intento no mostrar imágenes esquiando preciosas palas de nieve polvo sino paisajes de nieve que nos animen a todos y, en este caso concreto, la sensación de viaje en el tiempo que lleva el aterrizar con esquís en el pueblo abandonado de Otal, situado entre los picos Pelopín y Erata, en el Sobrepuerto.


Para llegar al pueblo de Otal, en este día de Año Nuevo salimos de la boca Este del túnel del Cotefablo (parking del salero) y tras encaramarnos al lomo del puerto, lo recorrimos al sur para subir a la suave y amplia cima de peña Ronata. Desde ella nos dejamos caer al Este, sin quitar pieles, para subir al Pelopín (2.005m).

Desde el Pelopín, bajamos esquiando, derivando primero al sur y luego al oeste, para terminar en un bosque que nos llevaría a la pista que serpentea hasta llegar al pueblo abandonado de Otal (1.465m).

Otal pertenece al municipio de Broto y forma parte del llamado sobrepuesto como Ainielle, Basarán, Cillas, Cortillas, Escartín, Bergua y Sasa, todos ellos ya despoblados.

Los escritos históricos califican la existencia de Otal del año 1.100. Con el paso del tiempo y las luchas sucesoras a la muerte de Martín I de Aragón, la zona se convirtió en un lugar de activa presencia de bandoleros.

Los vecinos de Otal iban a Biescas durante el buen tiempo para hacer intercambios y adquirir bienes. Durante el invierno, a causa de la nieve y la meteo, se desplazaban a pueblos mas cercanos como Fiscal y Broto a través del cauce del río Otal.

En cuanto a la demografía de Otal, en 1495 aparecen 8 fuegos. En 1842 su población creció hasta los 59 habitantes y se integró n el municipio de Basarán. Tras el centenar de habitantes que aparecen en 1,900, sólo 4 habitantes vivían en Otal en 1.970 y actualmente se halla completamente deshabitado 


El track sobre el mapa de Google Earth


Por el bosque inicial desde el túnel del Cotefablo


Gracias por la foto, Juan


Parecía un cuento de hadas el Pirineo con tanta nieve


Ya en el lomo del Cotefablo, hacia peña Ronata


Detrás, Sabocos y Tendeñera, bien blancos


Y Ordesa, que está espectacular


Gracias por la foto, Juan


Juan fotografía a Blanca y a Luz desde la cima de Ronata


Bajamos para subir luego al Pelopín, en frente (gracias por la foto, Juan)


Últimas rampas al Pelopín. Blanca con su querido Kilian


Llegando al pueblo de Otal


Otal... silencio total


Tuca en la plaza del pueblo



Otal tiene esta preciosa iglesia del siglo XI, dedicada a San Miguel. De construcción mozárabe aunque únicamente ha sobrevivido el ábside, siendo el resto fruto de remodelaciones de los siglos XVI y XVII.
Como parte del patrimonio cultural de este despoblado, podemos encontrar el dintel de casa Oliván, que fue recuperado por medio de helicóptero.

Entrando con esquís en la plaza del pueblo de Otal


Tuca, qué poca gente hay en este pueblo, verdad?


Vista que se tiene cuando se llega a Otal viniendo de Ainielle o de Bergua


Con la nieve, el pueblo todavía tiene un encanto más especial


                                            Fotografiando el momento


                                           Ninguna huella en esa parte del pueblo



Volviendo a Ronata para bajar al túnel del Cotefablo
Al fondo se intuyen nuestros giros esquiando bajando del Pelopín a la pista del bosque



26 comentarios:

  1. Quiero felicitarte en primera persona por las fabulosas fotos que has echo sobre Otal, pueblo de mis abuelos. La verdad que ya es bonito de por si pero nevado es impactante. Gracias por acercarnos lo y sentirnos tan cerca, es de difícil acceso y más en pandemia. Que emoción. Con tu permiso las público en mi insta y Facebook haciendo honor a tu blogspot. De nuevo felicidades. Si cuelgas en otras redes sociales que son de mejor acceso y visibilidad házmelo llegar. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por transmitir tu emoción al ver esta maravilla donde vivieron tus abuelos.
      Por supuesto, puedes colgarlas en tu cuenta de Instagram o en facebook, ningún problema.

      Me alegro de que te hayan gustado. La verdad es que, como dices, con nieve es todavía más impactante.
      Nosotros estuvimos este otoño, en circular desde Yésero - Erata - Ainielle. Y aunque nos gustó, siempre impacta más llegar a él con esquís y verlo todo nevado alrededor. Tiene un encanto superior.

      Un saludo y mucha ilusión para esta nuevo año que comienza!

      Eliminar
  2. Viajar con esquis es una de las maneras más bonitas de emplear unas tablas. En nuestra latitud es muy difícil hacerlo, excepto después de grandes nevadas. Este tipo de esquí es acercarlo a su origen, como medio de desplazamiento para los pueblos nórdicos primitivos.
    Habéis elegido en este caso además un recorrido muy bello y elegante.
    Saludos Jorge y compañía !
    Julio Viñuales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, Julio;

      en nuestra latitud es muy poco frecuente poder viajar con esquís y visitar pueblos perdidos.

      Lo que vivimos, aquí es una rareza, pues exige latitud alta, sol bajo y temperaturas muy bajas.
      Pero estos días de ola de frío polar podemos movernos sobre nuestras tablas como si estuviéramos en un país nórdico.
      En un lugar donde la nieve sigue seca y ligera a pesar de ser las 2 de la tarde. Un frío que hace que el aliento de mis perros se visualice al condensarse en el aire exterior.

      Por eso,
      para mí,
      esas 5 horas con esquís (y para mis 6 compañeros, 3 humanos y 3 perros), fue no sólo un viaje al pasado, sino un viaje (sin avión) a un país situado mucho más al norte, donde ahora apenas tienen horas de luz.

      Fue un sueño inesperado. No soñado, pero sí vivido.
      Me encantó...

      Eliminar
  3. Hola jorge.que alegria volver a leer tus cronicas.ya te dije que tenia muchas ganas de que volvieras a publicarlas.a traves de ellas volvemos a sentir el pirineo.no lo dejes de hacer a pesar de todo.gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias, Rafa.
      Intentaré seguir escribiendo entradas que os puedan resultar interesantes y poner fotos de sitios que a mí me parecen maravillosos.

      Un saludo!

      Eliminar
  4. Qué fotos!!! He estado en Otal pero sin nieve y le añade una belleza extra. Sobrepuerto tiene encanto especial y qué decir de la gentes que nacieron en esas tierras!! Gran nobleza y alegría innata.
    Gracias Jorge, una vez más nos haces pasar un rato estupendo con estos reportajes.
    Feliz Año!!
    Cillas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Cillas.
      La nieve le da un toque muy especial, como efímero, como de sentir que ese paisaje abandonado, así decorado, tiene los días contados... y tienes la suerte de estar allí en uno de esos días mágicos

      un saludo

      Eliminar
  5. Vaya reportaje. Todos son muy buenos y interesantes...pero este me parece GENIAL. Vaya forma de descrubir un lugar especial...de pelicula.
    Gracias por compartir estas imágenes y de paso...por la meteo...siempre fiable. Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias,

      no es tan difícil llegar allí, incluso aunque no esquíes, con la ayuda de raquetas de nieve.
      El track está colgado y, con el frío que persiste, la nieve seguirá allí todavía unos días, para el que quiera visitarlo...

      Eliminar
  6. Gracias Jorge por el reportaje, durante el confinamiento leí el libro de Julio Llamazares, La lluvia amarilla. sobre la vida del último habitante de Ainielle, soberbia novela sobre el éxodo rural. Tus fotografías me han transportado a las sensaciones de infinita soledad durante el crudo invierno, que debían sentir los habitantes de estos pueblos tristemente abandonados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, son un testimonio de otra época y de una forma de vida que nosotros no hemos conocido.

      Ainielle es muy conocido debido al libro de Llamazares, pero sólo quedan unas pocas casas en pie.
      Otal, sin embargo,conserva muchas estructuras e impresiona mucho más, la verdad. Una preciosidad que siga tan bien conservado

      Eliminar
  7. Gracias Jorge, por favor sigue publicando tus salidas a la montaña en el blog. Para los que no podemos ir al Piri por el confinamiento es de las pocas maneras de verlo y disfrutar.

    Manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manolo

      Intentaré seguir colgando algunas de ellas, sin abusar.
      Espero que os causen más alegría e interés que envidia al verlas.
      Un saludo!

      Eliminar
  8. Error tipográfico: Escartín, no Escarpín

    ResponderEliminar
  9. Gracias Jorge por esas fotos tan espectaculares de Otal y a través de ellas poder disfrutar del encanto todo nevado del pueblo de mi madre que tantos sentimientos y recuerdos me trae. Tiene un encanto especial...
    Feliz Año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido un placer, gracias a vosotros por vuestras palabras

      un saludo!

      Eliminar
  10. Gracias por enseñarnos esos trocitos del Pirineo,algunos estamos muy cerca y no conocemos esos preciosos lugares,es un buen momento para conocer mejor nuestra región...gracias y a ver que nos depara la meteo esta semana....

    ResponderEliminar
  11. Hola Jorge.

    Disfruta tu que puedes y danos envidia a los que no podemos, que el Moncayo con los esquíes, de momento, esta complicado.

    Una delicia poder ver estas fotografías del pirineo nevado, que siga así, haber si podemos disfrutar de este invierno, con los esquíes.

    Sigue publicando! Salud y montaña.

    ResponderEliminar
  12. Felicidades por la Ruta, Jorge. Al día siguiente subíamos muchos también al Oturia desde Espierre. Voy viendo tus rutas, mis amigos me van diciendo donde andas, y siempre andamos al lado. Dos días después del Sanchacollons bajamos la pala siguiendo tus huellas, en Espelunciecha antes del nevadon bajamos la ESE, que tú también creo anduviste por ahí. El año pasado vi a varios integrantes de tu grupo, pero tengo ganas de conocerte y estrecharte la mano, ahora que me he trasladado de Benasque a Sabi. Un saludo de un ex-escritor, y otra vez felicidades de todo lo bien que divulga la montaña.

    David Atela

    ResponderEliminar
  13. Que GRAN entrada Jorge, de blog y de año todo sea dicho, una ruta que con nieve y skis parece y la hacen mágica, me ha ENCANTADO, ya echaba de menos leer alguna entrada de tus rutas por el Pirineo, ese que ahora no podemos visitar a pesar de estar a unas pocas horas de el, no dejes de enseñarnos nunca el Pirineo, a mi solo me causan alegría y la única envidia que tengo es solo sana.

    Un saludo y feliz año Jorge!

    David.

    ResponderEliminar
  14. Enhorabuena Jorge, magnificas fotos de Otal.
    Un abrazo y Feliz año a todos

    ResponderEliminar
  15. Hombre, si es por no dar envidia, a mi me dan muchísima envidia todas y cada una de tus saludas a la nieve, con o sin pandemia, aquí o en Instagram.

    Y me da también envidia muchas más cosas de Vd., caballero, como sitio en el que vives, o hasta no ser médico, ja, ja.

    Un abrazo.

    (Nota, había escrito "salidas" a la nieve, pero me ha hecho gracia la corrección)

    ResponderEliminar