jueves, 2 de febrero de 2012

Pico Anayet (Formigal), 25 ene


Blanca de las nieves subiendo  al collado entre el Pico y el Vértice de Anayet, tras dejar esquís más abajo

Pico Anayet (2.545m), desde Formigal

Miércoles 25 enero de 2012

Blanca de las nieves y Jorge García-Dihinx

Antes de las nevadas del Puente de San Valero, cuando "no había nieve", nos fuimos un día Blanca y yo, mano a mano, al Pico Anayet.
Blanca salía de trabajar un poco antes de mediodía y, con eso de que la tarde empieza a alargar, decidimos "darle un pegue" al Anayet, aunque saliéramos un poco tarde, hacia el mediodía.

Descubrí ese pico con Julio Benedé y Miguel Angel Campos la primavera del 2010, apurando ese 1 de junio la temporada de esquí. Recordaba la ruta, aunque necesitaba quizás recordar los detalles de la parte final.
Así, la víspera, en mi ruta habitual en coche de vuelta de Calatayud a Zaragoza, llamo a Julio para consultarle sobre el tramo técnico final al pico. Siempre vienen bien los consejos de los que mejor conocen el Pirineo, palmo a palmo. Julio me refresca con detalle los pormenores de la parte final y charlamos un poco de las condiciones de esos días en que "no había nieve". Julio me cuenta alabanzas de ese anticiclón eterno de enero, de tantos días de sol que les ha proporcionado y de las  condiciones ideales para esquí-alpinismo, puiendo combinar nieve estable y roca seca para trepar a algunas cimas más abruptas, como era el caso del Anayet. (Claro que, ahora las condiciones han cambiado y vuelven a ser invernales).

Salimos ese 25 de enero del parking de Anayet (Formigal), charlando al solecito del mediodía, sin prisas, por la pista de la Glera. Pasamos por la cabaña de la Glera y, llegando a la base del Espelunciecha, nos dejamos caer (sin quitar pieles) al fondo de la cabecera del barranco de Culibillas.
Seguimos remontándolo hacia el Oeste y ascendemos con unas zetas las rampas finales al altiplano de los ibones de Anayet. Ya tenemos en frente nuestro objetivo, esa pirámide de roca que es el Pico Anayet.
Seguimos foqueando hasta la base de la rampa que da acceso al collado entre el Anayet y el Vértice. Unos 100m antes dejamos esquís y nos ponemos crampones para salvar la pendiente final.

Tras salir por arriba, giramos a la dcha buscando una de las canales de dan acceso al hombro que lleva al Anayet. Julio me había explicado que intentara la primera canal, si no se podía por falta, de nieve, la segunda y si no, incluso una tercera. Al final, por un lado u otro subiría, a la dcha, al hombro. Elegimos la primera, aunque le falta nieve y alternan la roca y el hielo, teniendo que usar las manos para trepar. A la vuelta bajaríamos por la segunda, toda cubierta de nieve (sin hielo) y mucho más sencilla de descender.

Salimos al hombro, que recorremos en dirección a la cadena. Vamos con cuidado, pues la nieve lleva varios días al sol y, actuando la roca como radiador, la nieve "se encoge" al acercarnos a la roca, hundiéndose uno a veces, de repente, hasta la cintura. Ooops!
Este hecho puede desequilibrarnos y hacernos caer de espaldas, por lo que vamos pisando con tiento. Llevamos el piolet-bastón en posición de autodetención (punta hacia atrás) e itentamos pisar sobr la huella antigua, bien prensada, en vez de hacer huella nueva (como hice yo en un lugar donde me ocurrió lo comentado, hundirme hasta la cintura y desequilibrarme hacia atrás, aunque sin consecuencias).

La cadena está limpia y las condiciones son como en verano. Agarrados a ella, avanzamos por la roca con los crampones puestos, para entrenar el "dry-tooling" (ja, ja). Caminamos con cuidado, por roca y también por hierba. Llegamos a la rampa final que da acceso a la cima. Es una canal orientada a al SE y que ya empieza a estar parcialmente en sombra. Tendrá unos 40º, toda en nieve y que se sube bien, aunque siempre con atención. Llegando arriba hacemos una travesía horizontal, luego diagonal ascendente y pronto llegamos a la cima del Anayet (2.545m). Qué ascensión tan chula!!

Lo que más nos ha gustado es toda la hora final de crampones y piolet. Tiene ese puntito de inclinación interesnate, sin grandes dificultades, pero que precisan atención en todo momento. Nos ha encantado. A ver cómo lo bajamos luego.

En la cima comemos algo, tomamos algunas fotos y nos abrigamos antes de bajar.
El Pirineo sigue con un panorama muy escaso de nieve. Pero bueno, sabemos que para el puente de San Valero vienen algunas nevadas (y luego el frío siberiano...).

Volvemos por nuestros pasos, bajando de espaldas la canal que viene de la cima y volviendo luego por la travesía horizontal bien protegida por la cadena, que parece nueva.

Para bajar del hombro al collado, elegimos una canal de nieve que hay antes de la que habíamos utilizado para subir y que se puede bajar de cara a la pendiente. Desde allí, un flanqueo corto pero expuesto a la dcha a la Rinconada de Anayet y que realizamos con atención, antes de llegar de vuelta al collado. De momento todo va bien ("dijo el pavo en la puerta del horno").

Allí destreparemos de espaldas la rampa de nieve hasta los esquís. A mitad de tramo  la nieve está más dura y sólo entran las puntas frontales de los crampones, sin entrar la punta de la bota. Afinamos en cada paso y clavamos bien el piolet, ahora en posición de piolet-tracción (la punta hacia delante). Cuesta mucho sacarlo de nuevo cada vez! Pero poco a poco vamos bajando a donde la inclinación es menor, pudiendo llegar a los esquís andando de cara a la pendinte en los últimos metros.
Hay que poner esquís e iniciar el descenso de vuelta a Formigal.
Es ya tarde, pasadas las 5. Suerte que el día alarga y los cielos siguen azules. Los colores son mágicos a esas horas. Pero la nieve primavera del mediodía lleva un rato a la sombra y se ha vuelto a helar. Tendremos que volver esquiando con sumo cuidado, buscando la nieve acumulada en las concavidades y llanos y evitando girar en las convexidades "brillantes".

Nos dejamos caer con suavidad al altiplano de los ibones de Anayet, donde practicamos el skating que nos enesñaron Champi y Marie Claude, para así avanzar por esos llanos helados y llegar al desagüe en la cabecera del barranco de Culibillas.
Para evitar dicho barranco, helado, giramos luego a la izda, bajo el Espelunciecha, y trazamos la travesía horizontal de la ida para enlazar con la Cabaña de la Glera y las pistas de esquí de Formigal. A ellas llegamos hacia las 6 de la tarde.

Vemos a las máquinas de la estación trabajando y pisando la nieve e incluso a un solitario esquiador, foqueando pista arriba. Al llegar a la pista de la Glera que baja al Parking de Anayet comprobamos que está recién pisada!! Toda nueva para nosotros dos!! Yupiiii!!
Qué regalo de fin de fiestaaaa!
Oye, pero qué bien esquiamos con la pista así! Si parecemos buenos y todo!
Ala, te voy a hacer un pequeño vídeo.

Qué final tan especial para una jornada vespertina... en el entorno de Formigal.
Ahora vuelta a casa, a la espera de la nieve y el frío que parece que por fin van a llegar.

Gran ascensión esta del Anayet.
Lo tiene todo, un poco de esquí, un poco de crampones y piolet, un poco de roca... y todo cerca de la estación.
Qué más se puede pedir?

Hasta la próxima!
Jorge García-Dihinx

Ahí van algunas fotos del día


 Mapa 1:25.000 con el recorrido

 Llegando a la base del Espelunciecha, por la Glera, antes de dejarnos caer a la cabecera del bco de Culibillas

 En la majada de Anayet, con nuestro objetivo a la vista

 Dejamos esquís para la rampa final al collado

 Condiciones ideales de nieve para cramponear


 Algo de roca al llegar al hombro

 Llegamos a la cadena del Anayet

 Seca y limpia como en pleno verano

 Rampa final a la cima

 Travesía horizontal final llegando a la cima

 Bravo Blanquita!!

 Vuelvo a mi piolet-bastón con el que me inicié en la montaña hace ya muchos años
Más cómodo para andar que el otro, tan cortido

 Blanca de las nieves, en la cima del Anayet

 Vistas hacia el norte. Ossau

Iniciamos el descenso. Detrás, la Canal roya y la Raca de Astún

 Pero qué bien hace las fotos Blanca!

 Antes de iniciar el decenso de la canal cimera

 Nieve blanda y buena huella previa

 Parte baja de la canal cimera

 Volvemos al paso de la cadena

 Y vuelta hacia el collado

Con las luces de la tarde 

 Elegante el Vértice

 Llegando al collado, antges de la canal de descenso del hombro

 Hielo cristal?

 Blanca llegando al collado

Última rampa de descenso a por los esquís

 Blanca lanzando la punta del piolet contra la pared

 Cruzando los ibone de Anayet

 Últimas luces, con el Midi d'Ossau al fondo

 Un pequeño vídeo de Blanca iniciando el descenso en la pista de la Glera
Como había poca luz, la imagen se desenfocaba con frecuencia, pero bueno...

 Llegamos pasadas las 6 de la tarde de vuelta a pie de pistas... ni un alma en Formigal
Qué sensación más especial


Y colorín colorado, esta excursión de tarde se ha terminado...


El resto de las fotos, pinchando aquí



2 comentarios:

  1. Da gusto ver lo bien q lo pasais. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. me gusta subir las montanas siempre estoy buscando las montanas mas famosas del mundo .Gracias por este blog excursiones en estambul

    ResponderEliminar