miércoles, 31 de octubre de 2018

Alimentación Low Carb: Testimonio de una persona agradecida

Esta simpática chica me abordó el pasado domingo 28 de octubre al comienzo de nuestra ruta desde Selva de Oza, en el Valle de Hecho. Transmitía tanta alegría y tanto agradecimiento...


Alimentación Low Carb: Testimonio de una personas agradecida


El pasado domingo 28 de octubre, cuando iniciábamos nuestra circular al Chipeta Alto en la Selva de Oza, una simpática chica se acercó a mí y me preguntó si era el chico de la meteoqueviene.
Cuando le dije que sí me comentó que "le había cambiado la vida". Estaba tan agradecida por cómo la alimentación baja en carbohidratos le había mejorado la salud, que no dudó en abordarme y contármelo llena de alegría.

Durante esos segundos, mi amigo Jota grabó un pequeño vídeo con el móvil, del cual he extraído esta imagen de pantallazo, sin que se le vea la cara.

Unos días después recibí este correo suyo que, con su permiso y guardando su anonimato, dejo aquí en la entrada:




Buenos días.

El pasado domingo 21 de octubre por la mañana, saliendo de la Selva de Oza, al final del valle de Hecho, cuando me preparaba para hacer la ferrata de Articalena os vi pasar en grupo, y te abordé para darte las gracias por tu blog. La verdad es que parecía una loca, y entre la sorpresa, los nervios y que no quería molestaros en vuestra marcha no me pude explicar apenas.

Tengo 50 años, siempre fui “gordita”, y desde la adolescencia he estado haciendo todas las dietas imaginables, por supuesto fracasando, alternando periodos de adelgazamiento (que entre otras cosas me provocaban flacidez, estrías y vahídos por bajadas de azúcar) con periodos de sobrepeso con efecto rebote y fuertes cólicos biliares cuando volvía a comer normal (o sea, mal). A esto se sumaron periodos de estrés laboral importante, y problemas hormonales que supongo no ayudaron a mi estado.

Empecé a hacer deporte, salir a la montaña, me iba bien pero pronto surgieron también las lesiones en las rodillas (triada, meniscos), cirugías, e intervalos de inactividad y desánimo que me llevaban otra vez al sobrepeso. Afortunadamente mis analíticas nunca reflejaron problemas de elevados niveles de glucosa o colesterol, ni hipertensión, pero yo no me encontraba bien.

Los últimos años, ya harta de dietas, incrementé mi actividad física, y para controlar mi peso eliminé muchos alimentos de mi ingesta, por supuesto refrescos, dulces y también grasas (incluidos huevos, aguacates, o frutos secos y semillas, qué gran error)…

Pero además de mucha fruta y verdura diaria, algo de pescado y carne, comía habitualmente pasta, arroz, patatas, muesli de cereales integrales y algunos productos “light” (principalmente fiambres y lácteos). El peso o la talla estaban estancados, disminuían levemente en vacaciones, cuando tenía más tiempo y frecuentaba las salidas a la montaña o en bicicleta, pero nada más. Y seguía sin estar bien, algo fallaba.

Cuando hace cerca de un año mi pareja, después de invertir mucho tiempo en internet filtrando y estudiando información, me convenció para seguir tus consejos de nutrición, me lo planteó como un reto o una prueba, para ver si en el plazo de tres semanas notaba cambios.
He de confesar que lo del modo “fat burner” comiendo grasas me sonaba a cuento, por lo que estaba entre escéptica y expectante. Pero enseguida fui notando cambios, ligeros y graduales, sin prisa pero sin pausa, por lo que desde entonces hasta hoy sigo fielmente tus indicaciones, muy asumibles y por otra parte completamente lógicas y razonadas.

Desayuno muy temprano, y bastante cantidad. Y antes siempre sentía mucha hambre a media mañana. Principalmente sustituí en el desayuno el jamón cocido bajo en sal y el queso light por un huevo duro y queso de verdad, el muesli por avena, y la leche desnatada por leche entera, y después por nata!!
En pocos días pude suprimir el pincho de tortilla o la tostada de pan de semillas con aceite y tomate que tomaba a media mañana. Y ahora llego a la hora de comer con el mismo apetito, pero sin ingestas intermedias y sin ansiedad.

Antes de comer así, tenía hambre frecuentemente, y tenía que picar entre horas, aunque fuera fruta o zanahorias, pero picaba. Ahora no lo necesito porque estoy saciada. En un principio era reacia a la introducción de las grasas de nuevo en mi alimentación, por miedo a los cólicos biliares, pero ni siquiera he tenido las jaquecas previas a esos cólicos, ahora estoy encantada, hasta a veces como torreznos sin problema.
No echo en falta la comida suprimida, al contrario, he depurado el sentido del gusto, y cuando excepcionalmente he comido alimentos procesados, me saben químicos y artificiales, y no me resultan agradables de comer como podían parecerme antes.

Durante este año quizá no he perdido mucho peso, unos 5 o 6 kg, aunque volumen he perdido notablemente, del orden de 15 cm de contorno de cintura o 20 cm de cadera.
Es la primera vez en mi vida que me veo la forma de mis músculos, los huesos de los codos, o las clavículas definidas, hasta ahora he debido tener una capa de grasa generalizada que me lo impedía.

Pero lo más visible es que me he desinflamado. Siempre he retenido líquidos en las piernas luciendo tobillos y pies hinchados, incluso mucho tiempo después de recibir tratamiento de eliminación de varices. Con la alimentación correcta este problema ha ido desapareciendo, ya no noto que me estallen los tobillos, que no me caben en la piel, al contrario. Y he ganado agilidad, coordinación y control de mi cuerpo. Y en consecuencia ha mejorado mi bienestar y mi optimismo.

Aunque me aumentó ligeramente el valor del colesterol, los resultados de mis análisis están en los niveles correctos (y más aplicando la fórmula iraní; no opina lo mismo mi médico de familia que me recomienda que tome Danacol preventivamente antes de soluciones más drásticas tipo estatinas).

Durante este año no he tenido que tomar ningún medicamento, ni siquiera aspirina o paracetamol. No lo he necesitado.

Quisiera poder dormir más, habitualmente duermo poco, unas 6 horas, pero desde que como así lo hago más profundamente, la calidad del descanso es mayor.

Se han ido cumpliendo los mensajes que explicas en tu blog!!! Me prometí que si algún día me cruzaba contigo en Pirineos te lo tenía que contar personalmente.

Como te dije, comer como ha comido la humanidad hasta hace nada me ha cambiado la vida para bien, siendo algo tan sencillo, tan elemental y que lo tenemos delante. Sólo que es necesario que nos abran los ojos. Me da mucha pena ver en lo que nos estamos convirtiendo en poco tiempo sin darnos cuenta, y en especial el futuro que les espera a los nenes si esto continúa así.

Qué menos que darte gracias infinitas por tu trabajo, por tu preocupación, por la claridad en las explicaciones y por la enorme labor divulgativa que haces. Por mi parte cuando en mi entorno me preguntan qué he hecho para cambiar a mi nuevo aspecto y mejorar mi salud, difundo tus mensajes y les remito a tu fantástico blog, por supuesto.


Muchas gracias a ti, querida seguidora del blog

Testimonios de agradecimiento como el tuyo son los que me animan a seguir escribiendo y seguir estudiando sobre la alimentación que nos debe devolver la salud.
Salud que hemos perdido al cambiar de alimentación y que no podemos recobrar con pastillas. La recobraremos volviendo a comer comida real, como hace un siglo, cuando no había apenas obesidad, diabetes, infartos o cáncer.

Gracias de verdad,

Jorge García-Dihinx Villanova



34 comentarios:

  1. Llevo un año exacto haciendo este plan de alimentación. En cuanto pase otro medio año más, creo que voy a poder suscribir plenamente lo que dice esta persona. Ya casi estoy en forma totalmente, y he notado lo mismo que nota ella: menos inflamación (hasta las varices, como dice ella), mejora de todos los trastornos derivados de la inflamación, adelgazamiento, mejora de otros marcadores, habitualmente estoy saciada y no necesito picar, el incremento de grasa dietética no me engorda ni me empeora el colesterol, ahora la comida que venden preparada me sabe artificial y pegajosa ... Lo suscribo todo. Aunque me falta un poco de tiempo para llegar al normopeso, lo importante es que, por primera vez en mi vida, no me importaría comer así ya para siempre. Añadir que al llevar ya un año sin tomar azúcar, ni nada que se parezca al azúcar, mi paladar se ha agudizado, y le saco sabor a cosas que antes no me hacían ni gracia (por ejemplo las infusiones así, sin nada, el sabor de un sencillo trozo de carne...) es decir, disfruto más de la comida.
    (Como detalle al margen menos importante, además no me ha salido ninguna estría de adelgazamiento, y es la primera vez en mi vida. Yo lo achacho, de modo intuitivo, ya que no tengo pruebas científicas, a que ahora como grasas y antes no. No tiene nada que ver con tratamiento cosmético de ningún tipo porque no hago absolutamente nada.)
    Así que muchas gracias por todo Jorge. No sólo se llega a una situación de peso saludable, sino que mejora completamente la salud en muchísimos aspectos, y esto incluye tanto los físicos como los psicológicos. Nos has mejorado la vida a muchos. No sé cómo agradecértelo.
    María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, María, por compartir tu experiencia.


      Comer comida real sólo trae beneficios, así como evitar el azúcar y reducir las harinas.
      Mantener la insulina mantiene ese modo fat-burner que nos deja saciados durante horas, sin ataques de hambre, sin subidas y bajadas de glucosa en la sangre, con un vuelo más estable.

      Enhorabuena por la mejora en tu salud!

      Eliminar
    2. Buenas, me gustaría saber si con estos habiháb alimenticios podría mejorar mi psoriasis. Muchas gracias

      Eliminar
  2. Emocionante, muy emocionante el testimonio que reproduces. Sólo por él, por el caso de esa mujer, pobablemente ya estaría justificado un esfuerzo como el que realizas, estimado doctor. Pero son muchos ya. Por ejemplo el de mi madre, con 90 años recién cumplidos, hace casi dos que modificó considerablemente su forma habitual (¡de toda una larga vida!) de comer. Lo hizo por mi insistencia, tras conocer tu blog, ante la cantidad de pastillas que se tomaba todos los días sin que sus problemas de circulación y articulares en las piernas ni su diabetes B mejoraran, sino al contrario, cada vez peor. Hace como un año que ya no toma las estatinas; seis meses que redujo la metformina a un día sí y otro no (tres meseses) y otros tres que ya no la toma, con unos valores de HbA1c de 110 (podrían estar más bajos si fuera más estricta, pero prefiere 'disfrutar con algún que otro capricho..." y hace bien! que ganado se lo tiene). Y lo de caminar sin molestias... ¡eso le da la vida! (también ha dejado de tomar uno de los fármacos que tomaba para la circulación, y ahora sólo toma Tromalyt 150. No me atrevo a decirle que lo deje; tampoco el de la tensión).
    También ella, Jorge, te daría un abrazo.
    Juan A. y Ángeles M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que tu madre, con 90 años, pueda mejorar su diabetes tipo 2 reduciendo harinas, azúcares y tomando grasas saludables.

      La diabetes tipo 2 es una enfermedad producida por la dieta... cuya corrección debería de hacerse con la alimentación y no con pastillas.

      Estar así de bien con 90 años es todo un éxito.

      Enhorabuena a los tres!

      Eliminar
  3. Es emocinante escuchar los testimonios de gente a la que le ha cambiado la vida la dieta LCHF, y que haya sido Jorge a través de su blog el que nos ha desvelado este "gran secreto tan sencillo de hacer".
    La amiga de la chica que publica el testimonio es amiga mía y me comentaba el otro día lo emocionada que estaba cuando se encontraron con Jorge en la Selva de Oza.
    Yo sigo también la dieta después de haber leodo todos los artículos del blog tan minuciosamente explicados. Y aunque nunca he tenido problemas de sobrepeso -más bien todo lo contrario-, puedo ratificar las sensaciones que explican las testigos de esta dieta: menos necesidad de comer, mejor rendimiento físico, el azúcar ya no llama la atención, etc...
    En fin,Muchas gracias Jorge por la divulgación que haces en tu blog, no solo de la meteo y las rutas de travesía y trekking, pero lo de la dieta es además salud.
    Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Javier, por compartir tu experiencia.

      Un saludo!

      Eliminar
  4. Te lo mereces, Jorge. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  5. Hola Jorge, no sé si sería mucho pedir pero, ¿podrías escribir alguna entrada (o varias) con unas pautas para iniciar este tipo de alimentación? Es que es tal la cantidad de información, que estoy hecho un lío y no ser por dónde ni cómo empezar (además de las dudas de cambiar algo tan arraigado).
    Por ejemplo pautas para ir cambiando la alimentación, alimentos buenos y malos, consejos, precauciones que haya que tener con esta alimentación.....
    Gracias por todo tu tiempo que nos dedicas.
    Un saludo,
    Luis

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo con el testimonio de esta simpática chica.
    Yo he hecho deporte desde siempre y nunca he estado tan definido como desde que hago la LCHF, lo que pasa que en esto, como en tantas otras facetas de la vida, hay que ser constante y regular, mucha gente al ver que he perdido entre 5 y 6 kg de peso (ahora se me notan los abdominales!! antes, a pesar de hacer running y natación, no) me preguntan por la dieta y yo siempre digo lo mismo: no es dieta, es un cambio de hábitos, algo que debe hacerse ya de continuo, por lo tanto hay que sentirse a gusto comiendo asi, como es mi caso: para desayunar un gran bol de yogur griego bien graso con aguacate, nueces y alguna fruta que no sea demasiado azucarada, y luego un café bien cargado de nata, para comer verduras, esporádicamente alguna legumbre, y mas esporadicamente todavia, arroz integral (por presión conyugal) y despues de comer otro coffee con nata (compro una de 38% M.G. excelente) y chocolate negro al 85%, un par de onzas, y para cenar, carne, o pescados azules, olivas o acompañadas de ensalada, y algo de queso bien curado, no todas las noches, y muchos huevos, ya sea cocidos o de vez en cuando acompañando panceta o papada, y por supuesto erradicadas las patatas, harinas, el pan, el exceso de cerveza...bebo mucha agua y echo más sal de lo normal a las comidas (flor de sal o de escamas, sin refinar) que con esto se pierden muchos liquidos, y no hay más secreto, yo tambien me sumo a las felicitaciones por tu gran labor compartiendo con nosotros de manera altruista (la mayoria de las veces gastando tiempo en traducciones de revistas cientificas y blogs en inglés) lo cual es formidable, algo que ya estaba en alza pero no había llegado al conocimiento general y que gracias a ti y a lo inmensamente conocido que es tu blog en el mundo de la montaña (no hay mas que darse una vuelta por cualquier refugio pirenaico y comprobar que el parte meteo que tiene colgado el guarda no es de AEMET sino el tuyo) ha llegado por fin a la gente que queremos estar sanos, no solo exteriormente sino también en nuestro interior. Como punto negro de su comentario, comprobar una vez más que la comunidad médica, en este caso su médico de cabecera, sigue sin reciclarse y sigue anclada en los parámetros "anti-grasa" de los años 80 (gracias al amigo americano que rige los usos alimentarios del mundo) y no se recicla, ni aprende de moderna nutrición, no hay más que ver la fórmula inexacta del cálculo LDL en lugar de aplicar la más correcta iraní, que estrecha más el vínculo TG-CHDL, y la obsesión médica, como no, de recetar estatinas, el engaño danacol, etc, espero que las nuevas generaciones médicas salgan más "recicladas" como dije, en estos asuntos nutricionales.
    Suscribo, finalmente, todo lo que dice esta buena mujer, y si te veo por el monte, yo también te agradeceré personalmente tus desvelos, un abrazo y un osteo-saludo
    P.D. Por cierto, ¿que tal las ondas de choque electrohidráulicas para tus Aquiles?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,

      es bueno ver cómo este tipo de alimentación facilita la salud a la gente, le hace sentir mejor, perder peso sin pasar hambre y mejorar su rendimiento.

      De momento llevo 2 sesiones de ondas de choque electrohidráulicas y la cosa ha mejorado mucho.

      espero que con la 3ª sesión y las 6 semanas de resposo posterior (sin correr) puedan curar de todo esta crónica tendinosis de ambos aquiles...

      gracias de nuevo por vuestros testimonios!

      Eliminar
    2. Hola a tod@s,

      No sé si es correcto hablar de marcas aquí pero os quería preguntar qué nata utilizáis para el café, ando un poco perdido ya que algunas marcas tienen tanta azúcar como la leche entera y he leido que algunas tienen componentes cancerígenos, a saber...

      Gracias de antemano y especialmente a ti, Jorge, por todo lo que nos das,

      Sergio

      Eliminar
    3. Hola Sergio,

      yo utilizo la "Nata líquida para montar" de La Asturiana.
      No la tienen en Mercadona, pero sí en el Simply.

      Es el envase blanco y azul.
      La de color rojo es "nata para cocinar" que tiene mucho más carbohidrato (mal).
      La "nata líquida para repostería", con cuadros marrones, está a medio camino, pero también tiene más carbohidratos.

      la asturiana ha eliminado los carragenos (cancerígeos) de otras natas líquidas.

      Espero que te sirva

      un saludo

      Eliminar
    4. Hola!!
      yo después de probar muchas y buscar otras en balde, como auténtica whipping cream o crema doble, me quedo con Asturiana, 38% M.G. y azúcares 2,7/100g azucar es inevitable que tenga algo pues proviene de la leche, que si no me equivoco, anda sobre 3,9. lo que es un auténtico problema es si te tomas un cortado por ahi, que dispongan de nata liquida para montar o cocinar, puesto que de tener alguna, tienen de la de spray, que es azucarada, asi que toca aguantarse y pedirlo corto de leche...
      un osteo-saludo y si al final Jorge, no se pueden nombrar marcas, borra mi mensaje sin ningun problema

      Eliminar
  7. hemos puesto al mismo tiempo lo de la nata!!! ;)

    ResponderEliminar
  8. Gran trabajo Jorge.
    A mi me gustaría un análisis de la patata cocida vista desde tu perspectiva. Tengo indicios para pensar que la patata tiene una inmerecida asignación de CH, y de asimilación de ésta (cuando no está frita). Que todos suponemos que es una asimilación más rápida, cuando realmente no es así. No provoca tanta subida de insulina. Me da la sensación que se le acerca más a las legumbres que a las harinas.
    Saludos, y sigue así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón,

      la patata frita tiene una digestión mucho más rápida y su asociación a la grasa del aceite es una mala combinación.
      La patata cocida sacia más y tiene una absorción más lenta.
      Estaría a medio camino entre las harinas (con amilopectina A, de muy rápida digestión) y las legumbres (con amilopectina C, de mucho más lenta absorción).

      La patata tiene mucha amilopectina B, de absorción intermedia.
      Pero como tú dices, la patata cocida es más lenta y más saciante, con lo que se puede tomar de vez en cuando.

      Ahora bien, la patata es carbohidrato (no es ni grasa ni proteína) y tiene unos 18-20 g de CH por cada 100 g de alimento, algo similar al plátano.

      La clave, como todo, es comer comida real y ahí, la patata, entra en ese marco de comida saludable (no la frita)

      Un saludo!

      Eliminar
  9. Hola Jorge.

    Gracias por tu blog tanto en la faceta de meteo como en la relativa a la alimentación. Es impagable tu labor y nunca nos cansaremos de agradecértelo. Llevo un tiempo migrando hacia ella y estoy muy contento con mi estado general.

    Quería pedirte tu opinión sobre este artículo que me ha saltado en twitter http://www.forefronthealth.com/low-carb-thyroid-dangers/

    Es de los pocas referencias que he visto en relación a problemas relativos a una dieta LC.

    Gracias!

    Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Chema.

      He leído muchas opiniones de médicos que manejan a sus pacientes con alimentación baja en carbohidratos, sin que ésta afecte de ninguna manera al tiroides.

      Si necesitas tto sustitutivo con levotiroxina (Eutirox) lo tendrás que tomar, independientemente de tu alimentación alta o baja en CH.

      La cita que pone: Hormonal and metabolic changes induced by an isocaloric isoproteinic ketogenic diet in healthy subjects
      Se refiere a un experimento de sólo 4 días, con dieta cetogénica, similar a hacer ayuno 4 días.

      No hay tiempo en 4 días, de golpe, para una normal keto-adaptación.

      No creo que nadie deba, de golpe, pasar de una alimentación alta en CH a una cetogénica estricta. Es demasiado drástico. Habría que hacerlo poco a poco.

      Si coges a los mismos participantes y, tras 1 mes de dieta LCHF, les mides las hormonas tiroideas, no variarán con los controles.
      Tengo muchos amigos deportistas que desde que comen una alimentación LCHF se sienten llenos de energía, sin bajones de los que tenían antes.

      Un saludo y gracias por tu comentario!

      Eliminar
  10. Hola Jorge!!
    He sentido como mías cada palabra del testimonio de esta chica!!! Ya conté hace un año como había sido mi evolución,en octubre hizo dos años de mi cambio de alimentación (QUE NO DIETA), me considero ya veterana jiji. En mi caso baje 17 kg en casi un año, me mantengo sin esfuerzo, aunque ya no he bajado más( ni falta q me hace ya claro), si que he seguido notando como mi cuerpo se ha definido y la fuerza físicca como volvió a MI!! Ahora ya no subo montañas reventada, ni me esperan, voy ligera!!!
    Mil gracias
    Mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fantástico Mar,

      me alegro mucho de que hayas bajado 17 kg sin esfuerzo (sin pasar hambre, que es como se debe adelgazar) y que los mantengas, también sin pasar hambre, estando saciada, con comida real, saciante.

      Un saludo!

      Eliminar
    2. Buenas,
      Y para la psoriasis y otros problemas de piel mejoran?

      Eliminar
  11. Todo lo que esté relacionado con inflamación mejora. Como no soy médico no sabría decirte más. En cualquier caso, probar, daño no hace. Sólo es comer de modo distinto.
    María

    ResponderEliminar
  12. Hola Jorge buenas tardes.
    Queria hacerte una consulta:soy una mujer de 55 años,en mi última revisión médica laboral me comentó la doctora que me midiera la tensión arterial pues la tenía en el límite:140/70. Y eso es lo que he hecho, durante diez días me he tomado la tensión arterial al levantarme y el resultado es que la sistólica esta entre 135-140 y la diastólica entre 65-70.
    Teniendo en cuenta que mi alimentación es muy sana:nada de comidas elaboradas,todo comida real hecha por mi, con poquísimas grasas,mucha verdura, pescado, eliminados casí del todo la sal, los azúcares y carbohidratos,hago ejercicio..
    Mi consulta es:
    En tu opinión, que más puedo hacer desde mi alimentación para intentar bajar esas cifras, sobretodo esas diastólicas.

    Gracias de antemano.

    Yoar.

    ResponderEliminar
  13. Hola Jorge, yo también suscribo una a una las palabras de la chica que te encontró por Oza, tenemos mucho en común incluida la edad. Yo te conocí personalmente en la charla que diste sobre el colesterol hace un par de meses en Zaragoza, y también me emocioné de verte porque la frase que sale cuando te vemos es que nos has cambiado la vida. Yo llevo desde marzo con este cambio de alimentación (ya de por vida) y 9 kilos menos y una sensación estupenda. Porque a parte de bajar peso (las articulaciones lo agradecen), y de ganar salud, es que la figura que se queda es estupenda la verdad, y la piel perfecta. Y eso que nunca he sido de comida basura, pero sí de mucha fruta, fruta seca, siropes de esos que se ponen de moda, etc., pero de todo se aprende y esta comunidad empieza a crecer. Yo desde luego divulgo todo lo que puedo, a ver si poco a poco cambiamos la forma de ver y entender cómo nos afecta lo que comemos. Gracias por tu tiempo y por la transmisión del conocimiento tan bien argumentado y explicado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, yo también sufro psoriasis e incluso he tomado durante mucho tiempo metotrexato. Me gustaría saber si conoces alguna mejoría en esta enfermedad ya q la cura es prácticamente imposible.
      Gracias

      Eliminar
  14. Enhorabuena por vuestro buen funcionamiento de las vías biliares.
    Yo si me paso un pelín con las grasas, cólico biliar al canto....
    No se como hacerlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo había tenido cólicos de vesícula desde los 10 años (entonces me atiborraba de pasteles con nata y otras barbaridades). Con un naturópata y una dieta extricta entonces (mucha alcachofa) se pasaron. Ya de más mayor los seguía teniendo muy esporádicamente. En estos 8 meses de dieta muy baja en carbohidrtos y alimentación grasa...... ni uno. Y tampoco tengo dolores de cabeza que antes eran comunes. Te animo en que seas muy extricto en bajo en carbohidratos (yo exclusivamente los consumo en ulo que cabe en una ensalada y algo de verdura). Ánimo....

      Eliminar
  15. Hola Jorge, enhorabuena por tu estupendo trabajo de divulgación. Quería exponerte mi caso ya que es un poco especial.
    Soy una mujer de casi 50 años y hace 4 me operé del estómago (me hice una reducción, una manga gástrica) debido a mis problemas de toda la vida de obesidad.
    Bajé más de 40 kilos y en el último año he recuperado unos 10 de esos que había bajado. Estoy muy asustada y quiero arreglarlo.
    Me resulta muy difícil comer pocas veces al día ya que las cantidades que como en cada ingesta son pequeñas porque debido a mi operación no me cabe mucha comida así que como varias veces al día porque si no paso bastante hambre.
    Me preguntaba si además del hecho de comer comida real y eliminar harinas y azúcares me podría dar algún consejo más concreto.
    Muchísimas gracias por adelantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      como ya sabrás, una alimentación baja en carbohidratos y alta en grasas saludables te dejará más saciada y te permitirá aguantar más entre comidas.

      Si te conviertes en una "máquina quemadora de grasas", quemarás tanto la grasa de la dieta como la grasa corporal, de forma que en los momentos de ayuno, estarás haciendo una dieta "alta en grasas", porque estarás quemando "tu propia grasa" como energía.

      Te facilitará disponer de energía (sin hambre) a pesar de comer menos.
      Te reocomendaría seguir con una alimentación LCHF, saciante, con f secos,carnes, pescados, huevos, etc, que tienen mucha energía sin tener demasiado volumen como es e lcaso de la verdura.

      La comida real siempre será buena, por supuesto.
      Quizás un café con nata líquida para montar tenga más densidad y capacidad saciante, en menos volumen, que la leche u otros alimentos.

      Si estás keto adaptada, a tu cuerpo no le costará mucho cambiar de quemar las grasas de tu dieta (cuando comas) a quemar las grasas de tu cuerpo (cuando ayunes).

      Un saludo y ánimo!

      Eliminar
  16. Me uno al agradecimiento.

    Con unos cambios pequeños los resultados son increibles. Lo más dificil es luchar contra el podería de la industria, lo que "nos venden", romper esa inercia que a veces vuelve... por eso cuando flaqueo me meto otra vez en tu magnífico blog.

    También es cierto lo de la "depuración del gusto" del que habla el testimonio. Hoy mismo me he comido un postre procesado que estaba en la nevera que hace tiempo me gustaba (hace mucho que no lo comía), y me ha parecido quimica pura... lo mismo con una taza de café, si alguien me echa azucar sin preguntar me parece un brevaje insoportable.

    ResponderEliminar
  17. Buenos días, Jorge. Me gustaría llevar una alimentación LCHF, pero me cuesta mucho! Y supongo que habrá más gente como yo. Quitarme el azúcar y los alimentos procesados ha sido fácil, pero me cuesta mucho quitarme el pan, aunque nunca he acompañado por defecto las comidas con pan, cómo nos podemos quitar los mediterráneos la tostada con aceite y tomate? Con qué mojamos la yema del huevo? Dónde untamos las cosas que son para untar? Yo creo que la vida es mas triste si perdemos esas cosas. Para compensar hago mi pan en panificadora, con harina integral de espelta molida en molino de piedra, no le añado azúcar (claro) y le pongo un buen puñado de semillas, no se si habrá alguna diferencia. Otra cosa que creo que nos debe costar en general a los españoles es reducir las legumbres (¿habrá cosa más rica y más típica?) y las cervecitas, vinos o sidras con los amigos (el agua con gas te deja mas lleno que un botijo). De esas tres bebidas, cual consideras menos mala elección?
    Me preocupa que, al no hacer una buena dieta LCHF, el resultado sea peor, porque como más grasas pero no elimino lo suficiente los HC. Sí que hago ayunos intermitentes de unas 16h casi todos los días, pero no adelgazo nada y, poquito a poquito, voy aumentando de peso.
    Bueno, muchísimas gracias por lo que haces, me encanta todo lo que escribes y espero ser capaz de cambiar esos hábitos que me cuestan más. Quienes ya lo habéis hecho, si tenéis consejos para los que empezamos y andamos mal de imaginación y fuerza de voluntad, os lo agradecería mucho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bel,

      aquí tienes una receta de pan bajo en carbohidratos, de la versión traducida de la web dietdoctor.com

      https://www.dietdoctor.com/es/recetas/el-pan-keto

      Te ayudará a sustituir el pan de harina de espelta por otro más bajo en ch.

      La cerveza es pan líquido, pero el 92% es agua, sólo un 3% es CH y un 5% alcohol.
      Es decir, que aunque en los dibujos de dietdoctor ponga 13 g para la cerveza, eso equivale a una cerveza de 350 ml, pero sólo tiene poco más de 3 g de ch por cada 100 ml.

      El vino tiene menos ch todavía, pero no hidrata, sino que deshidrata, con lo cual, si tienes sed, mejor una cerveza (pero no 2 o 3!!).

      La legumbre, a ver, tiene mucha fibra y tiene amilopectina C, que tarda mucho en digerirse.
      Yo tomo legumbre cada semana aunque si tuviera sobrepeso o diabetes la restringiría a 1 o 2 veces por semana.
      Si tomas legumbre, ponle vinagre (reduce el índice glucémico) y, si puedes, tómala de 2º plato, precedida de la carne o el pescado, que retrasarán su absorción, su pico glucémico y el estímulo de las incretinas será más favorable.

      Recuerda, salvo con las verduras, el carbohidrato (postre) siempre al final, nunca al principio. Sabiendo que el postre suele ser ch y que va al final, te acordarás de esta normal.

      Quizás sidra sea la peor, porque puedes beber mucha y tiene más ch que la cerveza.

      Mira:
      Sidra: 6% ch, 3,7% alcohol y 90% agua
      Cerveza: 3% ch, 5% alcohol y 92% agua
      Vino: 0,3 % ch, 10% alcohol (pero deshidrata... ojo)

      Los ayunos intermitentes te ayudarán, así como comer comida real, evitando lo industrial

      mucho ánimo

      Eliminar