miércoles, 31 de julio de 2019

GTTAP 2019 - VUELTA AL ANETO, mejorando mi mejor tiempo. Crónica, Vídeo y fotos

 En la meta de Benasque, 9 horas y casi 40 minutos después de la salida esa mañana a las 7 AM. Mi mejor tiempo y mejor puesto hasta la fecha...
¿Lo seguiremos mejorando cada año?

GTTAP 2019
VUELTA AL ANETO, mi mejor tiempo: Crónica, vídeo y fotos

Benasque 20 julio 2019

Distancia: 56,45 km
Desnivel: 3.500 m
Horario: 9 h 39 min
Puesto: 44º de 850 participantes

El track: https://es.wikiloc.com/rutas-carrera-por-montana/gttap-2019-vuelta-al-aneto-en-9-h-40-min-39055359

Volvemos un año más a esta carrera, la que más me gusta de las 5 carreras que configuran el fin de semana del Gran Trail Aneto Posets de TrangoWorld cada año en Benasque, el GTTAP.

La modalidad Ultra, el Gran Trail Aneto Posets, de 105 km, se me hace demasiado largo, casi inhumano... Eso de salir de noche, sin haber dormido antes... al final de una jornada, cuando lo que toca es irse a dormir... Ufff. Me parece muy duro. Va en contra de la teoría de respetar los ritmos circadianos! Jajaja

La Vuelta al Aneto, de 56 km, tiene todos los ingredientes de una gran carrera por alta montaña. Toda ella se realiza con luz...
Se sale a las 7 AM, con la mejor temperatura de la mañana. Y para cuando el sol ya levanta, estás ya muy alto, por encima de los 2.000m en la Renclusa. El resto discurre por cotas altas, donde el calor se nota menos. Sólo en el regreso final a Benasque, a las 4 de la tarde, se nota realmente el calor. Esos últimos km por el fondo del valle son psicológicamente los más duros. Pero ya terminas. No tienes que dar luego la vuelta al Posets... Ufff, menos mal!

Este año iba bastante bien preparado, pero siendo prudente, sin sobre-entrenar (más bien entrando quizás "algo de menos", para evitar lesiones, que ya van 48 años).
Previamente había corrido las carreras de las Crestas del Infierno, la de Peña Canciás y la Boca del Infierno, separando cada carrera con al menos 2 semanas.
Entre medio, algunos llaneos desde casa con Tuca y Kilian (con algunos sprints-HIIT), algo de montaña con Blanca y algunas salidas por Guara, cerca de casa.
Me perdí el 2KV a Collarada que se realiza sólo 6 días antes, porque la bajada, tan explosiva, castiga mucho los isquiotibiales en ese ejercicio muscular "excéntrico" de las bajadas extremas. Quizás el año que viene haga la modalidad "Pujar no más", donde sólo trabajas el músculo de manera "concéntrica", sin dañarlo como en la bajada (Son algunas de las enseñanzas de JO:SE:RRA, con el que compartimos una comida en el jardín de casa unos días antes). Aparece en esta foto, a la izquierda. En el centro, Tamara y Blanca de las nieves.

Sin embargo, tenía algo de miedo por un reciente dolor en la rodilla que me tenía desconcertado. Justo el domingo anterior a la carrera (6 días antes) había hecho un último breve entreno de desnivel, subiendo corriendo unos 30 min desde Nueno hacia las Calmas (Guara) y bajando luego en 20 min esa pequeña subida. Al final de la bajada noté un pinchazo en la parte externa de la rodilla derecha, que se mantenía en cada apoyo en bajada... como si se pinzara algo. Era muy desagradable... y preocupante.

Al día siguiente bajaba a Zaragoza donde me veía mi amigo y traumatólogo, el Dr. Alex
Sola. Su exploración de la rodilla era completamente normal (meniscos, cruzados, cintilla, etc). Me sugirió una posible "Hoffitis", la inflamación de una pequeñia bursa de grasa (Bursa de Hoffa) que cuando se inflama se pinza entre el tendón rotuliano y la articulación, produciendo un dolor agudo...
Vaya... la única zona de grasa de mi cuerpo y se le ocurre inflamarse?

Ese miedo al dolor haría que luego, en carrera, bajara con los cuádriceps bien contraídos, sin soltar la pierna en la bajadas (con lo que me gusta), por miedo a que apareciera ese horrible dolor. Ese mecanismo funcionó, aunque tuviera que bajar "conteniéndome", con paso acortado, y a base de quemar cuádriceps. Pero terminé sin dolor, que ya era algo fantástico.

De hecho, consideraba la retirada a mitad de carrera si ese dolor apareciera. Por suerte nunca apareció. A veces aparece, de forma fugaz, cuando bajo andando por algunas calles de Biescas... volviendo a desconcertarme. Bueno, mientras no vaya a más, amén.



Aquí tenéis el vídeo de la carrera

Viendo los dulces recuerdos que me traía ver una y otra vez los dos vídeos que hice previamente en las ediciones del 2015 y 2016, este año preferí hacer un nuevo vídeo, aun sabiendo que perdería algunos minutos y que uno se cansa más cuando suelta los bastones en la subida...
Pero ha merecido la pena. Para mí constituye un recuerdo precioso de este día y refleja todas las vertientes de esta magnífica carrera que es La Vuelta al Aneto

A día de hoy lleva ya cerca de 7.000 visualizaciones... y seguro que habrá muchas más


Viernes 19 agosto por la tarde: Llegada a Benasque a por el la bolsa con el dorsal

El viernes por la tarde llegaba a Benasque y pasaba por el Polideportivo para recoger mi bolsa de corredor, con el dorsal, chip y demás obsequios de la organización.



A las 7 de la tarde se daba la charla del Gran Trail y luego a las 8 la de la Vuelta al Aneto.
Dediqué unos minutos para recordar que se esperaba una jornada mayormente soleada, salvo la posibilidad de precipitaciones débiles entre las 2 y las 6 AM. Finalmente sí que cayó algo de lluvia en esa franja horaria, e incluso algo de granizo en Salenques para los del Gran Trail.


A la salida de la charla me junté con Javi G y Marta B, así como con José y Teresa. Los cuatro nos alojaríamos en la preciosa casa de Rafa y Laura, unos afitriones encantadores (Qué bien me cuidasteis, la noche previa y la tarde posterior... gracias)

José, Teresa, Rafa, Marta, Laura, Javi y yo, a la salida del Polideportivo


Salida Vuelta al Aneto
7 AM sábado 20 julio
Avenida de los Tilos, Benasque

Allí estábamos media hora antes de las 7 de la mañana, andando en el corralito, los 850 corredores de la Vuelta al Aneto. Amanecer tranquilo, sin frío y sin viento, muy agradable. Nos hacemos fotos, saludamos a viejos conocidos y nos vamos mentalizando de la carrera que nos viene.

Voy grabando a los grupos haciéndose fotos y a los speakers calentando el ambiente. Con tanto vídeo y foto casi ni me da tiempo de asegurarme los cordones de las zapatillas, activar el track del gps del Suunto y preparar la grabación de la salida, que casi se me pasa...

Salida a las 7:00 AM!

A las 7 AM salíamos por las calles de Benasque. Salgo a buen ritmo, pero más tranquilo que el año pasado. Quiero filmar a los corredores por la Avenida de los Tilos y luego por la carretera y primera parte de la carrera.
Esos primeros minutos son siempre muy vistosos, pues hay muchos corredores juntos en la misma toma y es muy viva y colorida. Luego se irán separando y, a mitad de carrera, incluso será difícil ir con algún corredor que anime un poco el vídeo.




Tengo memorizados algunos de los tiempos de paso por distintos puntos estratégicos de mi última participación, 2 años antes. Esto me dará una referencia de cómo voy respecto al año pasado.

Al igual que en la anterior participación (2.017), a los 3,5 km, unos 18 min, pasamos por el Camping de Ixeia. Mantengo el ritmo del año pasado, de momento suave pero corriendo todos los tramos, sin andar en las suaves subidas. Había decidido no utilizar los bastones hasta llegar a la Besurta, de manera que fuera corriendo, a ritmo suave pero corriendo, hasta ese tramo ya avanzado.

Un poco más adelante, la ruta evita la senda que alcorza la pista para subir al embalse de Senarta. Este año, para evitar el tapón de corredores, se seguía por la pista, alargando el recorrido en medio km, sin tomar la senda que atajaba.

Así las cosas, cuando pasamos por el Camping de Senarta (6 km) veo que llevo ya 35 min (respecto a los 33 min del año pasado). Tomo en cuenta ese alargue de la pista para ver que el ritmo no ha cambiado, aunque vayamos 1-2 minutos más retrasados.



Tras tramos de pista y se senda, llegamos por fin a la carretera de curvas que sube a los Baños de Benasque. El año pasado tomaba esta carretera a los 56 min. Este año a los 57' 45", sin variar esos 1-2 min de retraso.
El año anterior, con los isquio-tibiales tocados desde el principio, tiré mucho de bastón en los primeros tramos. Este año voy corriendo, sin caminar, sin ayuda de nada, para no desplegar los bastones. Sé que estoy cargando más  a las piernas y que quizás luego se queden sin gasolina, pero sigo sin sacarlos.


Paso por los Baños de Benasque con tiempo de 1 h 04' (año pasado 1 h 03'). Llevamos algo más de 10 km de carrera. Volvemos a meternos en senda, con subes y bajas, muy corribles. Los bastones siguen en la parte trasera de la mochila, bien sujetos. No pesan ni molestan, aunque las piernas de momento hacen todo el trabajo, sin ayuda de mis brazos.

En el tramo siguiente, recuerdo que el año pasado tuve que aflojar el ritmo, debido a mis piernas debilitadas. En esta ocasión no bajo el ritmo. Me siento cómodo con esa cadencia y sigo corriendo todos los tramos, mientras grabo a corredores situados delante y detrás de mí.



Tras un tramo de senda preciosa por bosque, por fin bajamos a la carretera que da acceso a los Llanos del Hospital. Paso por el Hotel de los Llanos (13.7 km) con un tiempo de 1 h y 32 min... El año pasado con 1 h 35 min!
Había recortado 4 min en la última media hora!
Ummm... eso me animaba mucho (en lugar de hacerme ver que debía aflojar). Así que sigo corriendo, por la zona verde y llana donde discurre habitualmente el circuito de esquí de fondo en invierno.

Cruzamos el río y, tras subir en un par de lazadas un repecho, seguimos por la Senda de los Araneses, hacia el Plan d'Están Bajo, en un tramo muy bonito y muy corrible, casi horizontal, con pocos subes y bajas. Sigo corriendo alegre, sin notar cansancio.
Pasamos por el Pan 'Están Alto (17,5 km) con 1 h 52 min (sin saber que el año anterior lo había hecho con 2 horas... recortando 8 min + los 2 min del alargue de la pista). Voy como una moto, sin saberlo.

Por fin, en el km 18, pasamos por La Besurta (1.900m). Lo hago con 1 h 58 min (el año pasado con 2 h 06 min). Un poco antes, en la rampa de acceso por senda, decido sacar por fin los bastones, intuyendo el ascenso a la Renclusa.

La senda a la Renclusa tiene algunos tramos iniciales para correr, pero luego hay que caminar. Empiezo a notar algo de cansancio y veo que las piernas ya no van "tan sueltas". Subo tranquilo, ya ayudándome de los bastones, por la senda que nos llevará en un periquete a la Renclusa.

Refugio de la Renclusa (2.140 m), 20 km, 2 h 18 min (10 más rápido que en año anterior...Puesto 37º

Llego a la Renclusa y aprovecho para llenar con agua los dos bidones de 0,5 litros. Había salido con muy poca agua, para ahorrar peso, pues en estas primeras 2 horas se va muy fresco, en sombra, y apenas hay que beber. Son tramos muy rápidos y el ir ligero creo que es importante en esas primeras dos horas de tanto correr.

Tras rellenar el agua me paso a coger algunos trozos de melón y, para no perder más tiempo, agarro dos plátanos enteros, que me los meto uno y otro al lado de cada bidón, en la mochila.

No paro más de 2 minutos en este 1º avituallamiento. Paso tan rápido y concentrado que ni me doy cuenta de que no he grabado nada de nada de la Renclusa... Ayysss qué fallo!

Allí me da alcance mi amigo Luis Royo, que me comenta que voy demasiado rápido y que luego quizás lo pague (tenía razón).
Salimos juntos para tomar la senda que asciende al Collado de La Renclusa. Se tarda poco más de 10 minutos alcanzar el collado y pronto se vuelve a bajar, esta vez hacia el precioso paraje del Pla D'Aigualluts.

En esa bajada me despego de nuevo de Luis. Me noto bien bajando y decido hacerlo rápido. Llego al plano de Aigualluts en unos 10 min, a las 2 h 41 min desde la salida, unos 13 min más rápido que mi crono previo.


Ya aparece Aigualluts abajo



Pla d'Aigualluts, precioso...

Recorro Aigualluts, plano, verde, precioso... hasta llegar al final, donde hay que dejar de correr para tomar el tramo de rocas que nos llevará al Collado de Salenques.
Llevo 2 h y 46 min, más de un cuarto de hora más rápido que en mi anterior registro.

Para mí esta parte fue la peor, pues es cuando noté que las piernas se habían cansado bastante corriendo "solas" (sin bastones) en las primeras 2 horas a la Besurta. Pensé por un momento que me había pasado de listo y que iba a pinchar el resto de la prueba.
No me quedó más remedio que aflojar el ritmo y tomar uno más "económico", caminando con tranquilidad. Me iba pasando algún corredor en este tramo de más lentitud.
Se puede ir cogiendo agua de los torrentes que aparecen a la derecha de la traza, con lo que tampoco es tan necesario salir "lleno" desde La Renclusa.

Me cuesta 45 min llegar a la Colladeta de Barrancs (2.485 m),  24.7 km, donde llego a las  3 h 31 min, manteniendo los 16 min de ventaja respecto a mi anterior participación.



Desde la colladeta de Barrancs (en la foto) se ve por fin el Collado de Salenques, a lo lejos, que queda todavía a otros 45 min de distancia.
Los paso como mejor puedo, pasando de roca en roca, utilizando los bastones en algún nevero. En los tramos de grandes bloques se sube mejor sin bastones, equilibrándose uno con las manos entre roca y roca. 


Collado de Salenques (2.812 m) en 4 h 14', puesto 45º



 Aquí unas fotos de Monchu Díaz, llegando al collado de Salenques 
Sacando la cámara tras recoger los bastones



 Ayudándome de la cuerda para el tramo final


Grabando la llegada al collado de Salenques, lleno de voluntarios del GTTAP


Llego al collado de Salenques a las 4 h y 14 min (17 min más rápido que el año anterior). Paso en el puesto 45º, habiendo perdido sólo 8 puestos desde La Renclusa (pocos me parecían para haber ido tan "lentito"). El año anterior pasaba en el puesto 66º, lo cual era una sustancial mejora.


Vista desde el collado de Salenques hacia Barrancs, de donde veníamos

Calculo que queda algo más de 1 hora cuarto para llegar al Refugio del Cap de Llauset, como así sería. Inicio el descenso desde el collado, por la senda trazada por la derecha. Bajo con prudencia para no castigar la rodilla derecha y no gastar las piernas. Me sigue adelantando algún corredor, pero ya son pocos.

Tras un un descenso de unos 250, desde los 2.800 m a los 2.550m, la traza se estabiliza y deja de bajar, iniciando suaves ascensos y descensos. Vamos por terreno variable, a ratos de grandes bloques, donde es muy divertido saltar de uno al otro. Todo el itinerario, muy buen marcado con las balizas de la carrera.

A las 5 horas de carrera pasamos junto al lago Cap de la Vall, acercándonos al km 30 de carrera de un total de 56 km. Muy poco después llegaríamos al Puesto Médico del collado nuevo, con 5 h y 06 min. Mantendo los 15 min de mejora respecto a la anterior participación.
Tras el puesto médico, algún descenso algo técnico, antes de remontar al collado del Estany Negre o Collado sin nombre, donde ya nos dejamos caer hacia la vertiente de Llauset.


Más adelante aparecerían Isabel Santolaria y Martín Campoy, que nos grabó a mí y a otro corredor en un tramo (a ver cuándo podemos ver tu magnífico montaje Martín).

Voy mano a mano con un corredor muy simpático, de Castellón, con el que bajaría hasta el Collado dels Enstayets y finalmente al Refugio del Cap de Llauset





Refugio del Cap de Llauset, 5 h 31 min, puesto 47º

Para mi sorpresa, llego con 25 min de adelanto respecto al año anterior, mejorando el 74º puesto con el 47º puesto de este año. Qué buen horario! (pienso).

Allí me encuentro de nuevo con mi amigo MAC (Miguel Angel Campos) que me chequea el chip del dorsal. Luego saludo a Igor y Raúl, los guardas del Refu, tan majos y con los que tantas rutas de esquí he hecho.

De nuevo, poco tiempo para perder en el avituallamiento. Lleno los bidones de agua, tomo algún trozo de melón y me llevo un par de trozos de plátano. Antes de salir, incluso pruebo un trago de Coca-Cola, pues voy en las últimas (Ooooohhh...). La única bebida azucarada del año para mí, jaja!.
Ya lo dicen los que abogan por el rendimiento Low Carb: "Train Low, Race High": Entrena bajo en carbohidratos, pero luego, en las carreras a ritmo fuerte, corre con pequeñas ayudas de carbohidratos o azúcares.

Tras 3 o 4 minutos en el Cap de Llauset, salgo corriendo, rumbo a Vallibierna. Se baja un poco y se llanea, pudiendo correr bien durante un par de minutos, antes de volver a desplegar los bastones para la subida al Collado de Ballibierna, que se hace rápida, en media horita. Ese tramo lo recorría a solas, sin nadie delante o detrás. No hizo tanto calor como había previsto. Una deliciosa brisa nos ayudó a subir esta rampa tan temi, 6 h 5 ma.

Collado de Vallibierna 6 h 05 min, puesto 47º

Aquí ya saco 33 min respecto al año anterior, así que llego muy contento. Además, en esta subida he visto que las piernas se han ido recuperando (tiré mucho de bastones) y que el rendimiento, desde Salenques, se mantiene intacto.

Saludo a los voluntarios, todos tan amables y sonrientes. Tras plegar los bastones, hago una foto hacia los Ibones de Vallibierna e inicio el descenso, con prudencia, mimando las piernas y las rodillas.


En 20 min se llega al segundo ibón, el de la izquierda de la foto, donde hay alguna trepada en unos tramos interesantes, donde se va de bloque en bloque. Luego, tras un breve repecho, se recorre corriendo la senda, que bordea el 2º lago, antes de asomarnos al valle principal que baja a la cabaña de pescadores o Refugio de Coronas.

Todo se hace corriendo, por terreno algo irregular, especialmente al final de este tramo, con mucha piedra grande, con lo que hay que ser prudente.
En total tardé 54 min desde el collado de Vallibierna al siguiente avituallamiento, sin caerme ni lesionarme, lo cual era un lujo!

Refugio de Pescadores (km 39), 7 h 00 min de carrera. Puesto 45º

Me tomo algún trozo de melón, hago acopio de agua en los bidones (gracias a mi compañera del Hospital, Clara Cañardo, que me los llenó) y pronto estoy saliendo de nuevo, aguas arriba, mientras como plátanos que me he cogido.

Me veo con fuerzas para trotar en los llanos y suaves repechos, hasta llegar al cruce de la palanca. Luego la pendiente se acentúa y toca volver a desplegar los bastones.

Quedaba la última subida, sostenida, hasta la última cima del día, el Pico Estiba Freda. Desde la Palanca me costaría 1 h y 6 minutos. Ese tramo es en el que más se utilizan los bastones, pues todo es hierba o tierra compacta (negra... de la serra negra) y la tracciones con bastones es magnífica.

Voy dosificando pero a buen ritmo, recortando poco a poco a los corredores que tengo delante. Antes de llegar a la cima adelanto a una pareja (con los que doblo la esquina del collado en el vídeo) y enfilo la recta final, bajo la cámara de nuestro amigo Ramón Ferrer (Monrasin) que nos anima con sus fotos cada año.




Cima de Estiba Freda, 8 h 14 min, puesto 43º

Buen tiempo en Estiba Freda,  44 minutos más rápido que el año anterior. La subida desde Ref Pescadores había ido muy bien, a base de bastones a tope.

Allí me encuentro a Nieves, compañera médico de rescate de montaña, con la que me hago una foto. Luego de rellenar los bidones (no demasiado, que sólo quedaba bajar), me tomo un trago de cerveza del porrón que me ofrecen en la cima. Lástima que no estuviera fría, jaja!


Estas siguientes 4 fotos son de Ramón Ferrer "Monrasin"

 Última rampa a la cima de Estiba Freda


 Detrás, Tempestades y Russell


Llegando a la cima
Gracias por la fotos Monrasín!

En la cima, con Nieves


Control de avituallamiento de Estiba Freda

Tras 4 minutos en la cima, inicio el descenso final por los lomos de esta zona de la Serra Negra. La primera parte es una bajada tendida, suave, muy agradable, por un lomo sin vegetación, con firme muy homogéneo, fácil de correr.

Como temo que la rodilla se queje, en lugar de "estirar la pierna" como a mí me suele gustar, bajo "contenido" contrayendo bien los cuádriceps con idea de proteger las rodillas. El ritmo no es tan rápido, pero sí más seguro.

ESa primera media hora es muy sencilla, abierta, por terreno despejado. Luego se entra en el bosque, donde la senda tiene mucha raíces y coge inclinación. Hay que ir con cuidado, prudentes, que no queda nada.

En este tramo perdería un par de posiciones, con dos corredores más rápidos, pasándome en la bajada. Prefería asegurar y no arriesgar una lesión.

Aproximadamente una hora tras la salida de Estiba Freda llego por fin al fondo de valle, donde la senda confluye con la ruta de subida de esa misma mañana. Sólo quedan algo más de 4 km para meta. Allí azota el calor de la tarde...

Ese tramo final, al sol, con calor, fue el peor para mí. La costilla fisurada unas semanas antes en la Boca del Infierno (que ya creía curada) me empezaba a doler (de tanto respirar fuerte) y se unía a un flato muy desagradable.
Así las cosas, mantuve un trote digno en esos 4 últimos km, pero con un ritmo muy discreto, similar al del año anterior.

Meta en Benasque, con 9 h y 39 min, puesto 44º

Aguanto un trote digno, sin andar en ningún momento, pero sin grandes alegrías. Veo que puedo entrar en la meta de Benasque por debajo de las 9 h y 40 min. Mi objetivo era bajar de las 10 horas, con lo que eso ya estaba conseguido.

En la Avenida de los Tilos vuelvo a grabar con la cámara. Los ánimos de la gente a ambos lados transmiten una energía extra que uno creía ya no tener y, sin quererlo ni pensarlo, uno siempre acelera el ritmo, pues ya no queda nada y ese recibimiento lo vale todo.

Al final cruzo la meta con 9 h y 39 minutos largos, algo impensable viendo el tiempo del año anterior (10 h 22 min). Mejorando el puesto del 71º al 44º, el mejor de mis 4 participaciones de la Vuelta al Aneto.
Muy, muy contento, aunque físicamente muy cansado...

En esos momentos, mi amiga la adrenalina me dice "adiós" y, al mismo tiempo, veo que me presenta a mi nuevo compañero: el "nervio vago". que me saluda y me da la mano...

Pues sí, me vino un cuadro vagal de hipotensión, por calor, que me hizo tumbarme un rato para mejorar  mi mareo. No era por falta de líquidos pues había orinado 2 veces, la última solo 30 min antes. Era más un cuadro de vasodilatación periférica por calor, añadido a a ese sopor y esa "relajación" tras contener el dolor de la costilla y del flato de la última media hora.

Tras un buen rato tumbado, me levanté y caminé, charlando con algunos amigos. Aunque no acababa de sentirme bien. Seguía pálido. Así que entré en el puesto médico que había tras la meta, donde solicité una cama para tumbarme. Allí vi a médicos y enfermeros/as que conocía de trabajar en Barbastro y en el Hospital de Huesca.
Me midieron una tensión de 80/60 y, al no subir tras un rato tumbado, me sugirieron pasarme medio litro de suero fisiológico, para subir la tensión. Me sentó de maravilla, subiendo la sistólica a 98 mmHg y mejorando mi "palidez", jaja.

Gracias  a todo el equipo de médicos/as y de enfermería por lo bien que acogisteis y me tratasteis.

Y gracias de nuevo a toda la Organización de este GTTAP TrangoWorld y a todos los voluntarios/as por esta fantástica prueba que cada año tanto nos apasiona.

Enhorabuena a todos los corredores y felicidades a los ganadores!

¡Nos vemos de nuevo el año que viene!

Jorge García-Dihinx Villanova


10 comentarios:

  1. Felicidades Jorge ! Que maravilloso lugar!

    ResponderEliminar
  2. Jorge,
    enhorabuena por el palizón! Lo que comentas del mareo y la hipotensión por vasodilatación periférica me interesa mucho, a mi compañera le dan mareos a veces cuando estamos en la montaña, con sensación de tensión baja, tiene bastante mal la circulación (como muchas mujeres, es curioso) a pesar de que hacemos bastante ejercicio, alimentación low carb, hist...
    Tenemos mucho que aprender de temas como éste..
    Un saludo y enhorabuena,
    Anton

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOla Antón,

      si haces una alientación LCHF baja en CH, tienes tendencia a perder más agua y sal y tener la tensión algo más baja (lo cual es bueno, pues el 80% de la población adulta padece precisamente de Hipertensión, que tratan con pastillas, sin dejar de tomar CH a tope).

      De modo que hay que cuidar la ingesta de agua y sal. Lo digo por tu amigo, Yo siempre llevo una bolsita pequeña de cierre con zip en el bolsillo, para tomar algo de sal en la lengua y luego tomar algo de agua.

      En mi caso creo que fue por el calor y por soportar el dolor la última hora, relajándome al final.
      Se produce un cuadro vagal con vasodilatación periférica, de maner que, sin haber bajo volumen sanguíneo (hipovolemia por deshidratación), al aumentar el "continente" sin variar el contenido, la tensión cae y la presión de perfusión cerebral es menor (mareo).

      Al no mejorar al estar tumbado (la ley de los vasos comunicantes), me vino muy bien una "expansión de volemia" con medio litro de suero fisiológico. Con medio litro más me habría encontrado todavía mejor! Jaja

      Un saludo!

      Eliminar
  3. Hola jorge, genial reseña!!!

    Podrias decirnos, por vero más claro, qué comiste antes durante y después de la carrera. Y si crees que algo podrías haber corregido en esto.

    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      de entrada, lo que como antes y durante la carrera lo hago tras un largo tiempo haciendo una alimentación baja en carbohidratos y estar keto-adaptado, un proceso que precisa al menos 2-4 semanas para producirse. De manera que el cuerpo aprende a utilizar más la beta-oxidación de los ácidos grasos como energía en detrimento de la oxidación de carbohidratos.

      Dicho esto, habitualmente, la semana previa a una carrera grande como ésta, suelo hacer "cargas" de carbohidratos, tomando algunos días legumbre, arroz, quinoa, etc.

      La noche previa tomé una ensalada y mis amigos hicieron pasta, de la que comí un poco también.

      Desayuno el día de la carrera: Si estuviera en mi casa me habría hecho una tortilla de 2 huevos (con o sin jamón y queso). Pero como estaba de invitado y no quería ensuciar la cocina, me llevé una neverita con 2 huevos duros, que me tomé, junto con un vaso de leche y un plátano.

      Para la carrera no llevé nada de comida.
      Llegué a la Renclusa en 2 h y 18 min (no se debe comer nada en esas primeras 2 horas, es muy poco tiempo. Sólo bebí algo de agua, sin más).

      En la Renclusa me tomé 2 trozos de melón y me llevé 2 plátanos.
      En Llauset me tomé otros 2 trozos de melón y me llevé 2 trozos de plátano. Allí sí que "pequé", tomándome un trago de coca-cola (algo que no hacía desde hacía un año, en otra carrera. no tomo "azúcar líquido" en el día a día).
      En el ref de Pescadores me tomé trozos de melón y de plátano y cogí agua e isotónica.
      En Estibafreda, lo mismo, plátanos o melón y un trago de cerveza del porrón, pequeño, jaja.

      Y nada más. No llevé nada de comida encima.

      Sin embargo, este pasado lunes, hicimos la Monte Perdido Extrem, con un grupo de 4 amigos, con paradas largas, tardando casi 13 horas.
      Desayuné 2 huevos duros, un poco de leche fría y un plátano.
      Para las 13 horas sólo me llevé 1 plátano pequeño (que no tomé hasta 5 h después de la salida) y 5 orejones, que me tomé entre las6 y las 10 horas de ruta. En el ref de Góriz, una cerveza y un café con leche.

      Es lo que tiene "tirar de grasas", que es un combustible mucho más duradero que el glucógeno (muscular y hepático, que no dan para más de 2-3 horas).

      Lo epxlico un poco en la crónica de la MP Extrem que hice 2 años antes, sin llevar nada en las 11 horas de ruta, salvo agua, sal y un plátano (sin tomar nada en Góriz)..

      Aquí te dejo el enlace:
      http://lameteoqueviene.blogspot.com/2017/08/monte-perdido-extrem-non-stop-10-h-52.html

      Un saludo!

      Eliminar
  4. "Antes de salir, incluso pruebo un trago de Coca-Cola, pues voy en las últimas"
    Perdona, Jorge. Me surge una duda con tu comentario. Si le metes un empujón de azúcar al cuerpo, no interfieres la combustión de lípidos?
    Gracias, y enhorabuena otra vez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo esa duda, pienso que quizás al estar ketoadaptado el cuerpo interrumpe la quema de lípidos cunsume el azucar y al agotarse sigue con los lípidos,si no estamos adaptados no puede hacer ese cambio con tanta facilidad. Bueno a la espera de que nos responda Jorge.

      Eliminar
    2. Hola,

      en las charlas de la Dietista Caryn Zinn (autora del libro "What The Fat? Sports Performance"), comenta lo del Train Low Race High.

      Es decir, acostumbra a tu cuerpo a quemar grasas, entrenando en ayunas o con dieta baja en CH.

      Pero, pera un máximo rendimiento en momentos de intensidad alta, en carreras, ve "High Carb" con algunas fuentes de energía rápida.

      No creo que te saque de la keto adaptación sino que replecciona un poco tus depósitos de glucógeno, en momentos de gran fatiga, sin interrumpir tu habilidad para quemar grasas, pues esas cargas de CH son pequeñas, se consumen pronto y vuelves a tirar de ácidos grasos.

      Un saludo!

      Eliminar
    3. Entendido. Quizás,ni siquiera produzca apenas pico de insulina, pues en ese caso te mantendría alterado el metabolismo durante unas horas.
      Muchas gracias

      Eliminar
  5. Muchas gracias. Yo también estoy ketoadaptado y en las salidas largas tiro de frutos secos, chocolate del 85, un plátano....me preguntaba si eso desacostumbraria a mi cuerpo en ejercicio.

    Gracias jorge, saludos desde el moncayo.
    David.

    ResponderEliminar